La indignidad y el coraje

Por Ramiro Ross

[Nota relacionada del autor: Cómo se organizó la represión de la Semana Trágica]

La indignidad

Fue en el mes de enero de 1919, o sea hace 90 años, en los Talleres Pedro Vasena, que estaban ubicados en la calle Rioja al 1200 (a una cuadra de la Avenida San Juan), 2500 obreros se declaran en huelga exigiendo la jornada de trabajo de 8 horas. Durante lo movilización la policía de Hipólito Yrigoyen dispara sobre la multitud produciendo muertos y heridos. A los 2 días decenas de miles de obreros de todos lo oficios declaran la huelga en solidaridad con los compañeros metalúrgicos de Talleres Vasena. El Estado desata su fuerza represora brutalmente, en todos lo barrios se mata, se tortura, se encarcela. Exigir la jornada de trabajo de 8 horas era inadmisible para la patronal acostumbrada a las ganancias exorbitantes y a los salarios de hambre.

Empezaba la Semana Trágica

Pasan los años, en ese solar de una manzana de diámetro se construye una plaza pública, pero nadie se atrevió a llamarla con un nombre que recordara a los trabajadores y su gesta, la llaman "Martín Fierro", sólo dejaron, como recuerdo, pedazos de las columnas de hormigón que sostenían los grandes portones y el empedrado interior por donde entraban las chatas a traer la materia prima y sacar los productos terminados, y pusieron un cartel que, en forma difusa mencionaba “los hechos acontecidos” en ese lugar.

2009. Como pasó el tiempo y no prosperaron las quejas por el atropello a nuestra memoria, gracias al silencio cómplices de legisladores y concejales. Los enemigos del pueblo hoy han terminado la tarea, en nombre de la remodelación y la modernización, no solo ha enrejado el predio, la intendencia de Buenos Aires no se contentó con enjaular la plaza, tratando, quizás, que el espíritu de aquellos luchadores esté encarcelado una vez más. ¡No!, no le alcanzó, ahora han borrado los últimos vestigios de aquella epopeya, se han levantado todos los adoquines y se demolieron las columnas, ya sólo es un piso de cemento, una vez más se intenta borrar la memoria colectiva, una vez mas un cachetazo a la memoria de los pueblos.

El coraje


Lado B del disco "Marchas y Canciones de las luchas de los obreros anarquistas argentinos (1904-1936)". Producido por Virgilio Expósito en las postrimerías de la dictadura de Lanusse, voz: Hector Alterio, guión: Osvaldo Bayer. Escuchar completo en la sección Semana Trágica

Pero la gente responde. Estamos en abril del 2009, a 100 metros de la plaza, en la Avenida Chiclana al 2800, los vecinos de San Cristóbal han colocado una Baldosa de la Memoria en homenaje a 3 militantes populares que fueron secuestrados y desaparecidos por el Terrorismo de Estado en l977, los mismos criminales que fueron descendientes ideológicos de aquella policía asesina de 1919 y de los torturadores de siempre. En un acto que nos llena de orgullo por el coraje cívico que demostraron, los vecinos con memoria y dignidad no se dejan amilanar por quienes aseguran que “Va a estar lindo Buenos Aires” y nos dejan sin nuestros recuerdos, sin nuestra historia, para que la Capital parezca una suerte de Disneylandia de Sudamérica, sin memoria, sin pasado y sin referentes. A veces creo que en cualquier momento cambiarán los nombres de las calles por los del pato Donald o algún personaje creado por su empresa.

Tal vez esté llegando el momento de acercarnos al barrio, aunar esfuerzos, ganas, y lo que haya que poner para que no se lleven nuestro patrimonio histórico y cultural, para que no logren poner una venda en los ojos de futuras generaciones y terminen negando que allí pasaron cosas, algunas terribles, otras heroicas, y se torna indispensable guardar los vestigios de aquellos hechos para las generaciones venideras, para que sepan que sus mayores han luchado para dejarles un mundo mejor. Si "No olvidar y no perdonar" es nuestra consigna, que también lo sea en estos casos.

[Imagen: Los talleres Vasena durante la Semana Trágica]

Ramiro Ross
ramiroross07@hotmail.com

Especial para el Ortiba
www.elortiba.org
 

     Todos los libros están en Librería Santa Fe