Más hipocresía y miserabilidad

Por Héctor Sánchez*

Tras la muerte de Alfonsín, la avalancha de hipocresía no se detiene: los mismos que conspiraron contra él, y que estrangularon su Gobierno (que hacía agua por todos lados, cabe recordar) hasta obligarlo a irse antes de tiempo, fueron a besarlo al velatorio. Como Menem, por ejemplo, quien había enviado a Cavallo de gira mundial a fines del 88 y principios del 89 para pedirle a sus futuros socios (gobiernos y multinacionales) que no le dieran un penique más a Alfonsín.

Los tristemente célebres "mercados" les hicieron caso, y el gobierno de Alfonsín capotó en una hiperinflación que desangró al pueblo argentino, y empezó a excluir a los más pobres. Así de grande era la urgencia de Menem y su banda de ladrones para empezar a robar: no querían esperar al 10 de diciembre de 1989, y empezaron con el saqueo el 9 de julio de ese año, casi 6 meses antes. Ese mismo Menem, o lo que queda de él, besó la frente de Alfonsín en el Congreso, en uno de los actos más patéticos e hipócritas de los últimos tiempos.

Pero fueron muchos los que desfilaron por el sepelio que uno recuerda haberlos visto conspirar, depredar e insultar duramente al ex presidente recientemente fallecido. O quienes los descalificaron en los últimos años por no aceptar sus cabriolas políticas, como el Cleto Cobos, quien lo cuestionaba duramente cuando Alfonsín propició separar de la UCR a quienes fueran candidatos de la Concertación que encabezó Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones de octubre de 2007. Allí estaba Cobos ayer, saludando hacia las veredas y los balcones desde el Congreso hasta el cementerio de la Recoleta, pero especialmente saludando a las cámaras de televisión. Y allí estaba Carrió, sonriente y saludera como si estuviera en un almuerzo de Mirtha Legrand. Los dos tratando de robar votos, a la vez que le rendían homenaje a Alfonsín, en uno de las tantas acciones utilitarias que encuentran en la política del sistema.

Todo estos, bien filmado, producido y editado por TN y Canal 13, con los comentarios de sus cronistas llamando a la unidad. Un verdadero acto de comienzo de campaña electoral, bien sonorizado por los punteritos radicales que no guardaban respetuoso silencio, y cantaban a voz en cuello que van a volver a ser gobierno "como en el 83". Era un acto partidario, sin dudas transmitido en directo por el grupo Clarín.

Los únicos sinceros eran hombres y mujeres de a pie, conmovidos aún por el dolor que le provoca la muerte de un dirigente político en quien creyeron fervientemente, muchos de ellos y ellas con lágrimas en los ojos. Y conmovidos también --seguramente-- por imágenes relacionadas con sus vidas y con los sueños que tenían en 1983, cuando Alfonsín ganó las elecciones post dictadura, cuando todos teníamos ganas de una primavera democrática que pronto se convirtió en invierno, y todos éramos más jóvenes.

La palabra más manipulada en estas transmisiones, y con una carga contundente de hipocresía rodeándola, fue "Democracia", ligándola exclusivamente a Alfonsín, y desligándola de los esfuerzos que ha hecho nuestro pueblo para sostenerla en momentos muy difíciles, como las hiperinflaciones, los levantamientos carapintadas de antaño, la convertibilidad que propició el saqueo menemista, el corralito que nos acorraló hasta los que nunca tuvimos una moneda en un banco, y el desastre al que nos llevó la clase política, seguramente porque nosotros se lo permitimos.

Pero "Democracia", en boca de ellos, quiere decir "gobierno blanco para blancos, sin pobres, sin negros, sin piquetes, sin Madres de Plaza de Mayo, sin pueblos originarios y verdaderos campesinos que pelean contra el desmonte, la soja, la fumigación y la minería que envenenan el agua, el suelo y el aire". Democracia, para ellos, es sólo ponerse en la cola de las urnas cada 4 años, votar, y rapidito para casa a comer los fideos o el asado del domingo, sin meterse en nada de nada.
Hipocresía y democracia boba es la fórmula de los multimedios y los poderosos grupos empresarios que van a dar dura pelea contra una posible nueva ley de radiodifusión, y para ello tanto les sirve controlar la televisación del fútbol, o la muerte de un ex presidente.

*Editorial del Programa “El Patio Trasero” (lunes a viernes de 9 a 12:30 en La Voz de las Madres-AM 530), del día 3 de abril de 2009

Reporte de las Madres
www.reportedelasmadres.org.ar

 

     Todos los libros están en Librería Santa Fe