Masacre de Trelew: “Cuarenta años, qué título”

Por Sergio Espinoza
Periodista Diario La Jornada, Trelew

El registro fotográfico y periodístico del acontecimiento tiene su historia propia. La protagonizan Emilser Pereyra y Daniel Carreras, entre otros trabajadores de prensa de la zona.

Durante 2010 un equipo de cuatro o cinco personas visitó la redacción de diario Jornada en diversas oportunidades. El grupo era de Buenos Aires y pertenecía al Archivo Nacional de la Memoria.

Encabezados por la realizadora Mariana Arruti, autora del documental “Trelew, la fuga que fue masacre”, los integrantes del organismo comenzaron a bucear en los archivos fotográficos del matutino. Más precisamente en las imágenes enmarcadas en agosto de 1972. Uno a uno los negativos sorprendieron al equipo por la importancia histórica del material que en ese momento pasaba por sus manos.

Aquellos resultaron ser retratos de un trabajador de prensa que supo que lo que estaba pasando en el momento que le tocó vivir. Me refiero a Emilser Enerino Pereyra, reportero gráfico de Jornada.

Testimonio 1

Los negativos tomados con una cámara analógica de película blanco y negro eran el testimonio exacto del hecho histórico. Fueron además las imágenes que recorrieron el país y el mundo y se transformaron en íconos que testimoniaban las últimas horas con vida de las víctimas de la Masacre de Trelew.

Arruti, en su charla enmarcada en el 1º Encuentro Nacional de Reporteros Gráficos realizado en Chapadmalal el año pasado, definió el trabajo con el archivo de Jornada como “algo muy interesante”: “En lo personal fue muy importante para mí porque venía de hacer una película sobre la Masacre de Trelew, y encontrarme con imágenes de ese diario que en ese momento cuando hice la película no había visto me impactó mucho. Realmente la calidad del material es impresionante; tiene una cantidad de imágenes muy valiosas que nunca habían sido vistas. Es un archivo muy ordenado, en muy buenas condiciones”.

Pero el compromiso de los trabajadores de prensa para que después de 40 años Arruti manifieste su sorpresa ante tan valioso archivo no sólo se vio reflejado por Emilser, sino por todos los que llevaron adelante la ejemplar tarea de cuidar esas viejas películas para que se puedan recuperar con la calidad de imagen intacta. Un sistema artesanal de ordenamiento ideado por José “Chujo” Feldman y continuado por los compañeros reporteros gráficos contemporáneos.

Testimonio 2

Martín Mujica, integrante del área audiovisual del Archivo Nacional de la Memoria, también se refirió al tema: “La experiencia en Jornada fue muy buena y de alguna manera sirvió como homenaje a Emilser Pereyra, que fue uno de los fotógrafos que registró la escena de la conferencia de prensa de Trelew en 1972. Pereyra hizo una serie de fotos que recorrieron el mundo y nadie sabía quién era él”.

Ser militante comprometido con su historia le costó a Emilser Pereyra ser perseguido y detenido. Luego de un año en prisión se exilió a Venezuela, en donde permaneció once años. Nunca más regresó a la Argentina. Murió en 2004.

Una de esas fotos, que muestra a los militantes de las organizaciones guerrilleras sanos y enteros después de la rendición en el aeropuerto viejo de Trelew, es emblemática. Un icono que trascendió el tiempo y forma parte de la historia. Del nivel de la foto de Korda al Che Guevara, o la niña vietnamita quemada por el bombardeo con napalm fotografiada por Nick Ut.

Testimonio 3

En gran parte, sin los testimonios de los trabajadores de prensa que acudieron al llamado de estos militantes revolucionarios en aquella jornada histórica de 1972, nada de lo que sucede hoy en los tribunales hubiese sido lo mismo. Cada foto registrada, cada voz grabada, cada imagen filmada, es hoy un testimonio indudable para lograr la verdad y la justicia por los hechos ocurridos en Trelew. A pesar de ello la historia de estos trabajadores de prensa permaneció oculta por mucho tiempo.

Como el caso de Daniel Carreras, periodista del entonces Canal 3, que realizó la entrevista a los presos políticos que depusieron sus armas en el Aeropuerto Viejo.

A Carreras lo conocí en un encuentro personal en su casa. Me abrió las puertas muy amablemente y charlamos de aquella época. Esa historia lo marcó profundamente y cuando habló de ella lo hizo en un tono pausado y serio. En 1976 fue detenido desaparecido. Los militares aún creían que este trabajador de prensa había participado en la fuga o que tenía algún tipo de relación con las organizaciones revolucionarias. Cuando finalmente se dieron cuenta de que no, lo blanquearon y lo dejaron en libertad.

Daniel Carreras lo había relatado a la prensa nacional: “Estuve desaparecido 25 días, tuve 14 días de picana, bajé 17 kilos. Al final del interrogatorio, convencidos de que no sabía nada, estando desnudo, esposado, con papel en los oídos, cinta adhesiva en los ojos, alguien me preguntó de dónde era, quién era mi padre. Es trabajador de una cooperativa de ferrocarriles, dije, me preguntó con quién vivía, en mi casa, con mi esposa, quién atendía, le pregunté quién era él, a vos qué carajo te importa, me dijo. La llamaron a mi mujer y le dijeron dónde estaba, que fuera a la mañana a un juez, que estaba en Campo de Mayo”. El testimonio se lo había brindado al periodista de Página/12, Mariano Blejman.

Carreras falleció este año a los 69. Quería estar para el 40º aniversario del 22 de agosto. “Cuarenta años, qué título”, cuenta un colega que exclamó extendiendo su mano como graficando un título de tapa, mientras se debatía con una cruel enfermedad que al final le ganó la partida.

Vaya entonces, finalmente, un sentido homenaje a todos los trabajadores de prensa que estuvieron ese 15 de agosto de 1972, en ese encuentro crucial con la historia de un pueblo. A Emilser Pereyra, a Daniel Carreras, y a los demás compañeros que ejercieron la labor periodística con entereza, con oficio y con compromiso por la verdad, la memoria y la justicia.

La Jornada, Trelew
http://www.diariojornada.com.ar/Noticia/Default.aspx?id=51263

Descargar la nota del Diario La Jornada