A veces llegan cartas

Esto es una sugerencia, colaboración y amenaza

No creí llegar a casi seis décadas caminando sobre el planeta, de puro desconfiado nomás, y por puro desconfiado, descreído de la capacidad y voluntad de la puesta en práctica la construcción de un camino del que poder recordar en el último momento de mi vida y poder decir con una leve sonrisa ¨bueno, después de tanto tiempo, la pelota está en movimiento y su rodar tiene un objetivo´.

El 25 de mayo de 2003 dije para mis adentros ¨Compañero Presidente¨ (QEPD), cosa que no pensé ni siquiera susurré para Perón en los 70, siempre con las reservas, ésas, que me mantuvieron con vida en las épocas del ¨algo habrán hecho¨, ¨por algo será¨.

No, no voy a anecdotar y ni siquiera importa ya quien soy o fui, si es que algo de eso tuvo valor en otra época en donde tenía condiciones que hoy se hallan un tanto desgastadas, aunque conservo una memoria gigantesca de imágenes, sonidos, voces, hechos, heroísmos y traiciones, en fin, la vida que me tocó junto con los de mi generación, entre los que aún conservo amigos y cumpas de fierro con los cuales nos indignamos juntos, hemos reído y llorado recuerdos, hemos dudado, puteado y maldecido, vitoreado, pero, eso sí, siempre garpando el café a medias.

Releo ésto y me imagino la cara del que lee y su pensamiento ¨Oia, otro melancólico setentero al que no le cabe el chat y necesita consultorio psicoanalítico¨.

No, no me cabe el chat ni muchas cosas de esta internete y aunque sí efectivamente necesito al psicólogo, creo que no distorsiono mi terapia si les hago la sugerencia de no abandonar la lucha por más altos y bajos que tenga, y a modo de colaboración les ofreceré de vez en cuando mis comentarios no exentos de casi indisimulable locura, y mi amenaza es que si alguna vez negocian con La Bestia, me voy a enojar mucho, pero mucho, eh?

Y la yapa, es que no me voy a cansar de felicitarlos por la calidad editorial y la honestidad intelectual que los caracteriza.

Bien, dicho lo que deseaba, no jodo más.

Sean felices.

Raúl Aguirre
tangouno@gmail.com
 

     Todos los libros están en Librería Santa Fe