Emilio Marín
Periodista cordobés que publica sus columnas semanalmente en el diario
La Arena, de Santa Rosa, La Pampa, en forma ininterrumpida desde 1987 a la fecha.

El gobierno pierde parte del rédito de prédica antimonopolios en el Consejo de las Américas

El gobierno adoptó medidas contra el monopolio Clarín. Lástima que el efecto beneficioso de eso se pierda parcialmente en las veladas conjuntas del Consejo de las Américas.

Por Emilio Marín

El escenario de los actos políticos contribuye o no a darles más contenido. Y el martes 24 la presidenta optó una vez más por el Salón de los Patriotas Latinoamericanos para la presentación del informe “Papel Prensa: la Verdad”. Ese ámbito parece ser su preferido para comunicar medidas importantes o discursos trascendentes, caso del mensaje del Bicentenario.

El informe de más de 20.000 fojas, apilado sobre un escritorio, era el testimonio mudo de una investigación que recoge datos de muchos años, coincidentes en el despojo sufrido por la familia Graiver durante la dictadura militar-cívica. Y no se trató sólo de un robo de una firma clave por el insumo que fabrica para diarios, sino también por la metodología del terrorismo de Estado empleada por los militares y el grupo Clarín, más su aliado “La Nación”. Esto dejó en 1977 un tendal de secuestrados, torturados, vejados y violados entre los Graiver.

El robo de las bobinas de papel fue un gravísimo delito, pero la violación de los derechos humanos por la asociación ilícita de generales de uniforme y generales mediáticos fue algo peor.

La presentación de la presidenta resultó creíble y asentada en hechos. Toda la vocinglería de los presuntos delincuentes ya aludidos y el eco de la oposición, en cambio, se basó en meras especulaciones sobre el supuesto avance K contra la “libertad de expresión”. Y en dos costosas solicitadas de Isidoro Graiver, que el 11 de junio pasado había declarado todo lo contrario a Tiempo Argentino (ver edición del 26/8). La única explicación de esa voltereta del hermano de David Graiver sería la proporcionada por Lidia Papaleo y su hermano Osvaldo, en el sentido de que el diablo metió la cola. Bah, que esas solicitadas las podía haber pagado Héctor Magnetto.

Esa pelea política está planteada con total claridad. De un lado se alinean los que condenan el despojo perpetrado por el monopolio y piden se investigue este asunto y los delitos de lesa humanidad que estarían en íntima conexión. Y del otro se amontonan los que dicen “aquí no pasó nada” y “todo es legal”, existiendo un supuesto operativo kirchnerista para atacar a Clarín y la “prensa libre”.

Los acusados tendrán que levantar tales sospechas en la justicia, porque todo el material involucrado irá a parar al despacho del juez Corazza de La Plata, quien supo elevar a juicio la causa Camps. Allí hubo hace cuatro años una condena severísima para el comisario Miguel Etchecolatz y el cura represor Christian von Wernich. La defensa de Clarinete y Gaceta Ganadera deberá hacer milagros para demostrar la inocencia de sus clientes. Es que éstos no hicieron efectivo siquiera el adelanto de 7.000 dólares que depositaron ante escribano, pues Lidia Papaleo fue a parar a Puesto Vasco y Pozo de Banfield. Papel Prensa (PP) valía varios millones de verdes billetes pero Magnetto, Mitre y Peralta Ramos no pagaron un peso.

Un coro

Tal como venían los acontecimientos, era muy previsible que los políticos de la oposición conservadora se alinearan con los dueños de Clarín. Juntos con éstos, consideran al gobierno su enemigo principal, al que hay que atacar todos los días, con la frecuencia del matutino y la uniformidad de voces que caracterizan a ese medio y sus 260 frecuencias radiales y televisivas.

Esos opositores también defienden su carrera política, muy ligada a los espacios que ese monopolio les dispensa en sus múltiples programas. Esos políticos no tienen casi trabajos propios en la sociedad y dependen en gran parte en sus apariciones mediáticas. Esto explica cierto plus de veneno que destilan contra el gobierno nacional. Una sobreactuación, piensan, va a ser bien apreciada.

El coro de Elisa Carrió, Oscar Aguad, Federico Pinedo, Felipe Solá, Francisco de Narváez, Eduardo Duhalde y Mauricio Macri viene interpretando las letras dictadas por Magnetto, cenas de por medio. Resulta penoso verlos gritar, como si compitieran para ver quién es el más olfa del monopolio.

El ex presidente Néstor Kirchner, desde una reunión del PJ y luego en un acto en San Juan, aprovechó esa dependencia de la oposición para marcar el sentido antidemocrático de tal asociación.

Por su parte Cristina Fernández, en la misma dirección, cuestionó a las corporaciones y su mala influencia en la actividad política. Fue su forma de reafirmar que el informe sobre Papel Prensa seguirá su camino en Tribunales, le pese a quien le pese.

Esa alianza entre oposición conservadora y el multimedios viene de varios años atrás; para ponerle una fecha, desde el lock out de la Mesa de Enlace sojera de marzo-julio de 2008. En las semanas previas a la denuncia sobre PP, hubo otra pelea de semifondo cuando el gobierno dispuso el término de la autorización a Fibertel para prestar servicios de Internet. Fue otra señal para que el grupo Clarín lanzara a todos sus efectivos a la batalla, incluyendo a su estado mayor de abogados especializados en defender lo indefendible.

En el lote de legisladores amigos fue Carrió la que proclamó en forma más abierta su fidelidad a la compañía de Magnetto y Ernestina Herrera de Noble. Vistas las pifias de la chaqueña ex funcionaria de la dictadura, no se sabe si tal apoyo a los empresarios les significará un beneficio o un perjuicio.

Otro que adoptó una postura similar fue Pino Solanas, quien el 26/8 le declaró a Clarín.com que el informe del gobierno sobre Papel Prensa le parecía un mamarracho, algo patético y lamentable, un bluff. Peor aún, citó al ex fiscal Ricardo Molinas, ya fallecido, como si le hubiera asegurado que en el traspaso de la empresa no se habían cometido delitos. El hijo del fiscal, que era su secretario, desmintió a Solanas y a Clarín, que en este punto vendrían a ser casi lo mismo.

Verde o colorada

Cumpliendo su adelanto, la presidenta envió el viernes al Congreso un proyecto de ley que declara al papel un bien de interés público y propone una Comisión Bicameral. Esta controlará la distribución de ese insumo a igual precio para los 170 diarios de todo el país, que integrarán un Consejo Consultivo Federal. Con el aporte de estos sectores habrá posteriormente una ley que precise el marco regulatorio de la actividad.

Aunque la mandataria no avanzó en la estatización o intervención a PP, de todas maneras con su denuncia, más la promoción de acciones legales y el proyecto de ley mencionado se ganó todas las críticas del monopolio y sus aliados.

Ocurre todo lo contrario con una buena parte de la población, que ve con buenos ojos el esclarecimiento de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura, la democratización de los medios audiovisuales y la provisión de insumos sin privilegios para los medios gráficos. Los diarios chicos y medianos, sobre todo del interior, agradecidos.

Sin embargo, una parte –no todo- de esa cosecha progresista del gobierno se dilapida en intentos de componenda con el mundillo empresario y de los inversores foráneos. Uno de los ámbitos por excelencia donde se nuclean esos intereses monopolistas es el Consejo de las Américas, un lobby estadounidense fundado por el grupo Rockefeller y que año a año realiza su seminario en Buenos Aires con la presencia de su titular, la banquera Susan Segal.

El escenario de esa reunión fue una vez más el Alvear Palace Hotel y concurrieron unos 300 empresarios y políticos del centro a la derecha. Que Segal le tome asistencia a Carlos de la Vega, de la Cámara Argentina de Comercio; Hugo Biolcati, de la Sociedad Rural; Cristiano Rattazzi, de Fiat; Juan Brochou, del Citibank; Jorge Brito, de Adeba, etc, es algo perfectamente lógico. Al fin de cuentas allí se ven las caras el socio mayor y varios de sus socios menores en los programas antinacionales y antipopulares de muchas décadas.

La preocupación comienza cuando el cronista lee que –como en las últimas ediciones- asisten a la cita varios ministros, como a rendir examen. Esta vez fueron Aníbal Fernández, Amado Boudou, Débora Giorgi y Héctor Timerman. No es sólo la concurrencia y el reconocimiento de hecho del gobierno de ese desprestigiado lobby como punto de referencia económica, como cuando la presidenta asiste a las cumbres del G-20. El contenido de los discursos también deja que desear.

Caso de Giorgi, quien puso de resalto “un trato igualitario a inversores extranjeros y nacionales a través de un Estado que asegura un entorno macroeconómico estable”. ¿Alguien podrá informarle a esa ministra que la equiparación de inversores extranjeros con los nacionales fue justamente una disposición de la dictadura militar y José A. Martínez de Hoz?

La presidenta busca el apoyo de empresarios como Brito, Eduardo Eurnekian, Marcelo Midlin y otros, presentes en el Alvear Hotel. Aún cuando logre mantener esos aliados, está visto que en el Consejo, como en la UIA y AEA, la mayoría juega para Clarín. Una alianza Nac & Pop amplia debería basarse en otros sectores y clases sociales, hasta la burguesía nacional, excluyendo a los monopolios, so riesgo de incurrir en una esquizofrenia política. No sólo Rattazzi se equivoca al tomar la pastilla verde en vez de la colorada.

La Arena


PUBLICIDAD

Reflexiones de un televidente que miraba el acto del Salón de los Patriotas

Si la oposición aguardaba que el 24 de agosto fuera recordado como el día que cayeron las facultades delegadas, perdió. Fue el día que la presidenta habló de Papel Prensa. Algunas reflexiones al pie del televisor.

Poe Emilio Marín

El martes me dispuse a ver por TV el acto donde se presentaría el informe “Papel Prensa, la Verdad”. Era obvio que resultaría un tema político importante. La pava y el mate, un cuaderno y una birome, para tomar algunos apuntes.

Cuando comenzó a hablar González Arzac, un peronista con fama de peronista histórico y defender causas nacionales sin ser muy progresista que digamos, eran las 18 y 30. Curioso, quise saber qué haría Todo Negativo e hice zapping. Seguía con su programación habitual, como se suele decir. Caí en la cuenta que el mal trago para Clarín recién sería cuando hablara la presidenta. Hasta ese momento podían seguir con sus programas de tantísimos méritos culturales…

Volví al canal que transmitía, Crónica. Había otros, pero lo dejé allí, gustoso de no tener que sufrir allí con Tinta Roja y los crímenes, ni con los shows chongos –ahora le dicen bizarros- de la platinada Anabella.

El paneo del Salón de los Patriotas Latinoamericanos mostraba un gran retrato del general Perón y uno muy chiquito, al lado, del general Augusto César Sandino, padre de la liberación nicaragüense. No me gustó el contraste de tamaños. Pero me emocionó otra toma, cuando se vio la tradicional foto de Ernesto Che Guevara, seguramente aportada por el morocho vicepresidente cubano Esteban Lazo cuando vino a los festejos del Bicentenario.

Entre tanto González Arzac avanzaba en su presentación del informe. No había grandes novedades respecto a los anticipos conocidos.

La cámara mostraba varias pilas de papeles, dicen que 22.000 fojas, de la investigación, amontonadas en un escritorio. Era como decir a la audiencia: acá están las pruebas de lo que estamos diciendo. Esas pilas suponían pruebas, cargos, datos, actas, etc. Podían beneficiar a futuras causas judiciales, como las que luego fueron anunciadas por Cristina Fernández. En ese momento los únicos perjudicados eran los funcionarios que quedaban atrás de los expedientes; no podían robar cámara ni ser vistos.

Al centro de la primera fila estaba Néstor Kirchner, flanqueado por Osvaldo Papaleo (una cara reconocida desde sus concurrencias a 678) y del otro lado por Lidia Papaleo de Graiver y un hombre anciano, Rafael Iannover, uno de los integrantes del grupo represaliado por la dictadura. Me llamó la atención que se lo nombrara como “el testaferro” de David Graiver y el viejito ni se inmutara. Supuestamente ese rótulo es una mala palabra. Se ve que ahora no: varios hablaron de “testaferro” y a nadie se le movió un pelo. Don Iannover seguía sonriente y aplaudía de vez en cuando, como cuando tomó el micrófono Beatriz Pagliari, ex Indec y actual representante del Estado en Papel Prensa. Venía de la peluquería; sus rulos tenían consistencia y sus palabras también. El jefe Guillermo Moreno la aplaudía y luego la felicitó.

Cátedra de Cristina

A las 19 horas empezó a hablar la presidenta. Volví a chequear al canal de Clarín y ahora sí, resignado, había acatado la cadena nacional. Cómo habrán sufrido sus directivos y muchos de sus periodistas, que piensan como aquéllos pero cobran como empleados. ¡Qué lástima no poder ver las caras a Héctor Magnetto y “Bartolo” Mitre! Igual, uno se las imaginaba: caras de culo.

Lo de la presidenta me pareció brillante, como exposición de algo complejo e intrincado para la masa de televidentes y, por elevación, para la población. Y por la trascendencia política del asunto, visto que el monopolio asediado y su corte de políticos opositores que comen de su mano estaban aguardando, como fieras, cualquier resbalón para caerle encima.

La oradora había estudiado la minuta de 300 páginas y preparado sus conclusiones. Aunque invocó por allí su condición de abogada, en realidad su preparación política y cultural es lo que más la favorece en estas lides. La oía y pensaba en Mauricio Macri diciendo que había leído las inexistentes novelas de José Luis Borges, y el gran burro de Anillaco presumiendo de su lectura de libros que nunca se publicaron de Sócrates. Cristina sí había leído el expediente.

Una de mis dudas era ver cómo refutaba el comunicado de Clarín-La Nación, de que habían adquirido la empresa varios meses antes del secuestro de los Graiver. Su explicación me resultó sólida: esos familiares habían sufrido hostigamiento de la dictadura y apenas gozaban de “libertad ambulatoria”. En ese interín fueron presionados para que vendan. Después vinieron los secuestros, torturas y violaciones. Si los papeles de venta se hubieran firmado en Puesto Vasco o en el Pozo de Banfield, ex centros clandestinos de detención de ese tiempo nefasto, tal operación no habría tenido validez. O, lo que vendría a ser casi lo mismo desde el punto del traspaso, la imposibilidad habría venido por el lado de la Conarepa (Comisión de reparación patrimonial) de la dictadura, que hubiera interdictado esos bienes. Es lo que sucedió a dirigentes justicialistas de ese tiempo, como Carlos Menem, Lorenzo Miguel y otros.

El joven Juan Manuel Abal Medina asentía desde la primera fila, indicando que a su familia le pasó eso. Cerca de él escuchaba Hugo Moyano, recién ungido como presidente del PJ de Buenos Aires. Aún los más críticos del gobierno deberían reconocerle este mérito a los Kirchner: haber sentado a Moyano a escuchar sobre derechos humanos. El camionero, desde sus tiempos mozos en la Juventud Sindical Peronista de Mar del Plata, no se caracterizaba precisamente por defender esos derechos.

Interés por la política

La presidenta siguió haciendo polvo los argumentos del Clarinete en el asunto papel. Pero también, más en general, su rol de cómplice del terrorismo de Estado. Sus palabras eran acompañadas en algunos casos con imágenes de artículos, editoriales y tapas del “gran diario argentino”. Ernestina de Noble elogiaba a los dictadores Alejandro A. Lanusse y Videla, sin mezquinar piropos a los demás integrantes de la Junta Militar. Aunque no recuerdo que la oradora haya hecho referencia a la adopción irregular de los hijos de Noble, el fantasma de esa causa sobrevoló el Salón de los Patriotas.

La señora Herrera de Noble y Magnetto han quedado fulminados como empresarios que pueden haber cometido delito en la apropiación de Papel Prensa. Pero, sobre todo, fueron desenmascarados como sostenes de la dictadura militar-cívica, aspecto en que no han intentado defenderse.

Canal 7 seguía paneando y mostraba a Gastón Pauls y Andrea del Boca. Me pregunté qué estarían haciendo en ese momento Ricardo Fort, Susana Giménez y Mirtha Legrand. La partición de la farándula en dos sectores es uno de los mejores frutos de la ley de medios.

Hablando de diarios, me pareció desafortunada la mención positiva que hizo la jefa de Estado a Julio Ramos y Ámbito Financiero.

Después, en su parte final, la oí informar que pondría el informe en manos de la justicia. El procurador Joaquín Da Rocha y el secretario de Derechos Humanos Eduardo Luis Duhalde promoverían las denuncias penales correspondientes. Cristina prometió un proyecto de ley para declarar a la producción y comercialización del papel como asunto de interés público, con control estatal. Me pareció bien, aunque no era contradictorio con que el Estado interviniera la cuestionada empresa, atento a la cantidad y gravedad de las ilegalidades en que incurrieron sus dueños privados.

La oradora agradeció a varios funcionarios, omitiendo a Guillermo Moreno. No me simpatiza mucho el secretario de Comercio pero la omisión fue injusta. Aún con cascos y guantes de boxeo, es Ceferino Namuncurá en comparación con los amigos de Magnetto, como le retrucó Aníbal Fernández a Magdalena Ruiz Guiñazú.

Hubo un llamado a la reflexión de los empresarios, un recurso político que desde hace años viene mostrando su inutilidad. Solo se atrevió a concurrir Osvaldo Cornide, de CAME, mientras unos pocos dirigentes de la UIA se escondían al fondo. El grueso de los empresarios adulados por el gobierno, de UIA y AEA, decidió no ir, igual que la embajadora de EE UU. Ellos le creen y protegen a Magnetto.

Cuando la presidenta terminó de hablar, miré el reloj. Había hablado casi una hora y cuarto, más la media hora de González Arzac y Paglieri. Era un buen dato de la situación política: hay interés, debate y muchas cosas pendientes, para que la audiencia se mantenga tanto tiempo.

Último zapping: Todo Negativo mostraba sus dos conductores desorientados al finalizar la cadena nacional. Ya les bajarían más línea para que defendieran al pulpo. Oscar Aguad, Felipe Solá, Elisa Carrió y Federico Pinedo corrían a una oficina para armonizar sus bloques con la “master voice”.

La Arena


No son uno ni dos

Son muchos los curas pedófilos protegidos por el Vaticano

El Papa Ratzinger dirigió una carta a la grey de Irlanda pidiendo perdón por los abusos sexuales de niños por parte de curas. Pero en su Alemania natal ocurrieron muchos otros casos y el entonces obispo no dijo nada.

Por Emilio Marín

Los curas católicos pedófilos abundan en todo el planeta. Aunque hoy se escribe y se habla más frecuentemente de este fenómeno, es algo que existió en la Iglesia desde tiempos inmemoriales. Sólo que la jerarquía, comenzando por el Papa de turno, tapaba la noticia, pedía a las víctimas que olvidaran y cerraba la historia trasladando al abusador a otra ciudad y aún otro país. En ese nuevo destino, el pedófilo volvía a las andadas. Y vuelta a empezar con el soterramiento de los delitos.

El abuso sexual de menores y adolescentes por miembros de la Iglesia ha sido –habría que decir, es- habitual en países tan disímiles como Alemania y México, Irlanda y Brasil, Polonia y Puerto Rico, para citar algunos.

Argentina no escapa a la lista. El cura Julio César Grassi fue condenado en junio de 2009 a 15 años de prisión por abusar de un chico. Increíblemente no está preso porque se considera que su condena, apelada, no está firme.

Grassi, como si fuera inocente, puede entrar a su fundación y lugar de sus fechorías, estar con menores, dar misa y aparecer en televisión pidiendo plata para “Felices los Niños” (sic). Así lo denunció Nora Shulman, del Comité de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos de los Niños, al hacer una presentación en Ginebra ante el Comité de Derechos del Niño en Naciones Unidas.

Los crímenes de estos personajes contra la niñez son espantosos. Algunos estudiosos consideran que tanto o más espeluznante es la impunidad que las autoridades de la Iglesia de cada país, y del Vaticano, han tendido para favorecer a los curas delincuentes. La razón es obvia: al esconder el problema, salvarían la imagen de la institución.

Con el histrionismo y superficialidad que lo caracteriza, quizás Roberto Pettinato puso el dedo en la llaga al preguntarse en “Un mundo perfecto”: “¿estos curas no han probado hacerlo con mujeres?”.

Irlanda tenía fama de ser uno de los países más católicos de Europa e hizo mucho ruido el escándalo destapado allí en 2009 y que siguió creciendo en publicidad, al punto que Ratzinger hizo pública una carta a esos fieles, el 19 de marzo pasado.

Los enfoques se centraron en un cura abusador, Brendan Smyth, cuyo caso fue silenciado por quien hoy es el cardinal primado irlandés, Sean Brady. Como en tantísimas otras experiencias, el protegido por las autoridades siguió cometiendo violaciones. Por su parte, Brady seguía ascendiendo en la pirámide jerárquica hasta llegar a la cúspide; demoró nada menos que 35 años en dar una disculpa pública, que llegó el 17 de marzo pasado. ¿Quién podrá creerle al cardenal? En Irlanda no está sólo el affaire Smyth. “Hermanos Cristianos”, la orden más acusada en el informe de Dublín de mayo de 2009, destinará 161 millones de euros para indemnizar a las víctimas. ¿Quieren sacar la noticia de los medios con plata?

El Infierno no existe

La bibliografía afirma que Brasil tiene el mayor número de católicos en el continente. Puede ser. Pero también es el “mais grande do mundo” en los abusos cometidos por sacerdotes en contra de niños que las familias dejan a su cuidado, de seminaristas, etc.

Walter Goobar, en la Revista Veintitrés, cita al periódico italiano Corriere della Sera y dice que el Vaticano sabía del desmadre paulista. “Según (la revista) lstoé, en septiembre pasado, el papa Benedicto XVI envió a Brasil una comisión para investigar las acusaciones que se multiplicaban y se encontró con una decena de sacerdotes condenados por abuso sexual, 40 fugitivos y unos 200 mandados por la Iglesia a clínicas psicológicas para ser ´reeducados´”, añadió.

Unos 1.700 hombres de sotana están siendo investigados en el gigante de Sudamérica por presuntos delitos sexuales. Uno de los aspectos más deplorables es que los curas brasileños seguían un libreto clasista: comenzaban la mayoría de sus violaciones contra niños pobres.

Uno de los acusados llegó a escribir sobre sus andanzas y “teorizó”, como para que otros sacerdotes que vinieran después que él, se nutrieran de las enseñanzas de la pedofilia clasista. “Conseguir chicos que no tengan padre y que sean pobres. Jamás involucrarse con niños ricos. Recogerlos de la calle, de las comisarías, de los hospitales de caridad”, escribió el cura.

Con esos consejos, ese delincuente trasuntaba una conciencia política determinada y un punto de vista teológico, que conviene subrayar.

Lo primero es que el delincuente de sotana no se quería enemistar con el capitalismo dependiente. “Jamás involucrarse con niños ricos”, afirma, para no tener que enfrentar denuncias penales y eventualmente la cárcel, que pueden ocurrir si familias de dinero hacen las denuncias y las sostienen en el tiempo, en los medios, ante la propia Iglesia, etc.

Esos religiosos tan desviados en lo moral saben que conviene llevarse bien con las empresas adineradas que aportan a la Iglesia, con los gobernantes y jueces, con la policía y la TV, etc.

La otra conclusión es que los sacerdotes en cuestión tienen absolutamente en claro que el Infierno no existe. Si ellos creyeran en la religión que dicen profesar, tendrían que saber que por esos delitos irían en forma directa a arder junto a Satanás. Saben que eso es fábula y en cambio sí están dispuestos a vérselas con su propia conciencia, por los pecadillos cometidos.

El papa alemán

Los defensores de Ratzinger dicen que su carta a la feligresía irlandesa fue muy sincera y de tono durísimo, según el vocero vaticano, Federico Lombardi.

Las numerosas víctimas, en cambio, se sintieron decepcionadas porque la misiva plantea el problema como exclusivo de curas de bajo nivel y no como un asunto vaticano. También porque no se removió al cardenal Brady.

Un tramo de la carta merece polémica, pues el padre no tan santo afirma que estos problemas se originaron porque “tras el Concilio Vaticano II hubo una tendencia motivada por buenas intenciones pero equivocada, de evitar los enfoques penales de las situaciones canónicamente irregulares”.

Totalmente falso. Ese Concilio duró entre 1962 y 1965, y tuvo un efecto renovador y positivo en la institución. Los delitos de pedofilia venían desde el fondo de la historia y no guardan relación con el “progresismo” de los sesenta, como quiere hacer creer el Pontífice.

Por ejemplo, la comisión gubernamental irlandesa ya citada, que emitió su informe el año pasado sobre los sucesos en Dublín y otras diócesis, sostuvo que “los abusos sexuales y el maltrato físico y psicológico llegaron a ser endémicos en diferentes instituciones de asistencia social regidas por órdenes católicas a partir de finales de la década del ´30”.

En esos años ´30, dicho sea de paso, cuando surgía el nazismo en Alemania, el actual Papa militaba en las juventudes hitlerianas, un grave pecado de juventud.

A Ratzinger lo han afectado varias denuncias sobre los temas de pedofilia.

Una: que como obispo alemán permitió que el abusador Peter Hullermann permaneciera en la iglesia durante tres décadas, aún luego de ser condenado en 1986 por abusar de menores.

Dos: que hubo cien denuncias de abusos sexuales en el coro de Regensburg, Baviera, durante 39 años dirigido por su hermano mayor, Georg Ratzinger. Este dijo que no sabía nada y que sólo había pegado algunas cachetadas a los coristas “para lograr un alto nivel artístico y musical”.

Y tres: el diario The New York Times publicó hace días, en dos oportunidades, que Joseph Ratzinger no había dado curso a la denuncia llegada desde Estados Unidos contra el reverendo Joseph Murphy, que había cometido 200 violaciones contra niños sordos en una escuela de Wisconsin. Ratzinger era en 1996 el jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe y su adjunto Tarcisio Bertone, actual secretario de Estado del Vaticano. El dúo no respondió a las dos cartas-denuncias enviadas por Rembert Weakland, arzobispo de Milwaukee, Wisconsin.

La Iglesia Católica, Apostólica y Romana dice contar con 1.150 millones de fieles en todo el mundo. La difusión de tantos delitos cometidos por tantos reverendos puede impactar en una fuga de creyentes. Que la jerarquía, comenzando por el propio Papa, confiese todos sus pecados y no deje traslucir que este proceso mundial contra la pedofilia en la Iglesia podría ser un invento de los ateos o no se sabe de quién para perjudicarla.

La Arena


Quedó demostrado que la oposición es un rejunte político o mayoría ocasional

Del gobierno de Cristina Fernández se podrán decir muchas cosas, pero no que carezca de convicción en los objetivos que se plantea. En cambio la oposición mostró la consistencia de un flan.

Por Emilio Marín

Con una consecuencia digna de mejores causas, el gobierno persigue el objetivo de pagar la dudosa deuda externa con reservas del Banco Central. Buscó un atajo con el decreto 2010 y se lo frenaron en la justicia; siguió con el decreto 298, que aún no pudo ser confirmado por una de las dos cámaras. Y en el medio, anticipándose a una votación adversa, alentó el proyecto de ley del senador Carlos Verna, que en líneas generales coincide con el segundo decreto.

Se podrá estar de acuerdo o no con esa política pagadora del oficialismo; este cronista discrepa. Pero hay que reconocer la coherencia de sus promotores y su intento de llevarla a cabo. Al fin de cuentas la política debe procurar hechos y no cháchara mediática.

En beneficio de los kirchneristas, hay que aclarar que impulsan esas iniciativas con entusiasmo pese a haber perdido la mayoría en el Congreso. Cuando sobran los números, todos suelen tener buen humor y ganas de hablar con la prensa, como esos DT cuyos equipos ganaron en la fecha.

La oposición se perfilaba como la gran ganadora, luego de haber manoteado las presidencias de la mayoría de las comisiones y en la de Acuerdos del Senado haber bajado el pulgar a Mercedes Marcó del Pont. La salida de esta economista de la presidencia del Central iba a ser un golpe durísimo para Cristina Fernández, por la importante apuesta que había hecho con su designación y la sintonía política, que no tenía con Martín Redrado.

Parecía que la salida de la banquera nac&pop era un hecho, luego de la primera votación adversa en aquella comisión, sin su presencia ni posibilidad de defensa. Gerardo Morales, Adolfo Rodríguez Saá y otras espadas de la oposición la aguardaban siete días más tarde como el verdugo espera en el patíbulo a su víctima, con la soga áspera y el nudo bien corredizo.

El linchamiento era aguardado con expectativa por los monopolios mediáticos, concientes que entrañaba un movimiento destituyente. A la cabeza rodando de Marcó del Pont seguirían otras de mayor importancia.

Pero el miércoles se dio un resultado totalmente diferente, pues las filas opositoras tuvieron dos deserciones y no pudieron llegar al quórum para cometer el feminicidio. Con poco valor para afrontar ese final inesperado, ni Morales ni Rodríguez Saá se atrevieron a bajar al recinto. Contradiciendo sus falaces argumentos en contra del oficialismo que no había dado quórum en la sesión donde Carlos Menem se hizo esperar inútilmente, esta vez los opositores se quedaron en las gateras.

La borratina permitió florearse e ironizar al senador Miguel Pichetto. Las opositoras Roxana Latorre y María Bongiorno se habían desmarcado del plan destituyente, con dos buenos argumentos: valoran positivamente a Marcó del Pont y no quieren ser conducidas por Elisa Carrió.

Lo dice una opositora

La energúmena Carrió, la virgen de la pureza política y moral, disparó contra Latorre como comprada por “billetera K”. La denunciante flojita de papeles declaró: “tiene que explicar por qué vota en un sentido diferente del mandato que recibió de la sociedad; qué favores recibe, qué prebendas tiene”.

En tren de comprender la crispación de la platinada hay que mencionar que el mismo día había fracasado en Diputados en concretar una sesión especial en contra del decreto 298. No logró siquiera que la secundaran los bloques del radicalismo, el PRO y el peronismo duhaldista; éstos se escudaron en que el mencionado instrumento no había ingresado a la Cámara, demorado por el jefe de Gabinete. Tampoco lo había analizado la Comisión de Tratamiento, empantanada por los desaguisados opositores. Julio Cobos la había conformado en diciembre con cuatro miembros de cada de los bandos en disputa, pero hace dos semanas cambió esas proporciones restando uno al gobierno y sumando otro a los detractores.

Sonaba lógico que la oposición no bajara a un recinto donde sólo retrataría su propia impotencia. Pero ya se sabe que lo lógico no va con Carrió. Y no contenta con esa división de hecho del espectro opositor, arremetió con duras declaraciones contra sus camaradas de ruta, diciendo que eran cómplices o funcionales al gobierno. Oscar Aguad, Federico Pinedo y Felipe Solá debieron hacer conferencias de prensa, por separado y a continuación de la realizada por la líder de la Coalición Cívica, para explicar sus posiciones.

Fue cómico escuchar a estos políticos asegurar que la oposición estaba “unida” cuando era patente que se estaban sacando los ojos.

Los medios monopólicos que inflan todos los días a esas figuras no tuvieron más remedio que criticarles la falta de altura política. “Veinte tribus y ningún jefe” tituló un columnista de “La Nación” acusado en 2009 en un video de recibir coimas para escribir notas en contra de Repsol. “Sin liderazgo ni estrategia”, tituló en ese mismo pasquín el periodista votado en Perfil como el mejor de 2009.

El enojo de esos medios y legisladores opositores se debía a que sus fracturas les habían impedido asestarle un golpe a la nuca al gobierno. Y habían dejado expuestas a la luz pública sus torpezas y miserias. Algo tuvo que ver en vivo y directo a Morales en la Comisión aclarar que no haría preguntas a Marcó del Pont, luego que ella hubiera hecho una exposición y se aprestara a contestar los interrogantes de los senadores.

Para el “rejunte político” hubo algo peor aún. La senadora Latorre explicó su faltazo al canal Todo Negativo: “cuidado que en el Parlamento se respira un espíritu golpista de que la jefa de Estado se tiene que ir antes”.

Que la presidenta alertara una vez más desde El Calafate que hay en curso una maniobra destituyente, tiene una determinada entidad. Pero que lo admita públicamente una senadora de la oposición, quizás tenga una gravedad mayor.

Resolver problemas

Alentado por su triunfo en el Senado y la frustración de la sesión especial en la Cámara Baja, el gobierno se apronta este miércoles a hacer aprobar el pliego de la titular del Central, al menos hasta septiembre. Y alienta el proyecto de Verna, que si resulta votado en el Senado pasaría a Diputados, a complicar la coherencia de los opositores que habían declarado su supuesta disposición a votar una norma en vez de un DNU. Ahora la realidad chequearía su honestidad intelectual.

Mientras ese proyecto “made in La Pampa” navega en las comisiones y luego en ambas cámaras, el Ejecutivo –que no tiene un pelo de zonzo- mantendrá el decreto 298 y seguirá haciendo los pagos de deuda externa que vayan venciendo.

Pero la presidenta de la Nación se equivocaría si se contenta con esos eventuales triunfos parlamentarios y permite que sus operadores armen contraataques contra algunos de los opositores, para cobrarse venganza por algunos de los tantos malos tratos en su contra.

Por ejemplo, Página/12 ha publicado que el senador Luis Juez, de la oposición acérrima, tendría depósitos bancarios por 5 millones de dólares en paraísos fiscales. Que sea la justicia la que ponga la lupa sobre el patrimonio de ese legislador que se la pasó, como Carrió, presumiendo de su impoluta postura contra la corrupción.

Pero que no sea el oficialismo el que se dedique a pagar a la oposición con la misma moneda de denuncias e investigaciones por doquier. El gobierno debería estar básicamente para tomar medidas a favor de la población. Y todas sus neuronas deberían estar para analizar los problemas y aportar soluciones a esa gente, sobre todo la que más sufre los problemas de pobreza, marginalidad, enfermedades, desempleo, falta de vivienda y hospitales.

Allí se tiene que marcar la diferencia de los modelos. No es extraño que Mauricio Macri decida cerrar el hospital Lagleyze. El gobierno de la Nación debería aportar fondos y más profesionales para abrirlo, remozado, con su personal seguro y bien pago, para que haga mejor su tarea.

Si Marcó del Pont queda firme en la poltrona del Central, como lo pidieron 21 economistas prestigiosos del Grupo Fénix, más que girar divisas para abonar la sospechada deuda externa, tendría que demostrar tácticamente que el banco no es más “el Vaticano” ajeno dentro de otro Estado. La entidad debería dar apoyatura para que todos los bancos públicos sirvan a los planes de desarrollo, las Pymes y las economías regionales.

El Indec dio la mala noticia de que la inflación de febrero había sido de 1,2 por ciento, más elevada que las anteriores mediciones, aunque bastante por debajo de lo que miden las consultoras privadas. Independientemente de que siga Amado Boudou o no como ministro, el tema crucial es si el gobierno va a pergeñar o no una política eficaz para controlar la creciente carestía de la vida.

La práctica demuestra que invitar a los popes de la UIA y la Asamblea Empresaria Argentina a almorzar en Olivos y endulzarles los oídos no sirve para que estos formadores de precios controlen su angurria por las ganancias rápidas y extraordinarias.

El gobierno puede ganar o perder votaciones en el Congreso, pero su mayor derrota sería no solucionar los problemas de aquella índole social que son datos de la realidad, no denuncias de la inútil oposición.

La Arena


Barack Obama tiene coronita en Oslo y la academia le dio el Nobel de la Paz

En solo nueve meses de presidencia ganó el premio.

El presidente norteamericano tiene fama de seductor e inteligente. Pero con esos dos pergaminos no hubiera podido ganar el Nobel de la Paz en tan poco tiempo. Más que nunca pareció una elección política, sin fundamentos.

Por Emilio Marín

Entre los candidatos al premio que otorga la academia noruega había 205 propuestos por tales o cuales méritos. El capitalismo, que todo lo timbea, había publicado la fija de la agencia inglesa de apuestas Ladbrokes: la mayoría de los boletos estaban jugados a la senadora colombiana Piedad Córdoba. Su intervención personal logró la liberación de numerosos rehenes de la guerrilla. Ese rol le costó varias amenazas de muerte; los paramilitares y militares colombianos no tiran con calibres menores.

Pero ganó un “tapado”. Hasta ayer las agencias Reuters y EFE apenas citaban la postulación de Barack Obama; era casi un dato de color, como de pasada, sin darle chances reales. Esta falta de favoritismo era generalizada porque el hombre no calificaba para el premio mayor, teniendo en cuenta que asumió en la Casa Blanca el 20 de enero de este año. De su carrera anterior como senador es muy poco lo que podía rescatarse para una currícula consistente.

Y sin embargo el morocho fue premiado. El argumento de la Academia fue "por sus esfuerzos extraordinarios para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos". Se sabe que en Oslo hace mucho frío y la labor de los jurados debe ser tediosa; las películas y novelas dicen que la gente en esas condiciones climáticas y de mucho estress suele beber licores fuertes. ¿Qué habrán tomado para llegar a esa curiosa premiación?

Hasta el beneficiado tuvo un gesto que lo honra, al declarar: “honestamente, creo que no lo merezco”. Tal expresión se acerca más a la verdad que la ingeniería política que funcionó como “impoluta” en Noruega y seguramente en Washington para inducir a salir determinada bolilla.

Alguien podría alegar que los académicos tuvieron en cuenta el pasado remoto de Obama como asistente social en los barrios humildes de Chicago, antes de ser abogado. No es lo que proclamaron al dar a conocer su decisión, fundada –como quedó dicho- en los supuestos méritos extraordinarios para la “diplomacia internacional”.

Y esa última cualidad, si existe, debería probarse a la luz de su experiencia como presidente de Estados Unidos, desde enero a octubre del corriente año. Si el mismo premiado fue sorprendido y tiene sus serias dudas, muchas más asaltaron a la gente del resto del mundo que se fue enterando de la novedad.

A este cronista se le ocurre que no sólo la senadora Córdoba tenía credenciales mejores. Si de presidentes y ex presidentes se habla, perfectamente Evo Morales y Fidel Castro calificaban con creces. El primero por haber sido el primer indígena en llegar a la presidencia de la saqueada Bolivia y haber timoneado el gobierno hacia objetivos de democracia y paz, pese a la violencia intolerante del racismo y el separatismo. El legendario comandante en jefe cubano, por ser un estadista a favor de la paz, la integración latinoamericana y la defensa del medio ambiente en el siglo XX y el XXI (¿o el huso horario de Oslo atrasa tanto que se lo darán recién en el siglo XXII?).

Los méritos y deméritos

Ojeando la carrera política del inquilino de la Casa Blanca, se pueden anotar estos factores positivos:

-Derrotó al candidato republicano John McCain que pretendía continuar el legado archinegativo de George Bush.

-Presentó un proyecto de reforma del sistema de salud en su país, donde 47 millones de personas están privados de ese servicio vital.

-Participó de la V Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, en abril último, prometiendo una nueva era de diálogo con los países de la región.

-Propuso en varios discursos un mundo menos inequitativo y con soluciones basadas en la multilateralidad, lo que contrastó con el unilateralismo propio de la era de Bush-Cheney.

-Decidió no instalar el escudo antimisiles que su antecesor había dispuesto contra Rusia, en República Checa y Polonia. Esto fue anunciado el 17 de setiembre pasado.

-Presidió una semana más tarde la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que “resolvió” convocar a las potencias atómicas a recortar sus arsenales, lo que fue aprobado por unanimidad. Las comillas pretenden llamar la atención sobre que una cosa son los papeles, y otra muy diferente la puesta en práctica de tales resoluciones.

Seguramente el presidente estadounidense tendrá a favor varias cosas más que se escapan a esta lista no taxativa.

Pero a la vez se pueden recordar sus aspectos más negativos, que en Oslo parecen haber pasado desapercibidos:

-Mantuvo en operaciones y con numerosos presos políticos ilegales y torturados, la cárcel de Guantánamo en una bahía usurpada a Cuba desde 1903.

-Prorrogó el cruel bloqueo a Cuba, vigente desde febrero de 1962, y lo hizo en base a una ley de Comercio contra países en guerra, pese a 17 votaciones de la ONU que reclamaron el fin de la medida.

-Mantuvo en sus cargos a Robert Gates en Defensa y al general David Petraeus al frente de los ejércitos de ocupación de Irak, que venían de tiempos de Bush.

-Duplicó el número delos militares de EE UU en Afganistán, donde se producen espantosas matanzas de población civil luego de bombardeos aéreos. Ante la adversidad de la campaña, la Casa Blanca analiza enviar 30.000 soldados más, pedidos por el general Stanley McChrystal.

-Gastará 120.000 millones de dólares al año para atender los dos teatros bélicos, de los cuales ya recibió un adelanto de 80.000 millones hasta fin de año. Como contrapartida de esa guerra imperial, ya son más de 5.000 soldados estadounidenses los que han perdido la vida.

¿Academia o escuelita?

Se podrían enumerar más aplazos en la libreta internacional del excesivamente premiado. Por ejemplo, su política de acercar posiciones en Medio Oriente, con el péndulo no en el “justo medio” sino del lado de Israel, viene fracasando. El 22 de setiembre pasado se sacó una foto en Nueva York, entre el energúmeno premier israelita Benjamin Netanyahu y el tibio titular de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas. Pero no pudo lograr ni siquiera una agenda de futuras discusiones para que la paz sea algo más que una expresión de anhelos. Su enviado especial a la región, George Mitchell, volvió de allí con las manos tan vacías como quedó su jefe tras la referida cita neoyorquina.

Los académicos de Noruega pueden estar desinformados. Alguien debería acercarles el dato de que el presupuesto militar de EE UU, acordado entre Bush y su sucesor, será de 654.000 millones de dólares. Ese océano de dinero sirve para la logística de las dos guerras ya citadas pero también para financiar en el mundo a 872 bases militares estadounidenses que no se dedican precisamente a fines pacíficos ni científicos. Serán 879 cuando estén a pleno las 7 nuevas que se emplearán en Colombia, ahora, según pacto de la administración Obama con el obediente Alvaro Uribe.

Queda claro que este cronista se declara ingratamente sorprendido por la premiación, al menos en cuanto al Nobel de la Paz; se supone que los distinguidos en Literatura, Medicina, Física, etc, tienen sus laureles bien ganados.

En política internacional, la Academia tiene una mirada interesada y sesgada hacia la derecha, con excepciones como las distinciones a Adolfo Pérez Esquivel en 1980, Rigoberto Menchú en 1992, Nelson Mandela en 1993 y Yasser Arafat en 1994. Pero si se repasa la lista desde principios de siglo XX hasta hoy, los premios “de la Paz” a Theodore Rossevelt (no confundir con Franklin Delano), Henry Kissinger, Menagen Beguin, Lech Walessa, Dalai Lama y el último presidente sudafricano del apartheid, Frederik de Klerk, muestran una tendencia poco equilibrada. Más, cuando lo distinguieron al líder palestino, le dieron dos premios a la otra parte (Shimon Peres y Yitzhak Rabin). Más que una academia, la noruega parece una escuelita.

A Obama le viene bien la premiación, no tanto por el 1,4 millón de dólares que seguramente donará para que la puesta en escena sea completa, sino para amortiguar el impacto negativo que tendrá el 28 de octubre. La 64º Asamblea General de la ONU le dirá, con contundentes y mayoritarios 185 votos, que debe levantar el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba. Como no lo hará, muchos se preguntarán ese día, ¿y a éste le dieron el Nobel?


El mundo del revés

Por Emilio Marín

La superpotencia atómica no quiere que Corea del Norte tenga su programa nuclear

EE UU califica a Corea del Norte como “estado delincuente”, “terrorista”, “dictadura”, etc. Y es lógico que el aludido trate de defenderse. Pero cuando lo hace, es acusado de tener armas y violar “la paz mundial”.

La campaña de Washington no se queda en meras resoluciones de la ONU. El secretario de Defensa heredado de Georges Bush, Robert Gates, está viajando entre Singapur, Filipinas, Japón y Corea del Sur, para coordinar los planes militares contra Pyongyang, capital de la República Democrática Popular de Corea.

El contexto de confrontación en la península, por ahora limitada a la esfera política y diplomática, ha sido propicio para que Gates le haga firmar al aliado de Corea del Sur su adhesión al programa PSI, relativo a las Inspecciones de Seguridad contra la Proliferación nuclear. Ese gobierno semicolonial era observador solamente porque sabía que sus vecinos del norte no admiten ese instrumento. En Seúl saben que abordar barcos socialistas en los mares adyacentes para inspeccionarlos es considerado un “casus belli” por Pyongyang. Y que tal caso habrá tiros.

Ahora con el respaldo directo de EE UU en lo militar, de Japón y otras potencias, el presidente surcoreano Lee Myungbak se atrevió a dar ese paso. Su contraparte al norte del paralelo 38, que dividió el país al finalizar la guerra de agresión norteamericana, ratificó que no permitirá la intrusión en sus naves y que cualquier intento será respondido “en lo militar en forma fuerte e inmediata”.

¿Por qué se ha llegado a esa nueva instancia de pulseada política que amenaza con desbordarse hacia el plano bélico?

Se podría decir que en el fondo para los norteamericanos no ha terminado la guerra librada entre 1950 y 1953. El resultado de la misma puede ser entendido como la primera derrota desde el fin de la II Guerra Mundial. Y como corolario del armisticio, se consolidó en la porción septentrional una nación socialista presidida por Kim Il Sung, aliado de China y la URSS, sobre todo de la primera.

Han pasado 56 años y la belicosidad norteamericana debería haber amainado. Es cierto. Pero para los planes de dominación estadounidense del mundo sigue siendo importante la posición geoestratégica de Corea del Sur, donde tiene bases militares y 38.000 soldados propios en forma permanente. Esto, además de los que sumaba durante los ejercicios anuales “Team Spirit” (1976-1990), los “Águila” y recientemente los simulacros de guerra “Key Resolve”.

No hay que olvidar que en los documentos del Pentágono y el Consejo Nacional de Seguridad de EE UU, desde tiempos de Bill Clinton en adelante, se admitía que en el siglo XXI la zona más caliente de desafío a su hegemonía global estaba ubicada en el Pacífico. Subordinar y proteger a Japón, contener a China, Rusia y otros aliados del “Pacto de Shanghai”, y eventualmente hacerles la guerra, demanda para el Pentágono una península coreana obediente. Y el Partido de los Trabajadores de Corea y su Ejército Popular, presididos desde 1994 por Kim Jong Il, son un obstáculo a ese plan.

Los misiles

Corea del Norte firmó en 1998 un acuerdo en las conversaciones a seis bandas (China, Rusia, EE UU, Japón y Corea del Sur), según el cual desactivaba su planta nuclear de Yongbyon e informaría de sus programas de investigación nuclear. A cambio, recibiría un millón de toneladas de petróleo o ayuda equivalente. Esto ocurrió en tiempos de Clinton, que retaceó el cumplimiento de esas contraprestaciones. Luego, con Bush, directamente el acuerdo fue desconocido y en consecuencia, el gobierno de Kim reanudó la operatoria de Yongbyon.

Lo hizo con la alegación pública de que estaba en su derecho proseguir el proceso de enriquecimiento de uranio para la producción de electricidad, un programa que muchos países del mundo tienen pero que pocos ven coartado. Entre los réprobos, además de Corea, está Irán.

Corea se siente amenazada por las bases extranjeras en su bajo vientre, el depósito de armas allí y en países utilizados por EE UU como bases militares. Las últimas sumatorias fueron el portaaviones “George Washington” reemplazando al” Kitty Hawk” y el traslado desde Tokio a Seúl de 14 cazas “F-16” y 400 efectivos de la Fuerza Aérea.

El gobierno de Kim denunció que en abril del año pasado entre Estados Unidos y Corea del Sur cometieron 170 casos de espionaje aéreo, empleando aviones RC-135.

En esas condiciones hay que ser muy hipócrita para negar que a Corea del Norte le asiste el derecho de defenderse. Sin pedir permiso a la Casa Blanca, el Consejo de Seguridad de la ONU, la OTAN, el buró del FMI o el Foro de Davos, es evidente que Pyongyang lo vieje ejerciendo.

En abril de 2006 detonó en forma subterránea, controlada y segura, una carga nuclear pequeña, en forma experimental. Eso le provocó una catarata de denuncias en la ONU y las primeras sanciones. En 2008 hizo una prueba con un misil de mediano alcance, con la idea de emplearlo como portador de un satélite de utilidad social. Hubo otro escándalo mundial y nuevas sanciones. En abril de 2009 experimentó con un misil similar. La semana pasada, el gobierno coreano democrático-popular produjo una segunda prueba subterránea controlada, de entre 1 y 4 kilotones de potencia. Y también lanzó en forma exitosa cinco o seis misiles de corta distancia sin matar ni una mosca.

¿Hecatombe nuclear?

La reacción de Barack Obama y Hillary Clinton, secundados por Nicolas Sarkozy y el primer ministro de Japón, Taro Aso, fulminaron los experimentos coreanos como si fueran un atentado gravísimo contra la paz mundial. Ellos repitieron que no permitirán que ese país tenga armas nucleares.

La pregunta es ¿por qué? ¿Por qué EE UU tiene derecho a almacenar 6.000 ojivas nucleares con miles de misiles estratégicos o intercontinentales, contar con flotas de modernos submarinos y aviones que pueden transportarlos para su empleo desde distintos lugares del mundo, amén de sus bases terrestres, y otros países no tienen igual derecho? ¿Por qué en el laboratorio de Los Alamos, la superpotencia pudo perfeccionar desde 2007 sus ojivas atómicas y los coreanos no tienen derecho a una sola bomba para defenderse?

Y conste que Corea del Norte no tiene el antecedente de haber empleado ese tipo de armas en agosto de 1945, en Hiroshima y Nagasaki, con bombas de 15 o más kilotones y que exterminaron a 140.000 personas sólo en la primera ciudad. Se sabe quién fue el autor de la masacre.

Los experimentos subterráneos coreanos han sido controlados y limpios, sin matar a ningún ser humano, lo mismo que sus lanzamientos de cohetes al mar. Es una grosera manipulación mediática plantear que esos programas (y los iraníes) afectan la paz internacional y suponen el peligro de una “hecatombe nuclear”.

Allí aparece el doble rasero de la ONU, cuyo Consejo de Seguridad ha acogido otra vez las preocupaciones de la representante norteamericana Susan Rice (cualquier semejanza con Condoleezza Rice es mera coincidencia). Se han reunido varias veces en Nueva York desde el 25 de mayo, bajo la presidencia de turno de Turquía, pero no han podido alumbrar otra resolución con las sanciones urgidas por Washington.

Lo previsible es que al final voten algo así, aunque sin llegar a bloqueos o agresiones legalizadas en la ONU pues Beijing se opone a esos extremos. Corea del Sur tiene una buena ficha allí pues el secretario general, Ban Ki moon, es de esa nacionalidad y tiene posición tomada.

De Corea del Norte se pueden decir cosas sobre su sistema político, donde al viejo Kim sucedió en 1994 su hijo Kim Jong, de méritos propios. Pero no se pueden decir mentiras como que el hambre mató a 4.000.000 de personas, como lo afirmó en 2006 el corresponsal de Clarín.

Es un país orgulloso de su independencia nacional, que está aumentando su producción agroalimentaria y diversifica su economía con su Complejo de Acero Chollima. Que procura más electricidad vía energía nuclear a pesar de los “úkase” de las grandes potencias. Los coreanos no tienen vocación de suicidas. Saben en carne propia lo que es una guerra, porque perdieron millones de vidas. Si eventualmente buscan una bomba y contar con un misil portador, es para defenderse. No están a la búsqueda del dominio mundial ni del chantaje nuclear, como es el caso de la Casa Blanca.

Los coreanos se apoyan en sus propias fuerzas y están tan encerrados en sus propias fronteras que son criticados por los teóricos de la globalidad. ¿Ahora los quieren pintar como modernos salvajes que quieren salir a adueñarse de Detroit? ¿Para qué, si son comunistas, no consumistas, y encima la General Motors quebró?

www.laarena.com.ar


La CTA realizó su primer paro nacional

Cristina tiene a la CGT como aliada seguro pero la CTA es crítica.

La Central de Trabajadores Argentinos realizó ayer su primer paro nacional con reclamos al gobierno de Cristina Fernández. Este debe haber tomado nota de que ese sector gremial no está nada satisfecho.

Por Emilio Marín

La CTA tiene muchos debates político-gremiales internos, y más de una corriente, como se verá más adelante. Pero en materia de reivindicaciones mantiene una unidad apreciable, pues sus diversos componentes están de acuerdo con los puntos fundamentales del reclamo que se expresó ayer.

Entre otras cosas, reclama aumentos salariales pues no la satisfizo el 15 por ciento otorgado por el Poder Ejecutivo a los empleados públicos nacionales negociado exclusivamente con la UPCN de Andrés Rodríguez, dejando de lado a ATE de Pablo Micheli.

Otro asunto fue el pedido de paritarias, un beneficio que en general carece el sector público donde la central tiene sus mayores gremios. Los sindicatos del sector privado cuentan con esa ventaja y en su mayoría están afiliados a la CGT de Hugo Moyano o bien a la minoritaria de Luis Barrionuevo.

En función de la crisis económica internacional, que también brama en Argentina, la medida de fuerza se fundamentó en el “blindaje social”. De allí que una de sus lemas principales fue: "La crisis no la pagaremos los trabajadores".

Para ello pidieron una ley prohibiendo los despidos por seis meses, más una asignación universal por hijo a todos los ocupados y desocupados, en blanco o que se desempeñen en la economía informal. También la universalización del seguro de desempleo, que hoy cobran muy pocos trabajadores en relación a los muchos miles que han perdido su fuente laboral.

La demanda de trabajo decente fue otra de las banderas flameantes en la jornada de ayer, muy justificada pues las estadísticas oficiales hablan de un 40 por ciento de asalariados en negro. Si bien es un porcentaje menor al existente en 2001-2002, no deja de ser elevado. Y supone una gran injusticia porque ese amplio segmento percibe menores ingresos y no goza de beneficios jubilatorios ni de obra social.

Ultimo pero no menos importante, la medida de fuerza exigió la personería para la CTA, que tiene avales nacionales e internacionales de la OIT pero aún no se ha concretado. Y posiblemente no lo sea en el corto plazo, vistos los compromisos del gobierno nacional con la CGT dirigida por Moyano. El fallo de la Corte Suprema en el caso “ATE versus Pecifa”, autorizando a que se pudieran presentar como candidatos a delegados los afiliados de un gremio simplemente inscripto, aunque otro tuviera la personería gremial, abrió expectativas de mayor libertad sindical. Pero la cosa sigue verde.

En los numerosos actos de ayer una de las satisfacciones de los dirigentes fue anunciar que en Tierra del Fuego se les había reconocido tal personería. Fabiana Ríos, la gobernadora, se diferenció positivamente de Cristina Fernández.

In crescendo

Las medidas de la CTA fueron in crescendo: en octubre de 2008 realizó la Constituyente Social en Jujuy, con unas 15.000 personas; el 12 de diciembre marchó a Plaza de Mayo con la consigna de que “El Hambre es un crimen” y en defensa del movimiento “Chicos del Pueblo”, el 22 de abril de este año hizo una movilización a nivel nacional por el “Blindaje social”, para culminar el 27 de mayo con el primer paro nacional por las reinvindicaciones enumeradas.

Ayer las principales protestas fueron en Capital Federal y el gran Buenos Aires, con concentraciones de trabajadores en los puentes Pueyrredón y La Noria, en autopista Ricchieri, en General Paz y avenida Constituyentes, así como en Avenida Belgrano y Paseo Colón, para marchar a la jefatura de gobierno porteño y a la Casa de la Pcia de Buenos Aires.

En Córdoba los gremios confluyeron a un acto público frente a los Tribunales, con participación de ATE, Judiciales, Cispren, Adiuc y movimientos sociales.

Como la central tiene sus mayores bases de sustentación en el ámbito público, en el país hubo abandonos de tareas de docentes, en hospitales, tribunales, PAMI, Anses, Senasa, Energía Atómica y otras dependencias nacionales.

Una novedad positiva que Hugo Yasky y Micheli deben haber festejado en común fue que la sumatoria del nuevo sindicato de Subtes, que rompió con la cúpula de UTA. Los delegados de Metrovías dispusieron un corte de servicios de dos horas, de 12 a 14 horas, en adhesión a la jornada. Ellos también están bregando por el reconocimiento a su flamante gremio, demorado por Carlos Tomada por los mismos motivos que está frenada “la chapa” de CTA.

Seguramente la conducción analizará de aquí en más las maneras prácticas de perforar su “techo”: tiene representación en gremios estatales pero es escasa en fábricas y servicios. Hasta ahora contaba con el Sutna de neumáticos y la UOM de Villa Constitución, a los que se suma el Subte. Pero tendrá que fichar nuevos afiliados de mameluco y fratacho si quiere ir a más.

En política

La central tiene como secretario general a Yasky, quien durante muchos años fue el titular de la confederación de los trabajadores de la educación, Ctera. No es un enemigo acérrimo del gobierno K, al que defendió en la recordada puja con la Mesa de Enlace. Pero evidentemente tiene un pliego de reivindicaciones gremiales que no está dispuesto a resignar, sobre todo luego de haberlas planteado una y otra vez con suerte esquiva al gobierno nacional.

También lo hizo ante la presidenta, en la única oportunidad en que se abrió el despacho de la Casa Rosada para esta dirigencia no complaciente. Al núcleo de Yasky se lo identifica con el color Celeste, en Suteba y otros gremios afiliados a la CTA.

Al interior de la central conviven otras corrientes ubicadas en una posición más crítica del kirchnerismo, como la tradicional “lista Verde” de ATE dirigida por Micheli y orientada estratégicamente por Víctor De Gennaro. De la misma participa el economista Claudio Lozano, que tuvo a cargo el Instituto de Formación de ATE. Desde hace varios años es diputado nacional por “Buenos Aires para Todos”, al principio dentro de Fuerza Porteña, con Aníbal Ibarra y Elisa Carrió, y posteriomente como socio de Proyecto Sur, la coalición del cineasta Pino Solanas. Lozano no tuvo empacho en votar en contra de la resolución 125 relativa a las retenciones a la soja, en una coalición de hecho con los legisladores del PRO, duhaldistas, la Coalición Cívica y la UCR. La Sociedad Rural festejó esa gauchada.

En una posición que podría denominarse como “tercerista” están los dirigentes de la Federación Judicial Argentina como Jorge Izquierdo y Víctor Mendivil, José Rigane, de Luz y Fuerza de Mar del Plata; Carlos Chile del MTL, etc. Este segmento está promoviendo una corriente clasista al interior de la central y en general tenían mejor diálogo con el grupo de De Gennaro.

En política hubo novedades en los últimos meses, acicateadas por los comicios legislativos. Yasky y Pedro Wasiejko, del sindicato del neumático (Sutna) y secretario adjunto de la CTA, se afiliaron al partido bonaerense de Martín Sabbatella, Encuentro por la Democracia y la Equidad (EDE).

Por su parte De Gennaro presentó las adhesiones ante la justicia de la provincia de Buenos Aires para la personería de su partido “Instrumento Electoral para la Unidad Popular”. Pero, desairando a parte de sus compañeros que querían verlo encabezar la lista de diputados nacionales, “el Tano” dispuso que una dirigente de esa agrupación, Graciela Iturraspe, ocupara el segundo lugar de la lista del EDE.

En territorio bonaerense los dos sectores más representativos de la CTA confluyen en la misma boleta de centroizquierda liderada por el intendente de Morón. En cambio en Capital van a poner en dos canastas distintas: los de Yasky están incluidos en la alianza de Carlos Heller, mediante el docente Tito Nenna; los de Lozano van del brazo de Solanas, por medio de Fabio Basteiro.

Esas combinaciones y desencuentros han provocado tiranteces, sobre todo al interior de la corriente de De Gennaro. De todos modos, la intensa pelea gremial en una coyuntura social dramática, donde los datos del Indec reflejaron que desde 2008 a la fecha perdieron sus empleos o fueron reducidos a la subocupación unos 126.000 argentinos, les demanda a todos los sectores internos una mayor disposición a la unidad en la CTA. Esto, al margen del proyecto político y las internas de sus dirigentes, que debutarán en lo electoral nutriendo diferentes listas.


Aún sin ser candidatos, los ruralistas muestran que son antidemocráticos

Los popes ruralistas no son candidatos de la oposición, pero fogonean la misma campaña destituyente que animaron con sus diez lock out por la soja. La campaña electoral, recalentada.

Por Emilio Marín

En política cuentan las palabras, los silencios y las caras de los personajes. La denostada TV, con sus imágenes, es un medio insuperable para tener una apreciación global sobre un fenómeno político. El diálogo entre dos amigos, Mariano Grondona, y el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, el 19 de abril último en el canal 26 de Alberto Pierri, entra dentro de esos hechos que necesitan la cámara.

Es que el diálogo a secas entre esos dos personajes, si bien sustancioso, debe completarse con los gestos. "No sé qué va a pasar después del 28 de junio" dijo Grondona, que tiene estancias en Buenos Aires. Aludía a que Cristina Fernández no iba a poder completar su mandato ante una derrota que el redactor del comunicado 150 de los azules daba por sentado. "Eso es lo que yo te quería escuchar", le dice gozoso Biolcati; debía estar imaginando ese escenario de fin de mandato.

Reportajes radiales posteriores no dejaron lugar a dudas sobre la nula veta democrática del ruralista. Preguntado sobre cuál había sido su reacción el 24 de marzo de 1976 al saber del golpe de Estado, si de miedo o de alegría, contestó que no podía dar un sí o un no. En esto se reveló como un perfecto falsificador porque como directivo de la SRA saludó el 24 de marzo como un gran acontecimiento para salvar la república. El dueño de grandes tambos, socio de Milkaut y propietario de varios miles de hectáreas bonaerenses, no se atrevió a decirlo con franqueza.

Grondona también hizo el saludo al debut del terrorismo de Estado y lo siguió apoyando hasta el final como asesor político del jefe de la Fuerza Aérea, brigadier Basilio Lami Dozo.

Hipócritas, los popes de la Mesa de Enlace no aceptaron ser candidatos por la oposición. Sí autorizaron a que lo fueran sus segundas líneas, como Jorge Srodek, vice 2º de Carbap, que irá con Francisco De Narváez; Ulises Forte de FAA, con los radicales pampeanos; Ricardo Buryaile, vicepresidente de CRA, en Formosa; Estela Garnero, de FAA, segunda en la lista del antikirchnerista cordobés Juan Schiaretti; Pablo Orsolini, también de FAA, con la UCR de Chaco, etcétera.

Habiéndose quejado tanto contra las "candidaturas testimoniales" de Néstor Kirchner, algunos productores cárnicos y sojeros hacen algo mucho peor. Luciano Miguens, ex titular de la Sociedad Rural, no pondrá la cara como candidato pero sí hará campaña desde la recién creada "Secretaría de Agricultura y Ganadería" del PRO. El macrismo lo enviará a buscar votos al interior bonaerense y otros distritos, los mismos que azotó como uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis y la soja. Al oportunista Eduardo Buzzi no le gusta un partido sino varios y coquetea con Eduardo Duhalde y sus operadores del peronismo residual bonaerense, Hermes Binner en Santa Fe, Luis Juez en Córdoba y Pino Solanas en Capital.

No se aceptan controles.

La posición antidemocrática de los ruralistas ya se sabía desde antes de 1976. Pero quedó patentizado cuando el 19 de junio del año pasado, en pleno conflicto por la soja, el mencionado vice de CRA, Buryaile, manifestó: "si los legisladores ratifican las retenciones hay que disolver el Congreso". El émulo de Jorge R. Videla y de Alberto Fujimori hoy está peleando por una banca pero eso no es fruto de una reconsideración ni autocrítica sino de un cambio de táctica.

Los embates de la derecha no se agotaron en el diálogo progolpista de Grondona y Biolcati. Los medios afines, especialmente "La Nación", imprimieron una nota tras otra cuestionando la supuesta "voracidad K" y la intromisión estatal en las empresas privadas.

La verdad es otra. El traspaso de fondos previsionales a la Anses, que antes succionaban las AFJP (empresas privadas ligadas a bancos ídem), dejó en manos del Estado una suma de acciones de firmas industriales, de servicios, bancos, etc. Si estos privados deciden operaciones erróneas terminarán perjudicando a los jubilados, pues aquellos fondos fueron invertidos por las AFJP en papeles de esas compañías. El Estado hace bien en designar directores que controlen desde adentro, eviten esos malos negocios y la fuga de capitales.

Paolo Rocca, dueño de Techint, a pesar que la Anses tiene acciones equivalentes al 26 por ciento del capital de Siderar, permitió la designación de un solo director, Aldo Ferrer, con derecho a voto por hasta el 5 por ciento de las acciones. El mismo techo puso el banquero Jorge Brito, del Macro, que hasta ahora la iba de kirchnerista. En el país han sido designados ocho directores, una cantidad bien módica y con ese techo tan bajo a la hora del voto.

Están claros los límites que el capitalismo monopolista le puso al fisgoneo del Estado sobre sus números. Pero los ejecutivos salieron a quejarse como si sus empresas estuvieran a punto de ser expropiadas sin pagarles indemnización. Agitaron el espectro de Hugo Chávez como si Cristina Fernández fuera a seguir sus pasos nacionalizadores.

Al calor de esa propaganda anti estatista, reapareció el "Grupo de los 7" que durante el menemismo fomentó el programa privatizador recetado por el Consenso de Washington y la flexibilización laboral. La reactivación fue fruto de la sumatoria de la Unión Industrial, con nueva dirección (Héctor Méndez), a sus socios de Sociedad Rural, Adeba, Bolsa de Comercio, Cámara de la Construcción, CRA y Cámara Argentina de Comercio.

El sentido poco patriótico de esta liga patronal la dio el vicepresidente de UIA y titular de Fiat, Cristiano Rattazzi: "vivir con lo nuestro siempre trae pobreza". Fue un palo para Ferrer, director incrustado en Siderar-Techint, autor del libro aludido en esa frase.

Espadas de cartón.

La pregunta es si el gobierno nacional está actuando bien o mal frente a esa campaña de la derecha.

Si se analizan los discursos de Kirchner en dos actos (Malvinas Argentinas y el Luna Park) y de la presidenta en una reunión con intendentes, se podría concluir en que la campaña destituyente tuvo una digna contestación.

La jefa de Estado hizo la denuncia del reportaje de canal 26 y completó su alerta diciendo que Grondona y Biolcati manifestaron interés en que el 29 de junio, si el gobierno está en fuga, pueda asumir como presidente Julio Cobos.

El cuyano no es inocente. Quizás una de las razones que lo mantienen en el cargo sea precisamente la posibilidad de actuar como una figura de recambio antes de 2011. De lo contrario ya tendría que haber renunciado, como se lo piden no tanto los kirchneristas sino los cobistas y dirigentes de la UCR en la Coalición Cívica.
Siguiendo con las réplicas de Kirchner y la presidenta, aquél hizo más hincapié en un futuro negro para el país si el 28 de junio pierde el oficialismo. "Si Cristina no tiene mayoría parlamentaria, volvemos a la Argentina que explota", graficó.

Lo de Cristina fue más acertado. Se preguntó para qué quiere la oposición ganar una mayoría parlamentaria y se contestó: para hacer lo que ya hicieron antes. En esa enumeración no se privó de recordar que la Alianza recortó 13 por ciento el salario de los jubilados y estatales y el hacha privatizadora cortó cabezas entre empresas estatales.

El problema está cuando se ponen sobre la mesa las medidas concretas del gobierno. No es que no las haya positivas, como la citada designación de directores que fiscalicen empresas donde hay inversión de la Anses. O el reclamo, por ahora infructuoso, para que los bancos presten a tasas más accesibles. O las audiencias públicas para analizar el proyecto de nueva ley de comunicación audiovisual. O en el fomento a los acuerdos de límites que firmaron en Buenos Aires los mandatarios de Bolivia y Paraguay

Todos esos elementos son positivos, pero lamentablemente no alcanzan. Uno de los límites insuperables es que el gobierno nacional no ha accedido al pedido de Hugo Moyano de un aumento en las asignaciones familiares. Y eso que el camionero respaldó el 30 de abril esa solicitud con un numerosísimo acto público donde pidió el voto para los candidatos kirchneristas.

Si el PEN no accede a ese pedido cegetista, es obvio que menos atenderá el de la CTA para que la asignación por hijo fuera abonada a desocupados y asalariados en negro. Una ley prohibiendo los despidos por 180 días, otro pedido de la Central de Hugo Yasky, no dispone hoy de una mínima chance en Balcarce 50.

No atender a las demandas de los trabajadores, ni siquiera en la fecha histórica del 1 de mayo, supone elegir una espada de cartón para pelear contra los ruralistas, la derecha y el enjambre mediático que los sigue.

Otra espada de corrugado es la ubicación de Nacha Guevara en uno de los primeros lugares del Frente para la Victoria. ¿Qué aporte hizo la actriz y cantante a la lucha popular en los últimos diez años? Que se conozcan, muy pocos. La presidenta la recibió en la Rosada y le dijo "quiero que seas como sos". Y Nacha, apenas candidateada, se tomó un avión de vacaciones a Tahití, donde actualmente no hay riesgos de dengue ni de fiebre porcina ni de indigentes a la vista del turista.
Con esos espadachines, la suerte de la pelea K contra el poderoso ejército destituyente, es muy dudosa.

Fuente: www.laarena.com.ar


La crisis actual es política y va a provocar revueltas populares y aún revoluciones sociales

Una opinión sobre la crisis distinta a la de Atilio Borón

El 10 de marzo pasado el politólogo, doctor en Ciencias Políticas y profesor universitario Atilio Borón publicó un trabajo sobre la crisis, sobre el que me gustaría puntualizar algunos acuerdos y otros tantos desacuerdos.

Emilio Marín

El artículo tuvo un presentador de lujo en “Granma” y Página/12: Fidel Castro. Este prologó el trabajo de Borón y lo tituló “La pequeña Biblia de la crisis”. También escribió a manera de epílogo: “si alguien toma esta síntesis y la lleva en el bolsillo o se la aprende de memoria como una pequeña Biblia, estará mejor informado de lo que ocurre en el mundo que el 99 por ciento de la población”.

Suena un poco extraño que el comandante en jefe, de reconocida autoridad pedagógica, recomiende aprender algo de memoria. Y más aún, que lo considere como una especie de Biblia, por cierto aspecto dogmático que se puede extrapolar. El marxismo, escribieron sus fundadores, no es un dogma sino una guía para la acción.

Hay muchos aspectos, muy importantes, planteados por el cientista argentino, con los que hay que acordar. En su caracterización de lo ocurrido en Wall Street a fines del año pasado, afirma: “nos hallamos ante una crisis general capitalista (…) que trasciende con creces lo financiero o bancario y afecta a la economía real (…) y va mucho más allá de las fronteras estadounidenses”.

Es una buena descripción del fenómeno. También parece válido su análisis de las causas estructurales: “una crisis de superproducción”. Esto con el añadido de la “acelerada financiarización de la economía” y “la incursión en operaciones especulativas cada vez más arriesgadas”.

Borón cuestiona “las políticas neoliberales de desregulación y liberalización que hicieron posible que los actores más poderosos que pululan en los mercados impusieran la ley de la selva”.

Posteriormente consigna la pérdida del capital de los bancos y empresas que cotizan en bolsa, reducido a la mitad, y llama la atención sobre los 51 millones de desocupados que habrá, según la OIT.

El autor tiene razón en desconfiar de los pronósticos de los economistas que sostienen una duración de un año para el cataclismo. Cita los 23 años que duró una crisis capitalista a fines del siglo XIX y se interroga: “¿y ahora por qué habría de ser más breve?”.

Otro aspecto positivo de su enfoque es la desconfianza respecto a que las reuniones del “Grupo de los 7” y del “Grupo de los 20” vayan a alumbrar soluciones. Como el 1 y 2 de abril el “G-20” se reúne en Londres y el gobierno argentino irá con una importante delegación, esa advertencia merece ser tenida muy en cuenta.

La crisis es política

La primera discrepancia con “La pequeña Biblia de la crisis” es que no puntualiza el rasgo esencial de la misma. Esta crisis comenzó como un crac bursátil y financiero, propagada luego al plano económico, pero ya ha entrado de lleno al plano político. Y esto es lo que no advierte ese artículo que por eso mismo no saca las debidas conclusiones políticas, valga la redundancia.

Más aún, si la administración Bush y buena parte de la jauría capitalista europea y japonesa fomentó la proliferación de los derivativos financieros, quiere decir que desde el vamos el “efecto Wall Street” tuvo un alto componente gubernamental.

George Bush ya había cumplido sus dos mandatos cuando se votó en EE UU el 4 de noviembre último. Pero se puede especular que, si hubiera ido recién por su primer gobierno, habría perdido la reelección. La derrota del republicano John McCain, pese a que trató de desmarcarse tanto como pudo del texano, fue porque el gobierno de ocho años había colapsado.

Por estos ventarrones cayeron los gobiernos de Islandia, Letonia, Bélgica y varios ministros japoneses. En Washington hubo un cese abrupto del gobierno republicano, que ha dado lugar a una dura pelea bipartidista. Es la crisis más brutal en décadas, pero demócratas y republicanos no logran ponerse de acuerdo. Sólo 3 senadores de esa última agrupación votaron el salvataje de Barack Obama; todos los representantes de ese partido sufragaron en contra.

No hay que tener un posgrado en Sociología para pronosticar que al calor de esta recesión numerosos gobiernos van a caer antes de culminar sus mandatos. Y los que continúen se verán obligados a adoptar medidas que contradecirán su historia, con lo que se producirán cortes verticales y transversales en esas organizaciones políticas y en otras que actúan social, gremial y culturalmente.

Borón puede contestar que él utiliza la categoría de “crisis civilizacional”. Pero esta denominación, lo mismo que la de “crisis cultural”, no tiene precisión. Y además posee un serio inconveniente, pues con la referencia a la “civilización” nos englobaría a todos como responsables: a los banqueros y los 500.000 despedidos estadounidenses por mes, a los organismos de crédito internacional y a los países víctimas de sus recetas, etc.

Hablando de los “organismos internacionales de crédito” aparece otra limitación de la “Pequeña Biblia”. No los menciona. Puede ser un lamentable olvido o fruto de la opción de no criticar a entidades ya harto denostadas. Pero es un error pues estos organismos están pugnando por volver a dictar cátedra. El FMI está haciendo un seminario en Tanzania y junto con el Banco Mundial están pidiendo a los países socios una duplicación de los aportes. De ese modo, dicen, podrían volver a prestar, aunque con las condicionalidades de siempre (subir tarifas, bajar salarios y gasto público, privatizar, etc). Dos columnistas de Clarín, Daniel Muchnick y Marcelo Bonelli, ya hacen propaganda del FMI “renovado”, diciendo que prestaría 3.000 millones de dólares a Argentina. Por eso hubiera sido importante que el cientista argentino los cuestionase. ¿O no lo hizo porque funcionarios de esas dos entidades estuvieron en La Habana en el XI Encuentro Internacional sobre Globalización y Problemas del Desarrollo?

Cierto derrotismo

Finalmente hay dos aspectos equivocados en el planteo de Borón.

Uno es que destila cierto derrotismo sobre la perspectiva de lucha de los trabajadores y sectores populares. “Esa fuerza social (de lucha) no está presente en las sociedades del capitalismo metropolitano, incluido EE UU”, escribió.

Hay que tener confianza en la capacidad de resistencia, lucha y organización de los afectados por la crisis capitalista e imperialista. Si puede haber 51 millones de desocupados más, hay que abrir la mente a considerar la hipótesis de que en rutas o calles de California o París o Turín surjan movimientos de desocupados como hubo en General Mosconi o Cutral Co en Argentina, o adoptando formas nuevas.

No se debería cerrar las puertas a esas posibilidades cuando hay multitudes afectadas por el drama de perder el empleo, la casa, la familia, la escuela, la obra social, etc. Y no es una hipótesis liviana: ha habido paros de trabajadores franceses, alemanes e italianos, han aparecido las primeras tomas de fábricas en EE UU, etc. Por otro lado hay que recordar que desde 2003 a la fecha en EE UU y Europa se hicieron las mayores demostraciones callejeras contra la guerra en Irak.

El otro enfoque equivocado del autor es su visión de que no habrá guerras entre las potencias imperialistas debido a la fortaleza de EE UU y porque si esta superpotencia se ve amenazada, “todos acudirán a socorrerlo porque es el sostén último del sistema”.

Esa presunción de no guerras puede sonar lógica hoy pero no hay que pensar que siempre será así. Las contradicciones interimperialistas no han desaparecido “por el ascenso y consolidación de una burguesía imperial que periódicamente se reúne en Davos”. Esta lectura de Borón tiene puntos de contactos con la teoría del “ultraimperialismo” de Carlos Kautsky, criticada por Lenin en “El imperialismo etapa superior del capitalismo”.

En la “Pequeña Biblia” no sólo se asegura que no habrá guerras interimperialistas sino que no se analizan los conflictos actuales que desgarran a EE UU, Europa y Japón. Un solo ejemplo: “el compre americano” en el paquete de Obama generó una oposición cerrada de sus rivales. ¿Por qué dar por hecho que siempre las potencias estarán unidas? Si Borón afirma bien que la crisis actual es la más grave en 80 años, ¿por qué cierra toda hipótesis de que los imperios pueden desatar guerras entre ellos? ¿Acaso en estas ocho décadas no hubo conflictos de todo tipo, incluyendo la Segunda Guerra Mundial?

www.elortiba.org


La mega muestra de Clarín y La Nación ofrece insumos pero sobre todo tribuna a opositores

Por tercer año consecutivo se puso en marcha la mayor exposición de máquinas, insumos y tecnologías para los productores pudientes de Argentina. También fue la cita obligada de los políticos de la contra.

Por Emilio Marín

Durante años cada uno de los grandes diarios del establishment tenía su propia exposición agrícola-ganadera. Un toque de clarín desarrollista se oía en Feriagro y el director del suplemento rural, Héctor Huergo, titulaba sus artículos sobre la edición 2005 como “Revolución”. Sus colegas de la “Gaceta Ganadera” no se quedaban atrás en autoelogiar la exposición de su empresa, llamada Expo-Chacra.

Desde 2007 ambos emprendimientos se unieron en una sola, Expoagro, realizada en establecimientos de la provincia de Santa Fe. La inaugurada ayer con presencia del vicepresidente Julio Cobos y los gobernadores de Santa Fe, Hermes Binner, y el de Buenos Aires, Daniel Scioli, abrió sus puertas en “El Asombro”, Theobald, a la altura del kilómetro 238 de la ruta 9.

Scioli había cortado las cintas el año anterior, junto con directivos de Clarín y Nación, apenas unos días antes que estallara la furia sojera. Con su habitual filosofía barata de que “tenemos que estar unidos, dialogar gobierno y campo, y trabajar para el progreso de los argentinos”, más otros lugares comunes, el mandatario bonaerense quiso preservarse como “puente” entre los grandes productores agropecuarios y el gobierno nacional. Es la mayor esperanza de la Mesa de Enlace Rural al interior del kirchnerismo, donde se aguarda que llegado el caso se termine alineando como Cobos en la madrugada del 17 de julio pasado.

Por su parte el mendocino rebautizado “Judas” aquel día, estuvo en “El Asombro” y repitió su discurso favorable a bajar las retenciones a la soja, que es el leit motiv de los empresarios que montan la muestra. “Puede ser una solución para el Gobierno porque las exportaciones, las importaciones y los precios internacionales han caído mucho. En este contexto hay que ver si no resulta conveniente una reducción gradual”, declaró el vicepresidente. Sabe que su eventual candidatura para 2011 depende del apoyo que concite en este lugar, luego de los aplausos y hasta ovaciones que logró en la última muestra de la Sociedad Rural en Palermo.

La oposición no puede quejarse de los dardos de la presidenta y el ministro del Interior, sobre sus vínculos con los ruralistas. Este es el verdadero “doble comando”: de un lado la Mesa de Enlace Rural y del otro Mauricio Macri, Felipe Solá y Francisco de Narváez, más Elisa Carrió y Margarita Stolbizer, voluminoso dúo cuyo arribo a Expoagro estaba previsto para hoy. Las damas de la Coalición buscan unificar personería con el energúmeno de Gualeguaychú y los garcas de Carbap, conducidos por Pedro Apaolaza, opuestos a los acuerdos del martes pasado entre los cuatro dirigentes patronales y los ministros Florencio Randazzo y Débora Giorgi.

“Si yo hubiera estado allí no habría firmado”, manifestó Alfredo de Angelis, provocando que a Eduardo Buzzi se le hincharan las gónadas y a Carrió su superego.

Más políticos que tractores

Macri no puede andar mucho por la Capital Federal porque ya no enamora a los porteños como en junio de 2007. Parece estar más alta su imagen entre los productores sojeros, luego que el PRO y su diputado Federico Pinedo fuera parte de todas las movidas parlamentarias contra la resolución 125. Por eso el jefe de gobierno neoliberal estuvo en Theobald y dijo que "no es sacándole a unos para darle a otros que se redistribuye la riqueza, sino fomentando el crecimiento". Se entiende su defensa del 10 por ciento más rico que en este país percibe treinta veces más que el 10 por ciento más pobre.

Hace unos días el macrismo, junto al resto de la oposición de derecha, montó un acto en el Congreso para que los ruralistas se despacharan a gusto. “Nos están torturando con los mismos instrumentos” dijo Hugo Biolcati, titular de la Rural, una entidad que bien sabía de las reales torturas y crímenes durante la dictadura y que en cambio las saludó en 1976 durante la presidencia de Celedonio Pereda.

Los miembros de la Mesa de Enlace tuvieron luego otra reunión con los macristas y peronistas derechosos, preparando su estrategia parlamentaria. Quieren que la semana entrante se pueda discutir su proyecto de rebajar o directamente eliminar las retenciones a la soja, tal su núcleo programático.

Por eso no extrañó la presencia de Cobos, Macri, Solá, De Narváez, etc, y el anuncio del arribo de Carrió y su candidata bonaerense. Estos opositores se han ido a Expoagro “como chancho a las papas”.

Y no fueron los únicos. Antenoche, el evento se inauguró con una cena en la Sociedad Rural de Rosario, con presencia de Binner, Rubén Giustiniani, el defensor del pueblo Eduardo Mondino y los caballeros de la Mesa de Enlace.

La cena sirvió para hacer política y sociales. Se sacaron una foto Buzzi y De Angelis, muy sonrientes y se supone con las pelotas desinchadas. No estuvo Mario Llambías, el líder de CRA al que los dirigentes de Carbap querían comerle el hígado por la firma de compromisos con el gobierno que consideran entre insignificantes y traicioneros.

Máquinas también

Con tanta concentración de políticos de derecha y centro derecha (a los “socialistas estancieros” habría que ubicarlos en este rango), casi pasó a segundo plano lo comercial de la muestra. “Hay que vender”, habrán dicho a sus empleados en los 500 stands los jefes de Nidera, Monsanto, Galicia, Pionner, Cargill, Du Pont, Claas, Metalfor, Ford, Siderar, Quickfood, Telecom, Singenta, Continental, John Deere, Don Mario, Ipesa y tantas otras firmas extranjeras y nacionales.

Los responsables técnicos de la muestra admiten que en esta edición de Expoagro disminuyó un 25 por ciento el número de expositores y la superficie del predio, respecto al año anterior. De todos modos, además de los nombrados y muchos más, están los de “fierro” que no faltan nunca. Por ejemplo, se abrió la matera de UATRE (peones rurales) dirigidos por Gerónimo Venegas, un justicialista y sólido aliado de las patronales rurales durante los nueve lock outs que llevan realizados desde 2003 a la fecha. Para que no se diga que no hay movilidad social, Venegas tomaba mate con Biolcati, el titular de la SRA y dueño de 160.000 hectáreas y socio tambero de Milkaut. ¿Quién dijo que la vieja oligarquía no se democratizó?

Los fabricantes de maquinaria agrícola están a sus anchas en Theobald pues además de tentar a los productores locales tienen a representantes de 36 países venidos a comprar tecnología de estas pampas. Se la cree responsable de cosechas que bordearon los 100 millones de toneladas de granos. Una parte de la misma, estimada por el gobierno en 9 millones, aún está en silos aguardando una rebaja de retenciones para tomar toda la ganancia. Los estadounidenses de Du Pont, la controlante de Ipesa-Silo, dicen que las bolsas suyas son las de mayor aguante…

En datos de producción y venta de maquinaria, no hay concordancia. El Indec aseguró que en 2008 había habido una caída del 4,9 por ciento, pero el titular de la cámara Afamac, Ramón Lambertini (Mainero), sostuvo que en Córdoba el descenso fue del 40 por ciento respecto a 2007.

En pronósticos catastrofistas, se destacó una nota previa de “La Nación” (21/2), titulada “Aumenta la iliquidez en la totalidad del sector agropecuario”. ¿Tan mal están los productores? Sería entonces un contrasentido la expectativa de Expoagro de concretar buenas ventas hasta el domingo.

Otro contrasentido es que el vilipendiado Estado colabore con los privados a realizar esos negocios. La Fundación ExportAr, que expresa esos intereses, tiene financiamiento del Estado. Y el Banco Provincia ofreció créditos a los productores a una tasa fija del 8% anual, para la siembra de trigo, la cría de ganado y la producción lechera. ¿Qué banco privado les ofrece eso? ¿Por qué el Bapro no financia así a Pymes, cooperativas y fábricas recuperadas? Lo peor es que van a darle esos créditos a la gauchocracia y después ésta dirá que “son insignificantes”.

Entre las notas de color sobresale la oferta de “Agro ecológico” de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid). La entidad fue fomentada por Monsanto, una multi que no es precisamente ecológica sino contaminante según denuncias de todo el mundo.


Clara victoria bolivariana en el referendo de Venezuela

Chávez no lo dice por prudente pero debe pensar: “es para Obama que lo mira por TV”

El domingo deparó una gran victoria política del presidente de Venezuela, pues la mayoría del electorado respaldó su enmienda constitucional. Habrá Hugo Chávez para rato, si es que lo votan en 2012. Y eso es democracia.

Por Emilio Marín

En términos redondos, la propuesta chavista del SÍ tuvo 6 millones de votos, y la opositora del NO 5 millones. El 55 por ciento fue para la opción presidencial y el 45 por ciento para sus detractores.

A simple vista esos números dicen claramente quién ganó y quién perdió este 15 de febrero en una pulseada que se vino preparando democráticamente. En diciembre y enero la enmienda fue discutida y votada en la Asamblea Nacional (Parlamento), por una abrumadora mayoría de legisladores. Y fue respaldada desde la calle por 6 millones de firmas.

La consulta popular fue convocada legalmente por el Consejo Nacional Electoral, a cargo de Tibisay Lucena, y controlada por mil observadores nacionales e internacionales. En rigor, mil menos uno, porque el eurodiputado español del derechista Partido Popular, Luis Herrero, fue expulsado en la antevíspera de la votación luego de llamar “dictador” al presidente. Lo pusieron de patitas en el primer avión que salía rumbo a Brasil para que después fuera a contarle sus penas a su jefe político José María Aznar, que alentó junto a Estados Unidos el golpe de Estado en Caracas en abril de 2002. Ese acto de violencia depuso a Chávez por 48 horas pero no pudo impedir su reposición en el presidencial Palacio de Miraflores.

El jefe de Estado había proclamado en la semana previa al comicio que respetaría el resultado, cualquiera fuera, y pidió que la oposición tomara ese compromiso democrático. En diciembre de 2007, cuando Chávez perdió por apenas 1,4 puntos un referendo para un cambio de la Constitución, tardó menos de ocho horas en reconocer la victoria opositora.

Al momento de escribir esta nota brilla por su ausencia la admisión de la derrota por la mal perdedora oposición, representada por el partido socialdemócrata AD, el socialcristiano Copei y el también derechista Primero Justicia, más un variado arco social de los empresarios de Fedecámaras, los líderes estudiantiles y la cúpula eclesiástica del cardenal Jorge Urosa.

Detrás de ese conglomerado está en el comando una lista de dueños de medios de comunicación, especialmente Globovisión, y en última instancia la embajada norteamericana, aunque decapitada por la expulsión del embajador Patrick Duddy.

De ese conjunto de opositores no surgió hasta ahora una sola voz que dijera que habían perdido y que felicitaba al presidente por su inobjetable victoria. Podrían haber procedido lealmente, teniendo en cuenta que no hubo ninguna denuncia sobre algún incidente grave en los 11.000 centros de votación. Pero no hay caso. Los supuestos democráticos, que acusan a Chávez de totalitario, son tan energúmenos como en abril de 2002, cuando dieron el golpe de Estado.

Matemáticas extrañas

Cualquier escolar primario dirá que 6 millones son más que 5 millones, y que el 55 por ciento es más que 45 por ciento. Sin embargo, en la mañana de ayer, el conductor de un programa de Radio Belgrano, “Cholo” Gómez Castañón y varias de sus panelistas, aseguraron que el resultado venezolano era “un empate”. Que la diferencia “era de sólo 5 por ciento”, que si ese 5 por ciento hubiera votado en contra de Chávez habría sido un empate.

Es notable cómo gente culta, pero desviada ideológicamente, no supera una prueba de aritmética de primer grado. No fueron 5 sino 10 puntos los que sacó el chavismo a sus opositores y esa ventaja amplia no se achicará porque desde el micrófono de radio Belgrano se diga lo contrario.

Las consultoras más conocidas de Venezuela, como Datanálisis, de Luis Vicente León, habían previsto un resultado más parejo, con una diferencia de 3 puntos a favor del gobierno. Y se quedó bastante corto.

Se puede decir que la población venezolana está “polarizada”. Esto sí es verdad, pero no es cierto que se trate de dos mitades iguales. El segmento que acompaña la política bolivariana del presidente es mayoritario, por sobre la que expresa a la oposición.

Y esa correlación de fuerzas, que se nota en la calle, en lo que pueden movilizar uno y otro, también se verifica a nivel electoral. Desde la elección de diciembre de 1998, cuando el actual presidente ganó por primera vez, hasta la consulta popular de este domingo, transcurrieron algo más de diez años y hubo 15 comicios: presidenciales, regionales, referendos, etc.

De esas 15 compulsas, el chavismo ganó 14, con buen margen, y solamente resultó perdidoso en la reforma constitucional de diciembre de 2007.

Hay que ser justos, entonces, y decir que Chávez tiene la mayoría de la población del lado suyo. Una cosa tan simple no es entendida por la oposición, que acusa a aquél de “mono” y “dictador”, pasando por todos los descalificativos.

Y cuando no tienen elementos para esas acusaciones, las inventan. El 31 de enero hubo un robo y actos de vandalismo en la principal sinagoga de Caracas. La dirigencia de la Asociación Israelita de Venezuela (AIV) declaró que eso era parte de una tendencia “antisemita” del gobierno y que “Venezuela no era un lugar seguro para los judíos”. Los medios privados de comunicación sirvieron para montar esa provocación. Luego el gobierno detuvo a 11 personas, entre ellas varios policías, acusados de ser parte del grupo de delincuentes que perpetró el robo en la caja fuerte de la sinagoga. Resultó que el cabecilla había sido hasta hace poco jefe de la custodia del rabino de ese templo. Pero para la región y el mundo quedó Chávez como “antisemita”.

Político inteligente

Del triunfador del domingo se pueden decir muchas cosas en contra, menos que no sea democrático, sobre todo a partir de su salida de prisión en 1994, cuando empezó a organizar su Movimiento V República, antecedente del actual Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV). Las catorce victorias y una derrota admitida en esta década certifican que es un hombre que está donde está por el voto popular.

El Departamento de Estado norteamericano y Mariano Grondona sólo pudieron convencer en Argentina a Elisa Carrió y Mauricio Macri de la tesis de que Chávez tiene legitimidad de origen pero la fue perdiendo en el desarrollo de su gestión. La mayoría de los venezolanos no piensa de ese modo.

Tampoco se podrá acusar al mandatario de ser un político tonto. ¿Por qué precipitó la elección por esta enmienda de la Constitución, si venía de un traspié en la reforma de diciembre de 2007? No es que haya una sola respuesta, pero seguramente debe haber influido la lectura que el jefe de Estado hizo de la crisis económica internacional y sus probables consecuencias en lo doméstico. Si la mayor parte de 2008 el barril de petróleo cotizó a 97 dólares y en 2009 lo hacía a 37, era evidente que el Estado percibiría una cantidad de ingresos bastante menor al año pasado. Las dificultades económicas serían mayores y por más que el gobierno tenga políticas anticíclicas, sería difícil mostrar mejores resultados que en el ejercicio anterior a los ojos de la gente menos simpatizante con la revolución bolivariana. Mejor sería votar ahora, tal parece haber sido la conclusión del líder del PSUV.

Y estuvo bien que procediera de ese modo, luego de ganar en noviembre pasado en 17 de las 22 gobernaciones.

Votar en una coyuntura más favorable al oficialismo, no significará un acto de oportunismo pues en lo que resta de mandato el presidente debe cumplir con su gente, de toda Venezuela. Sabe que en ello le va la vida. Si defraudara, entonces que ni sueñe con ganar otro mandato en 2012. Y aún si lo lograra, puede perderlo a mitad del mismo porque la Carta Magna habilita los referendos revocatorios.

Que la derecha venezolana y la derecha argentina no le den más vueltas al asunto. Ese presidente ganó porque, aún con muchas asignaturas pendientes, dio voz a la gente humilde, invirtió la renta petrolera en programas sociales, sacó a dos millones de indigentes de ese abismo, erradicó el analfabetismo en 2005 y dio agua potable al 90 por ciento de la población, entre otros tantos logros. Si sigue haciendo cosas como esas, la gente lo va a votar y si no lo hace habrá sellado su suerte para la siguiente elección.

Barack Obama tiene que tomar nota del comicio en Venezuela y saber que en sus cuatro años en la Casa Blanca, se las verá en Miraflores con un presidente al que no podrá llevar por delante. En la Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago, en abril, tendrá la oportunidad de retomar el diálogo con Venezuela o de persistir en las políticas de George Bush.


Alud de barro, agua y troncos en Tartagal

Desmonte, sojización e imprevisión, influyeron para un segundo alud

En menos de tres años, en Tartagal hubo un segundo alud con grandes daños materiales y pérdida de vidas. Ahora vendrá un debate sobre los responsables, que no son solamente políticos sino también empresarios.

Por Emilio Marin

En medio de la desgracia que supuso el segundo aluvión de barro y agua arrastrando troncos y basura, etc, los salteños tuvieron un poquito de “suerte”. El fenómeno ocurrió a las 9 y 30 horas del lunes, cuando había luz solar y la gente estaba despierta. Aterra pensar que esa pesadilla, que dejó al menos dos muertos y ocho desaparecidos según el subdirector de Defensa Civil de Salta, Gustavo Paul, pudiera haberse producido en horario nocturno.

El hecho objetivo es que la corriente, enloquecida, desbordó el cauce del río Tartagal que atraviesa esa ciudad del norte salteño, y arrastró parte de viviendas, autos y se llevó algunas personas. Dentro de lo terrible de la situación, fue bueno ver por TV vecinos que se ayudaban a salir de la correntada, aferrados a troncos, haciendo cadenas humanas para sacar criaturas del punto de mayor peligro. Cuando se desata la fuerza bruta de la naturaleza (claro que dañada por la mano del hombre, como cantan Los Piojos en “Civilización”), surgen sentimientos más humanos, si cabe la expresión. Otros no son nada buenos, como la tendencia al saqueo, aprovechando la desgracia ajena, aunque hasta ahora no se reportaron casos en la zona afectada.

Según las autoridades tartagalenses, el alud llenó de barro de hasta un metro de altura –en el momento crítico- a una franja de diez cuadras, cinco a cada lado del río. Unas mil viviendas están destruidas o semidestruidas, con 10.000 afectados. Las que están de pie pero tienen grandes daños no pueden ser habitadas por su inestabilidad (en particular las que están más cercanas a la barranca del río) o bien porque la municipalidad y empresas han cortado la luz y otros servicios para que no haya accidentes.

Como siempre que ocurren estas desgracias hay que enfatizar que lo más costoso son las vidas perdidas, las heridas y angustias de la población, antes que los bienes materiales. Dos mujeres mayores murieron, arrastradas por la corriente, y otras ocho personas han desaparecido. Tres que estaban en esa condición, hasta completar una lista de once, fueron ubicadas por las autoridades y/o sus propios familiares.

Parece una maldición del cielo pero tiene que ver con la justicia o falta de ésta en esta tierra que alguna vez vio florecer el petróleo y recientemente a la soja y la explotación maderera: los que pagan el pato son generalmente los pobres. Los ricos por regla común viven más cerca del Olimpo, en tierras más altas. El comandante Dardo Ibarra, del escuadrón 52 de Gendarmería, informó que las víctimas vivían en Santa María de Tartagal, uno de los barrios más golpeados por la catástrofe. Y uno de los más pobres, hay que acotar. Muchas personas se autoevacuaron pero otras 742 fueron alojadas en cuatro centros provistos por la intendencia. Esta gente no tiene adónde retornar una vez que pase la emergencia: sus casas ya no están o no sirven más. ¿El gobernador Juan M. Urtubey tendrá recursos propios y de la Nación para un inmediato plan de construcción de viviendas sociales? Es para dudar…

La “nueva” política

Las dudas sobre la gestión de Urtubey tienen que ver con su pasado y presente. Su pasado de diputado alineado con el gobernador Juan Carlos Romero y operador suyo en la Comisión de Asuntos Constitucionales, lo convierte en corresponsable de la política de monte arrasado aplicada en su provincia.

Es verdad que los principales culpables de esa gestión contra el medio ambiente, con durísimas consecuencias para la población, como se vio en abril de 2006 y en estos días, son Romero y su vice Walter Wayar. Este par de gobernantes fueron instrumentos de los negocios sojeros y madereros, que desmontaron la provincia en una forma más brutal que en el resto del país. Lo hicieron por su compromiso con empresarios locales y del extranjero; en el caso de Romero porque él mismo es un hombre de inversión agropecuaria, en hotelería y servicios, construcción y transporte. La gente que es mala y comenta dice que también tiene inversiones en otros rubros, aunque eso no se pudo demostrar. El actual senador nacional con mandato 2007-2013 es “vicepresidente del Honorable Senado”, fue gobernador entre 1995-2007 y había sido senador nacional entre 1986-1995. Obvio, estuvo en contra de cobrar mayores retenciones a la soja en julio de 2008, igual que Carlos Menem, de quien fue compañero de fórmula en 2003.

Según Greenpeace, entre 1998 y 2002 la escalada deforestó a 194.389 hectáreas, y en los cuatro años siguientes el número se duplicó hasta las 414.934 hectáreas. Todo eso debe imputarse a la gestión de Romero-Wayar, con un rol menor de Urtubey en la Cámara de Diputados. De ese tiempo data el primer alud en Tartagal.

En 2007, reciclado como kirchnerista, el joven legislador ganó la gobernación frente a Wayar. Esta semana, acosado por las críticas de que el desmonte continuó en su distrito, se defendió diciendo que en “catorce meses de gestión no autoricé ni un centímetro de desmonte”.

Sin embargo, da toda la impresión que continuó ese atentado al medio ambiente. Sobre todo atendiendo a la prueba de la práctica: el segundo alud. Se discutirá cuánto influye el desmonte en el fenómeno, si es la causa número 1 o la 2, pero nadie puede objetar que quitar los montes naturales y la vegetación tiene que ver con la tragedia de Tartagal, amén de otros daños al ambiente y la vida de las comunidades indígenas y campesinos minifundistas.

La “nueva” política salteña se parece demasiado a la vieja de Romero y otros gobernadores que encandilados por los negocios de la soja autorizaron las talas masivas.

Soja, negocios y política

El que no tiene dudas de que el actual gobernador salteño tiene que ver con lo ocurrido es Miguel Bonasso, autor de la ley de bosques que en noviembre de 2007 ordenó parar los desmontes hasta que cada provincia hiciera una clasificación de sus montes, ubicando las zonas a proteger. El diputado opinó que Urtubey “no ha cumplido con sus promesas de parar la deforestación iniciada por su antecesor, Romero, y está en mora en realizar el reordenamiento territorial".

Parece un buen gesto que la presidenta de la Nación, apenas llegada de España, haya embarcado rumbo a Salta para visitar la zona de desastre. Cristina Fernández ha mostrado en esto sensibilidad política, y quizás, personal. En los días previos habían llegado al lugar dos ministros, Florencio Randazzo y Alicia Kirchner, con otros funcionarios, utilizando el avión presidencial. Los medios de la derecha se quejaron porque esa máquina no fue puesta a disposición de Julio Cobos, quien aguardó en vano dos horas en Aeroparque. Le frustraron así al vice la exposición mediática que pensaba hacer, repitiendo su jugada demagógica en el Festival de Doma de Jesús María.

La ayuda que brinden Cristina y sus ministros, será bienvenida para mitigar algunos efectos, pero no deja de ser un paliativo. No borra la responsabilidad que tiene el gobierno nacional en que se haya producido el segundo alud en Salta. Es que hace catorce meses está sin reglamentar la mencionada ley de bosques, no se ha atendido a la propuesta de reglamentación hecha por medio centenar de entidades ecologistas y sociales, y no se dispuso de fondos en el presupuesto 2009 para la implementación de la ley Bonasso.

Eso no es pereza administrativa. Muy posiblemente los intereses empresarios presionan sobre el PEN y las administraciones provinciales para que no pongan en marcha una legislación proteccionista. Y a la luz de los resultados, de no reglamentación de la norma, se puede deducir que hasta ahora ganaron los intereses sojeros, madereros y ganaderos (estos últimos porque parte del desmonte apunta a criar ganado desplazado de regiones ganadas por la soja trasguéenla).

Así como hay que hablar claro de la responsabilidad que le cabe al gobierno, también hay que decir que la “patria sojera” es en última instancia el factor económico que tala los montes. En varias provincias, las entidades que conforman la Mesa de Enlace Rural se opusieron fuertemente a la ley de bosques y luego a su reglamentación. En el caso de Córdoba, las patronales agropecuarias llegaron a enviar notas a la secretaría de Ambiente provincial pidiendo que se disuelva la Comisión de Ordenamiento Territorial del Bosque Nativo. Los del lock out sojero dicen que ese organismo es muy conservacionista y plantean elevar su propio informe sobre cómo y donde talar. Ellos también tienen que dar la cara por el alud.


Pocos políticos resisten el archivo

Aunque la oposición a los K se vista de seda, mona queda

Si algún despistado no se había dado cuenta que el 2009 era un año electoral, se habrá dado cuenta con hojear los diarios del domingo. El gobierno está en campaña pero la oposición no le va en zaga.

Por Emilio Marín

El gobierno nacional tiene el ojo puesto en las elecciones de octubre. Sabe que las fuerzas opositores están juramentadas a imponerle una derrota, o en caso de no lograr ese objetivo de máxima, dejarlo malherido para rematarlo en 2011. El procesado por contrabando de autos, Mauricio Macri, blanqueó esta última creencia, declarando que el 70 por ciento del país está en contra de los Kirchner y en 2011 cualquier opositor los barrerá en segunda vuelta.

Para salir de esa encerrona, Cristina Fernández apura obras, en rigor el anuncio de éstas, para evitar que la actividad económica decaiga más. Y Néstor Kirchner, titular del PJ, busca amontonar a las más disímiles corrientes del Partido Justicialista, para que la suerte de las urnas no le sea esquiva.

Las críticas que llueven sobre el matrimonio presidencial son que “quieren sentarse sobre la caja” y manejan a los gobernadores con el presupuesto y los superpoderes. Que persiste en su supuesta soberbia para “humillar al campo” (léase a los grandes productores sojeros). Y que en política internacional está tan pegado a Hugo Chávez que se aisla del mundo. Un ideólogo de la oposición, Joaquín Morales Solá, lo expresó este domingo en “Gaceta Ganadera”: “EE UU sigue siendo la nación más relevante del mundo. España ha sido el país del Hemisferio Norte más cercano a la Argentina durante las últimas décadas. Las cosas están como están con ellos. Sólo con Chávez y con el ecuatoriano Rafael Correa parece haber corrientes cálidas desde la Argentina de los Kirchner. ¿Se puede estar más aislado en este mundo?”.

Esta munición contra la administración Kirchner, se comparta o no, tiene un contenido político. La elección legislativa servirá para despejar las incógnitas sobre cuál el grado de enraizamiento de esas críticas en la opinión pública. Puede que Macri confirme ese 70 por ciento del que habla o caiga en la cuenta de que era una foto del electorado porteño pero no del total nacional.

En cambio, hay cosas que van más allá de la política. A mediados de noviembre pasado, Elisa Carrió, que quiere subirse al podio de la oposición con denuncias que ninguno de sus competidores pueda igualar, hizo una contra Kirchner y varios de sus ministros, entre ellos Julio de Vido, de constituir una “asociación ilícita” para delinquir. No aportó pruebas. En estos días el juez Julián Ercolini, donde recayó la causa, tomará declaración al cordobés Luis Juez. La denunciadora compulsiva espera que el ex intendente ratifique que Carlos Zannini lo llevó ante el empresario del juego Cristóbal López y éste le ofreció dinero si permitía entrar a las tragamonedas.

Es bien conocido que los políticos de casi todos los colores han cultivado una estrecha relación con empresarios, quienes cotizan a las cajas partidarias y luego cobran con contratos y obras. Eso es muy cuestionable. Pero de allí a calificar a Kirchner (además sólo a él, no a Carlos Menem, Eduardo Duhalde, Fernando de la Rúa, etc) de jefe de una asociación ilícita, media una distancia muy larga.

La pitonisa

Elisa Carrió habla desde un pedestal donde nadie la puso; se subió solita. Esta abogada fue funcionaria de la dictadura durante la intervención del coronel David Ruiz Palacios. Cuando en años recientes algún legislador le reprochó ese antecedente, una Carrió llorosa hizo el descargo de que “necesitaba la obra social”. En ese momento la ética no era tan importante para la platinada.

En Chaco hubo un fusilamiento de 22 presos políticos, llamada Masacre de Margarita Belén, en diciembre de 1976. ¿No fue motivo para que ella dejara de prestar funciones, si es que ya estaba, o para que no las asumiera, si aún no había jurado?

La política de derechos humanos nunca la tuvo de promotora. En agosto de 2007 presentó el libro “Derechos Humanos, legalidad y jurisdicción nacional”, en el instituto Hannah Arendt. El compilador del volumen era Juan Carlos Vega, actual diputado de la Coalición Cívica. Vega fue expulsado de la Comisión de la Memoria de Córdoba luego que la representante del Servicio de Paz y Justicia, y del CELS, doctora María Elba Martínez, demostrara que había sido colaborador de la dictadura en la intervención del Sindicato de Empleados Públicos (SEP).

Como legisladora radical, Carrió ocupó lugares expectables en la Convención Constituyente de 1994, que en definitiva respetó el núcleo del Pacto de Olivos entre Carlos Menem y Raúl Alfonsín, y le abrió paso a la reelección del primero. Se dijo que esa reforma sería un certificado de defunción del presidencialismo, pero a la luz de la práctica parece haber sido un nuevo bautismo.

En las postrimerías del menemismo se formó la Alianza entre los radicales y el Frente Grande, que llegó al gobierno a fines de 1999. Fue apoyada durante la mayor parte del tiempo por la chaqueña afincada en la Capital. “Es mi gobierno”, solía afirmar cuando alguien cuestionaba a Fernando de la Rúa.

Como esos hechos están relativamente frescos, no hay necesidad de redundar. La lamentable economía de José Luis Machinea terminó desembocando en la aún más regresiva de Domingo Cavallo, con un breve intermedio de Ricardo López Murphy, volado por los primeros ventarrones de la crisis. Cuando ésta estalló, hubo Estado de Sitio, represión y 39 muertos en el país. Un tiempito antes, la matrona del ARI ya no decía “este es mi gobierno”. Se colgó una cruz enorme, rezó mucho y empezó a hablar de partos y cataclismos, de buenos y mafiosos. Entre las elegidas bendijo a Patricia Bullrich, una tránsfuga que fue del montonerismo al cavallismo, pasando por el ministerio de Trabajo de la Alianza y otros partidos. Tantos que Mirtha Legrand no recordaba con precisión al recibirla en sus almuerzos.

El empresario y el productor

Macri anda por el segundo año de su lamentable gestión, tan floja que difícilmente haya conservado el aluvión de votos con que ganó en 2007. Suba tremenda de impuestos, cierre de actividades culturales, favoritismo de negocios privados, demora en obras, captación de funcionarios entre quienes fueron cuadros de la dictadura, plan inconsulto de erradicación de villas, etc, fueron algunas de las perlas en la gestión del ex vicepresidente de Socma.

El niño Mauricio está tratando de armar una alianza con antikirchneristas de la provincia de Buenos Aires, para lo cual –por medio del multimedios Clarín- hizo saber de una invitación a Felipe Solá y Francisco de Narváez.

Solá había tenido antes la misma idea. También podría discutirle el copyright Eduardo Duhalde, quien viene mascullando la idea de juntar a esos personajes. La diferencia es que principalmente Macri, y en menor medida los otros invitados, quieren despegar de Duhalde, conscientes de que tiene mala imagen en buena parte de la gente.

No es que esos candidatos le hagan asco a compartir el proyecto con el ex vicepresidente de Menem. Es una cuestión de tiempos: al principio quieren despegar de él para el marketing electoral. Pero al final, en ese ballottage que Macri imagina en 2011, o más mucho antes, incluso en 2009, los que hoy se cuidan de aparecer en una misma foto con “el cabezón”, pueden abrazarse con él y otros impresentables como Luis Barrionuevo y sus comensales de Mar del Plata.

El matrimonio Kirchner se ha hecho acreedor a muchas críticas, y varias de las mismas son correctas (si sigue oponiéndose a la boleta única, será otra válida). Pero de allí a que Duhalde y Barrionuevo le digan “loco”, “burro” y otras cosas por el estilo, excede lo imaginable, viniendo de personajes como el gastronómico, que en ese mismo asado reivindicó su menemismo. Fue en ese tiempo cuando acuñó su célebre expresión: “tenemos que dejar de robar dos años”.

Macri no concurrió a la mayoría de las sesiones de Diputados mientras fue legislador, lo mismo que hace hoy Gabriela Michetti en la legislatura porteña. Felipe Solá, que fue vicegobernador de Buenos Aires con el “meta bala” Carlos Ruckauf, había sido antes secretario de Agricultura de Menem, a quien acompañó seguido a la Exposición de Palermo, orgulloso de haber autorizado la siembra de soja transgénica.

En Palermo tendrá que admitir que es minoría frente a De Narváez, socio de la entidad oligárquica en el predio que Menem les vendió a un precio inferior en 100 millones de dólares al correcto. De Narváez tiene la concesión hasta el 2025 de la explotación de ese lugar privilegiado de Palermo.

Estos políticos y empresarios no son la alternativa superadora del kirchnerismo; más bien son la vuelta a lo peor de la situación anterior a 2003.


Se viene otro referendo clave para Latinoamérica

Chávez quiere que todos los cargos electivos estén sujetos a elecciones continuas

Hace poco los ojos latinoamericanos estaban puestos en Bolivia y el referendo sobre la Constitución ganado finalmente por Evo Morales. Este 15 de febrero habrá una elección tanto o más importante en Venezuela.

Por Emilio Marín

Con la votación de una enmienda constitucional, el proceso bolivariano habrá llegado a la cifra notable de dieciséis elecciones democráticas en los diez años de Hugo Chavez en el poder, cumplidos el 2 de febrero. Todas, excepto la consulta por la reforma de la Constitución, en diciembre de 2007, fueron ganadas con amplitud por el presidente y sus candidatos. En esa única derrota ante la oposición, por apenas 1,5 puntos, Chávez reverdeció sus pergaminos democráticos porque la aceptó a sólo ocho horas de cerrado el comicio.

En esa ocasión el oficialismo quería cambiar 69 artículos sobre los 350 que tiene la carta magna. La intención original era más limitada, pero los parlamentarios, organizaciones de masas orientadas por el chavismo y los líderes del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV), le fueron añadiendo más y más reformas.

A la luz de los resultados de esa vez no habían explicado bien a sus propias bases el sentido de la reforma, ni la importancia de la misma. Por eso mucha gente no fue a emitir su sufragio y en esa alta abstención radicó una de las claves de que los “rojos rojitos” perdieran el invicto electoral.

Ahora está planteada una obra más modesta: una enmienda de cinco artículos. La pregunta que podrán contestar casi 17 millones de venezolanos mayores de 18 años es: "¿Aprueba usted la ampliación de los derechos políticos de las venezolanas y los venezolanos en los términos contemplados en la enmienda de los artículos 230,192, 174, 162 y 160 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, tramitada por iniciativa de la Asamblea Nacional al permitirse la postulación para todos los cargos de elección popular, de modo que su elección sea expresión exclusiva del voto del pueblo?".

Desde los legisladores regionales hasta el presidente de la República, pasando por diputados, alcaldes y gobernadores, podrán ser votados tantas veces como lo desee el electorado, de prosperar el SI el 15 de febrero.

La oposición, nutrida por cinco gobernadores, Primero Justicia, Copei, AD y otros partidos, la cúpula empresarial y eclesiástica y, sobre todo, los grandes medios de comunicación, han caratulado esta elección como que Chávez quiere la “reelección indefinida”.

El presidente y el ministro de Información, Jesse Chacón, han puntualizado que esa es una manera de distorsionar la iniciativa y demonizarla ante la opinión pública. Por eso replican que la enmienda procura que haya más democracia: si un diputado, gobernador o presidente quiere continuar en el cargo debe decidirlo el voto. Cuando el electorado baje el pulgar, nadie podrá seguir.

“Reelección indefinida” según la oposición, “democracia continua” para los bolivarianos, tales son los términos antagónicos de una elección que también se libra en la terminología para mejor captar al electorado.

Relaciones difíciles con imperio

No hace falta ser chavista para advertir que en el decenio que el presidente lleva en el Palacio de Miraflores, las administraciones que pasaron por la Casa Blanca le dispensaron un trato más que hostil. Amén de hostigarlo políticamente, negarle ventas de repuestos de aviones, etc, directamente trataron de sacarlo del poder por “las buenas” (alimentando a la oposición) y por “las malas” (prohijando el golpe de Estado de abril de 2002).

En esa actitud ha descollado el republicano George Bush en los últimos ocho años y algunos subsecretarios del Departamento de Estado como Otto Reich.

Aún es temprano para asegurarlo, pero las cosas no pintan mucho mejor con Barack Obama, quien antes de asumir el cargo declaró en un reportaje en la cadena Univisión: "Chávez ha sido una fuerza que ha impedido el progreso de la región". Por si algún televidente se había quedado dormido, abundó: "hay que ser muy firmes cuando Venezuela está exportando actividades terroristas o respaldar a entidades maliciosas como las FARC.".

La relación bilateral estaba en un pésimo momento cuando asumió el afroamericano. En setiembre último Chávez, en solidaridad con Bolivia, expulsó al embajador norteamericano en Caracas, Patrick Duddy. Inmediatamente Bush hizo lo propio con el diplomático Bernardo Alvarez, acreditado en Washington.

En estas condiciones la oposición de derecha venezolana, que contó con todo el dinero del mundo de la administración Bush para socavar al gobierno bolivariano, seguirá obteniendo al menos el apoyo político del flamante presidente. Si aquél habría sido un impedimento para el progreso de la región, es lógico que Obama apoye a quienes quieren remover ese obstáculo.

Duddy no pudo volver a la sede diplomática. Pero el encargado de negocios, John Caulfield, concurrió a una reunión conspirativa contra Chávez realizada el 8 de enero en Puerto Rico. Allí se encontraron el también estadounidense Alfred Taylor, coordinador de Operaciones Especiales de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), Peter Kliber y Pablo Genoves, asesores de comunicaciones estratégicas de la misma DNI, Klein Silbes responsable para el Caribe del Comando Sur-Colombia y los venezolanos Federico Ravell, Julio Borges, Luís Planas y Omar Barboza. Ravell es un acérrimo opositor al gobierno que preside el canal de TV Globovisión. Planas es titular del partido Copei. Está claro que el imperio y sus amigos de Caracas votarán NO.

Méritos del presidente

Un análisis economicista diría que el jefe de Estado tiene su poder disminuido pues el barril de petróleo bajó de los 150 dólares del año pasado a 50 de la actualidad. Pero quien tiene tantas reservas certificadas como Venezuela, que pronto serán 316.000 millones de barriles de crudo, superando las de Arabia Saudita, puede planificar con cierta tranquilidad el futuro político.

El sondeo de la consultora Datanálisis pronosticó una victoria del SI por algo más de 3 puntos. Otros estudios sugieren que la luz de ventaja oficialista se estiraría hasta 7 puntos. Hasta ahora no se conoce ningún trabajo que arriesgue a favor del NO.

Y es muy posible que Chávez triunfe, como recientemente lo hizo Evo Morales en la consulta sobre la nueva Constitución, aunque no es seguro que llegue al 62 por ciento de los votantes como el aymara.

Las performances de Chávez van de menor a mayor: triunfó por primera vez en diciembre de 1998 con el 56,5 por ciento de los votos; fue elegido en julio de 2000, estrenando Constitución, con el 59,76 por ciento, y reelegido en diciembre de 2006 con el 62,84, con lo que se aseguró el mandato hasta febrero de 2013.

¿Por qué el jefe de Estado cree en su victoria? Es que su balance de lo actuado este decenio en Miraflores es francamente positivo, como lo expresó el 2 de febrero último. Allí aseguró que salieron de la pobreza 2.2 millones de personas. “La pobreza extrema, que abarcaba al 42 por ciento de la población en 1990, se redujo ahora a 9,1 por ciento; los hogares pobres pasaron de 55,1 por ciento a 26 por ciento”, puntualizó.

Esos avances, que la oposición minimiza como mero resultado de la renta petrolera, fueron fruto de los programas sociales. En el área educativa hay cuatro programas: Misión Robinson I (alfabetización), Misión Robinson II (primaria), Misión Ribas (Secundaria) y Misión Sucre (estudios superiores). Como fruto de la nombrada en primer término, ya en 2005 el país fue declarado libre de analfabetismo, con colaboración de facilitadores cubanos y el programa “Yo sí puedo”.

Se dirá que si el país avanzó tanto no sería necesario que Chávez se pueda presentar en 2012 a un tercer mandato y que catorce años son más que suficientes. Esto último es relativo, en 200 años de vida “independiente” y, sobre todo, por la necedad y fiereza de la oposición conservadora.

En los procesos de transformación los líderes son necesarios y hasta imprescindibles; las objeciones no tienen razón de ser cuando media la voluntad popular plasmada en elecciones.

Por el contrario, en Nicaragua se vio cuán negativo resultó que en 1990 la Unión Nacional Opositora, fomentada por Bush padre, interrrumpiera la presidencia de Daniel Ortega. Con Violeta Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños no quedó nada en pie de los programas de la revolución sandinista. Se perdieron diecisiete años, vidas, salarios y libertades hasta que Ortega volvió a la presidencia. ¿Acaso se quiere que eso pase en Venezuela?


¿A quién le molestan las relaciones con Cuba y Venezuela?

La derecha mediática puso el grito en el cielo por viajes a La Habana y Caracas

Pocas veces quedó tan al desnudo el alineamiento pro-norteamericano de varios medios de comunicación como con los viajes de Cristina Fernández a Cuba y Venezuela.

Por Emilio Marín

El imperio, astuto, no abrió la boca. El embajador estadounidense en Buenos Aires no mencionó el asunto durante la entrevista que le concedió el ministro del Interior, Florencio Randazzo. Este le abrió su despacho a modo de válvula de escape, para que se descargara cualquier posible enojo de Washington con la jefa de Estado que en ese momento vivía el apogeo de su periplo habanero.

Pero Earl Wayne no dijo ni mu. Su opinión crítica la canalizó por medio de políticos y medios locales que hicieron blanco en la visita a La Habana y especialmente a Caracas. Elisa Carrió fue una de esas lenguaraces, sabiendo que para Estados Unidos es importante limar las relaciones de nuestro país con Venezuela, supuesta ventana por la que los iraníes se asoman a la región.

Sin embargo fue la visita presidencial a Cuba la que despertó las más agresivas posiciones de la derecha vernácula. Esto a pesar de que algunos de sus integrantes sostienen que la isla ya no interesa, ni para bien ni para mal, a las autoridades norteamericanas. ¿Si ya no molesta, por qué la atacan tanto y por qué sostienen el ilegal bloqueo con que la martirizan desde febrero de 1962?

Algunos periodistas que sintonizan la onda del imperio habían comenzado su tarea de denostar a Cuba antes del viaje de Cristina Fernández, como para ablandar el terreno. José Claudio Escribano, directivo de “La Nación”, se tomó el trabajo de escribir una serie de 5 (cinco) notas consecutivas sobre los 50 años de la revolución. El título de la primera, publicada el 3/1, lo dice todo: “Un sueño de libertad que derivó en una pesadilla de opresión; La caída de Batista generó ilusión, pero tras su victoria Castro erigió un régimen despótico”.

Con semejante anteojera ideológica, si la mandataria visitaba ese país y si lo hacía justo el día que en la Casa Blanca había cambio de guardia, era casi inevitable que el autor fuera preso de una crisis de nervios. Así, el 21/1, al día siguiente de que Cristina hubiera firmado once convenios con Raúl Castro, Escribano se despachó: “pocas veces como ayer la Argentina oficial ha estado, si es que de verdad ha estado en alguna parte, tan lejos de la civilización política y del mundo al que en otros tiempos aspiró. Pocas veces como ayer la Argentina oficial ha estado de manera tan patente en el destino menos indicado. Pocas veces ha sido más lamentable un hecho de nuestra política exterior que el de esa Argentina cortejando al dinosaurio de la revolución castrista”.

Y eso que aún no sabía que la presidenta concretaría su pedida entrevista con el “dinosaurio” (léase el estadista Fidel Castro), el 21 de enero.

Al principio, “Gaceta Ganadera” y otras publicaciones alineadas con la Sociedad Interamericana de Prensa pusieron en tela de juicio la entrevista. Argumentaban la inexistencia de una foto, que se conoció el 23 de enero. Algunas expresiones marginales de la derecha argentina (Christian Sanz, periódico digital Tribuna) afirmaron entonces que las imágenes estaban trucadas. Escribano se llamó a silencio (quizás hizo sapo pensando eso en 2006, cuando se publicó la primera foto de Fidel convalesciente de la operación y también se dijo que era falsa).

La campaña fracasó

Aparte de un anticomunismo y antiperonismo visceral, la “tribuna de doctrina” sangraba por la herida porque el viaje de la presidenta había concluido bien, sin que se verificara la aspiración de máxima del diario: que recibiera durante su estadía a la médica contrarrevolucionaria Hilda Molina o bien que planteara públicamente su caso ante Raúl Castro. No ocurrió ni una cosa ni la otra.

Desde 2004 la derecha argentina tomó el asunto Molina como si en ello le fuera la vida. Lamentablemente en 2004 y 2006 el entonces presidente Néstor Kirchner y la entonces senadora Cristina Fernández, también asumieron esa causa al extremo de tener injerencia en los asuntos internos de la isla. Ni resolvieron el expediente Molina ni mejoraron la relación bilateral con La Habana. Cuba estaba deseosa de cultivar ese vínculo pero no al precio de admitir que otro país le dijera qué debía hacer con una ex directiva del Centro Internacional de Restauración Neurológica (Ciren) que quiso privatizar y apropiarse de la entidad, para luego irse a vivir a Buenos Aires con su hijo, un médico que violó las leyes cubanas y se habría quedado con algún vuelto del Estado destinado a adquirir material hospitalario. Para el diario de los Mitre-Saguier, Molina es tan buena como la abuelita de Heidi. Su blog está colocado en la web de la organización “argentina” CADAL, donde se dan la mano el Departamento de Estado, la gusanería de Miami, el Dalai Lama, la fundación ultraliberal Atlas y lo más reaccionario del país y el mundo.

Lo positivo es que el gobierno argentino, con Cristina en Balcarce 50, parece haber aprendido del error. Si siguió planteando la situación de Molina, lo habrá hecho en el mano a mano con Raúl Castro, en el salón Lenin del Palacio de la Revolución.

Lo cierto es que en la embajada argentina, a full entre el 19 y el 21 de enero, no hubo ninguna reunión con Molina ni otros mal llamados “disidentes” que perciben sus salarios en la Sección de Intereses de Norteamérica (SINA), a cargo de míster Michael Parmly.

Era un secreto a voces que esta vez la presidenta no daría ni la hora a esa gente, interesada como estaba en afianzar el vínculo con Cuba y eventualmente reunirse con el comandante en jefe de la revolución. Sabiendo eso, Carlos Pagni, cuyas columnas reemplazaron en enero al vecino de Punta del Este, Mariano Grondona, chicaneó: “hasta anoche no se preveían contactos con disidentes. En Cuba y Venezuela los Kirchner son derechos y humanos”. Pagni no debería agitar la soga en casa del ahorcado. El diario para el que escribe, junto con otros representados en SIP y Adepa, alabó a la dictadura videlista con la campaña de “derechos y humanos” en 1979, ante la llegada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Diego Guelar, directivo del PRO de Mauricio Macri, también fue un adalid de las exigencias “humanitarias” del caso Molina. Ya se sabe que Macri y su emporio familiar siempre defendieron los derechos humanos y que no tienen ningún ex funcionario de la dictadura entre sus filas.

“Lamebotas yanquis”

Así definió Fidel Castro a Fernando de la Rúa, que en abril de 2000 ordenó votar junto a EE UU una moción de condena al país socialista, en el seno de la Comisión de Derechos Humanos, por violar supuestamente esos derechos.

El cronista se siente tentado de emplear otra vez ese epíteto contra algunos opinólogos que descalificaron el viaje de Cristina, caso de Carlos Pérez Llana. Clarín le brindó el 20/1 una página, presentándolo como “diplomático” (era el especialista en política internacional del presidenciable Eduardo Angeloz). El artículo de Pérez se tituló: “El viaje de la presidenta a Cuba: ¿dónde está el interés nacional?”. Luego de volver sobre el lugar común de la derecha en esta materia (el contraste entre dos imágenes, la presidenta con Raúl Castro versus Barak Obama asumiendo en Washington), el político radical concluye: “la visita a Cuba no es oportuna, no le agrega nada a los intereses del país, se asumen riesgos inapropiados, sólo se explica en viertud de compromisos políticos internos y poco ayuda a definir una política exterior apoyadas en alianzas que verdaderamente amplíen nuestros espacios diplomáticos”.

Toda la cadena mediática conservadora se movió intensamente para cañonear la visita oficial a la isla y Caracas. Amén de los nombrados, hubo notas similares en Perfil (8/1), Ambito Financiero (9/1), CNN (16/1), Infobae y Radio 10 (24/1), editorial de La Voz del Interior (“Los silencios de la presidenta”, 24/1), etc.

Están en todo su derecho de fijar una opinión contraria. Pero en vez de machacar tanto con descalificaciones ideológicas (“dictadura”, “régimen totalitario”, “dinastía familiar a perpetuidad”, etc), deberían argumentar con cosas concretas. ¿Acaso están en contra del convenio para formar un centro de investigación en biotecnología con la isla para investigar, fabricar y exportar vacunas y medicamentos? ¿Les parece mal que se hayan recibido 330 médicos argentinos en la ELAM, becados por Cuba? ¿Piensan que Cristina estuvo mal en reclamar el fin del bloqueo estadounidense como lo hicieron 184 países de la ONU en octubre pasado? Los lamebotas, ¿son tan nostálgicos del ALCA norteamericano que rechazan los beneficiosos acuerdos con el Mercosur, ALBA, Unasur y Grupo de Río?

VOLVER A COLUMNAS
 

     Todos los libros están en Librería Santa Fe