Se conoce como la Masacre de Rincón Bomba al asesinato de aborígenes de las etnias toba, pilagá y wichi, perpetrado entre el 10 y el 30 de octubre de 1947 por tropas de Gendarmería Nacional en las cercanías de Las Lomitas, en el entonces Territorio Nacional de Formosa. Fueron masacrados más de 500 aborígenes, hombres, mujeres y niños, desnutridos y desarmados que portaban retratos de Perón y Evita. La masacre nunca fue investigada ni juzgada judicialmente y permanece impune hasta la actualidad.

NOTAS EN ESTA SECCION
El pueblo pilagá   |  
Matanza de Rincón Bomba   |   La masacre de los Pilagá, por Sebastián Hacher  |  Hallan restos de fusilados en 1947
Entrevista a un sobreviviente de la masacre  |  Aparecen nuevos cadáveres en Rincón Bomba   |   Genocidios indígenas, la historia enterrada
Resolución inédita y novedosa en el caso de la masacre de Rincón  |  Rechazan todas las excepciones del Estado Nacional
Rincón Bomba: Peritos determinaron que aborígenes fueron asesinados con armas de fuego


ENLACE RELACIONADO
Masacres argentinas del siglo XX (Wikipedia)   |   Memorias de la Tierra

NOTAS RELACIONADAS
Masacre de Napalpí

LECTURA RECOMENDADA
Darío Aranda - Argentina originaria. Genocidios, saqueos y resistencias, ed. lavaca

El pueblo Pilagá

Los pilagás -principales víctimas de la matanza- son un pueblo de la familia Guaycurú que habita en el centro de la provincia de Formosa y en Chaco. Junto a los abipones, mocovíes y tobas, fueron llamados "frentones" por los españoles, y guaycurúes por los guaraníes por la costumbre de raparse la parte delantera de la cabeza. Hablan su propio idioma junto con el castellano. Actualmente (2007) existen unos 10.000 pilagás repartidos en 19 comunidades en el centro de la provincia de Formosa. Antiguamente fueron cazadores y recolectores. Entre los frutos que recolectaban estaban los del algarrobo, chañar, mistol, tuna y del molle.

2007

Integrantes de las comunidades toba, wichí y mocoví fueron en agosto a la casa de gobierno en Resistencia a reclamar la renuncia del Ministro de Salud, Ricardo Mayol, por la muerte de once indígenas debido a falta de atención sanitaria. Estas muertes en serie fueron básicamente provocadas por la falta de defensas orgánicas debido a la desnutrición. Los delegados dejaron un escrito dirigido al gobernador en el que señalaban: "Nunca más un indígena con hambre, nunca más un indígena con desnutrición. No nos acostumbramos a la exclusión y al racismo". Anunciaron asimismo que se preparaba un documento para entregar al Juez de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, de visita en Chaco.

A su vez, la Pastoral Social denunció la situación que padecen hoy los pueblos originarios: "Sus territorios han sido invadidos y cercados impidiendo el paso de los indígenas para cazar, pescar, recoger miel, plantas alimenticias y medicinales.

Los montes han sido arrasados con topadoras y los árboles derribados han sido quemados, exterminando de esta manera la muy importante fuente de proteínas que brindaban los animales silvestres.

Las tierras fiscales (donde comúnmente vivían los indígenas) han sido saqueadas y rematadas por monedas a los amigos del gobierno de turno. La gente debe refugiarse en las banquinas de las rutas, a lo largo de las vías muertas del ferrocarril o en la periferia de las ciudades sin encontrar allí trabajo, una vivienda digna, acceso al agua potable y a sistemas mínimos de eliminación de basura y excretas".

Foto: Marcos Zimmermann


Crimenes de Lesa Humanidad en el Impenetrable

En octubre de 1947, centenares de originarios pilagá fueron masacrados en un lugar llamado “Rincon Bomba”, a cuatrocientos metros de la entrada a la localidad de Las Lomitas en la provincia de Formosa.

Hoy, en el Juzgado Federal Nº 1 de Formosa tramita una causa por delitos de lesa humanidad donde se investigan estos hechos, que dieran origen al documental de Valeria Mapelman “Octubre Pilagá – Relatos Sobre el Silencio”. Se trata de la causa “Costas Leandro Santos”.

Cuando la Ministra Nilda Garré ocupaba el Ministerio de Defensa, desclasificó y ordenó al Estado y a la Gendarmería remitir todos los antecedentes del caso, que hasta ese momento revistaban el carácter de “secreto de estado”. También ordenó que se conteste ítem por ítem la requisitoria de los fiscales intervinientes.

El avión utilizado. Bautismo de fuego.

Al ocurrir esos hechos, la Agrupación Transporte de la Fuerza Aérea Argentina, mediante Orden del Día Nº 1657 del 16 de Octubre de 1947 detalla el envío de un avión que salió de El Palomar con rumbo a Formosa tripulado por el Teniente. Abelardo S. Sangiacomo, el Alférez Carlos Smachetti, los mecánicos Cabo May. Bravo Bocaz y Cabo Humberto Albani, y el Radio Operador Sargento Alejandro Dubini.

Allí pudimos enterarnos que el bautismo de fuego (propio), de la Fuerza Aerea Argentina no fue en la guerra de Malvinas, sino en 1947 en Formosa, ametrallando y bombardeando al pueblo pilagá.

La propia Fuerza Aérea, en el Tomo II, capitulo XI, 1997, de la “Historia de la Fuerza Aérea Argentina”, incluyó bajo el título “De un avión y de lanzas – El Ultimo malón” el relato de esta participación, que fue en apoyo a la Gendarmería Nacional.

En el relato señalan que se trataba de “indios de pelea” en numero de 1000 con los que contaba el Cacique Pablito, siendo el total los integrantes de la “tribu” entre 7.000 y 8.000 aborígenes. Expresa que ”…La Gendarmería fue convocada para sofocar el alzamiento. La intervención prevista para el avión JU-52T-153 fue tanto en transporte de refuerzos – personal y material, para las guarniciones de Gendarmería como para el reconocimiento del terreno y localización de los revoltosos”.

Cabe recordar que, luego del ametrallamiento de adultos, mujeres, niños y ancianos en Las Lomitas por parte de Gendarmería, los pilagá huyeron por el monte en varias direcciones, siendo perseguidos, fusilados, sus niñas violadas en diversas localidades.

Al avión le fue removida su puerta e instalada allí una ametralladora Colt Calibre 7.65 mm desde la cual disparaban a los originarios que huian por el monte luego de la masacre en el Madrejón que corre al costado de Las Lomitas.

Finalizan su relato diciendo que “así termina esta ‘anécdota’, verídica, con el respaldo de una orden del día que la encuadra en el tiempo, material y personal que interviniera… Así ocurrió y así acabó ‘el último malón’, el enfrentamiento parcial e ‘incruento’ pero significativo, de la lanza contra el avión, de la ‘barbarie y la civilización’.

Mientras tanto, los pilagá, que dejaron numerosos muertos en este vergonzoso suceso, relatan que fueron ametrallados y bombardeados por ese avión.

El juez ametralladorista

Leandro Santos Costa era en ese momento un joven alférez de Gendarmería. Participó activamente en la masacre de los pilagá.

Por Orden 2595 el Director General de Gendarmería Nacional lo felicita por la “valerosa y meritoria intervención llevada a cabo contra el alzamiento de indígenas pilagá el día 14 de octubre de 1947, en cuya emergencia no titubearon en afrontar la grave situación para su vida que el caso les deparaba”. Tambien lo ascendieron.

Costas era el jefe de sección Ametralladoras Pesadas. En su asecenso se tuvo en cuenta la “valerosa y meritoria intervención llevada a cabo contra el ‘alzamiento de indígenas pilagás el 14 de Octubre de 1947, en cuya emergencia no titubeó en afrontar la grave situación para su vida que el caso le deparaba”.

Costas se retiró en 1960 de la Gendarmería, y luego, ya como abogado, llegó a ser Juez Federal de Formosa, en el mismo juzgado que hoy lo imputa por crímenes de lesa humanidad.

Costas hoy tiene 88 años y evitó su indagatoria el 6 de junio de 2012 presentando un certificado médico.

Los imputados por la masacre de Rincon Bomba son numerosos, la inmensa mayoría fallecidos, como numerosos son los sobrevivientes que demandan justicia por la muerte de sus familiares: Hace dos años murieron dos abuelas sobrevivientes en La Bomba: Lichet´a y Marta, y Desaén, de nombre en el DNI Julio Suárez.

Fuente: www.memoriastierra.blogspot.com.ar/2012/06/rincon-bomba-crimenes-de-lesa-humanidad.html


PUBLICIDAD

Matanza de Rincón Bomba

Por Luis Zapiola

La llamada "Matanza de Rincón Bomba", acaecida en las cercanías de la hoy ciudad de Las Lomitas, ocurrió entre el 10 y el 30 del mes de octubre del año 1947, hace 58 años, en el entonces Territorio Nacional de Formosa.

El Juzgado Federal de Formosa recibió una denuncia de una supuesta violación de derechos humanos por crímenes de "lesa humanidad", contra el Estado nacional por estos echas. Por la misma se solicita la indemnización de daños y perjuicios, lucro cesante, daño emergente, daño moral y determinación de la verdad histórica, a favor del pueblo de argentinos de etnia Pilagá.

Dicha demanda fue presentada por el Abogado Julio César García con el patrocinio del Doctor Carlos Alberto Díaz. A continuación, la presentación hecha por Díaz y García narrando la forma en que habrían ocurrido los hechos hace casi 60 años en territorio formoseño. El informe señala que: En el mes de abril de 1947 miles de braceros Pilagás, Tobas y Wichís son despedidos sin indemnización alguna del Ingenio San Martín de El Tabacal.

En mes antes habían sido traídos, desde el Territorio Nacional de Formosa, caminando cientos de kilómetros, cargando al hombro sus pobres enseres, sus mujeres y sus niños con la promesa que se les pagaría $ 6 por día. Una vez en El Tabacal se les quiso abonar la suma de $ 2,50 por día. "...Considerándose defraudados recurrieron ante las autoridades respectivas de El Tabacal y no pudieron obtener justicia, por el contrario, cuando insistieron en sus reclamaciones fueron despedidos inhumanamente. El pueblo condolido les ayudó dentro de sus posibilidades.

Del Tabacal volvieron a pie hasta Las Lomitas porque carecían de medios para hacerlo por ferrocarril..."(Diario "Norte", de Formosa del 13 de mayo de 1947). Allí se reúnen entre 7.000 a 8.000 indígenas según Teófilo Ramón Cruz, Revista Gendarmería Nacional, ed.120-3-1991. Las primeras víctimas de la hambruna y las enfermedades comenzaron a ser los niños y los ancianos. Luego los hombres y las mujeres. La situación expulsa a esta población a salir de su ámbito natural y buscar ayuda en las poblaciones cercanas, ubicándose en el paraje conocido como "Rincón Bomba". Una delegación encabezada por el Cacique Nola Lagadick y Luciano Córdoba piden ayuda a la Comisión de Fomento de Las Lomitas y al Jefe del Escuadrón 18 Lomitas de Gendarmería Nacional, Comandante Emilio Fernández Castellanos.

Se trasladan hasta un descampado, ubicado a 500 metros, aproximadamente, del pueblo "para que se vean nuestras miserias...". Comienzan a mendigar las madres con sus hijos en brazos, puerta por puerta, pidiendo tan sólo un poco de pan. Al principio algunos se solidarizan, inclusive el Jefe del Escuadrón de Gendarmería, como algunos de sus hombres a su mando, se preocupan por la desesperante situación, les dan yerba, azúcar y ropas. Pero al transcurrir de los días las puertas ya no se abren y no se les recibe más en el Escuadrón.

"Mandaron lenguaraces al poblado y lograron se concretara el primero de sus pedidos, consistente en víveres diversos y ropa para vestir (de pies a cabeza) a seis indios, con la misión de posibilitarles su traslado a Buenos Aires para entrevistar a las autoridades y al Presidente Perón. El jefe de Unidad reunió entonces a comerciantes y ganaderos obteniendo de su colaboración víveres y ganado en pie que eran distribuidos por personal del Escuadrón. Así al principio. Pero al poco tiempo, los indios ya no pedían: exigían. De que primero quisieron ver al Presidente en Buenos Aires, es cierto, tan cierto, como que después desistieron proponiendo que el Presidente los visitara a ellos "para que viera cómo vivían"... hubo muchas indigestiones, y hasta dos muertes, más la madre del propio Pablito (el cacique). Amanecieron indigestados y debido al fuerte descenso de la temperatura en horas de la noche, resfriados y engripados, aduciendo entonces "haber sido envenenados".

El Presidente de la Comisión de Fomento, telegráficamente, lo impone de la situación al Gobernador Federal solicitándole el urgente envió de ayuda humanitaria.

El Gobernador se comunica diligentemente con el Ministro del Interior de la Nación haciéndole saber la gravedad de la situación y la falta de recursos en el territorio para afrontarla. Este a su vez le hace saber al presidente Juan Domingo Perón quien ordena inmediatamente, como parte de una ayuda mayor y planes de desarrollo social, el envió de tres vagones por el ferrocarril General Belgrano, con alimentos, ropas y medicinas. La carga llega a la ciudad de Formosa en la segunda quincena del mes de septiembre consignada al delegado de la entonces Dirección Nacional del Aborigen Miguel Ortiz.

Permanece en la estación, a la intemperie, diez días aproximadamente. Enterado el gobernador Hertelendy de la injustificada demora y consiente de la situación de los indígenas, conmina por intermedio y en persona del Jefe de la Policía Nacional de Territorios, al delegado de la Dirección Nacional del Aborigen la inmediata partida del cargamento.

A la estación de Las Lomitas, llega un solo vagón lleno, dos semivacíos, los primeros días de octubre de 1947, sólo con alimentos, la mayoría en mal estado por el tiempo transcurrido entre el envío y la irresponsable dilación en su entrega por parte del Delegado de la Dirección Nacional del Aborigen: harina con gorgojos y moho; grasa para cocinar derretida por el calor; azúcar; yerba, galletas ya verdes en bolsas. Son distribuidos y consumidos rápidamente por los miles de famélicos, hambrientos, enfermos, semidesnudos y debilitados seres humanos.

A las pocas horas comienzan a sentir los síntomas de una intoxicación masiva. Fuertes dolores intestinales, vómitos, diarreas, desvanecimientos, temblores y nuevamente la muerte... primeramente de los que se encontraban más débiles que llegó a más de cincuenta, mayormente niños y ancianos. Los gritos y quejidos de dolor en las noches de las madres que aún sostienen en sus brazos a sus bebes muertos retumbaban en la noche formoseña. No tenían consuelo. Los primeros son enterrados en el cementerio "cristiano" de Las Lomitas. Al ser tantos se les niega que lo sigan haciendo en el mismo, evitando el acceso de los cadáveres al mismo. No les queda otra posibilidad que hacerlo en el monte. Las ceremonias mortuorias, con sus danzas rituales marcadas con el ritmo de instrumentos milenarios, retumban noche tras noche.

 

El jefe del Escuadrón lo llama al Delegado Nacional del Aborigen, increpándolo y pidiéndole explicaciones sobre las faltas en los abastecimientos y el mal estado en que habían llevado y se habían distribuidos. Este, al parecer de carácter muy soberbio, le contesta en forma descomedida diciéndole que "...que tanto se preocupaba si al final son indios...". Fernández Castellanos, muy nervioso por la situación que le toca manejar e indignado, seguramente, por el desprecio hacia los indígenas demostrado por Ortíz, le pega una cachetada que lo tira de espaldas en la puerta de su despacho, adelante de algunos de sus subordinados. Ortiz sale corriendo del Escuadrón y desaparece de Las Lomitas.

Comienza a circular el rumor, lanzado a rodar por no se sabe quién, que aquellas sombras de seres humanos no sólo ahora hambrientos, desarmados, indefensos, sino también enfermos, estarían por atacar a no se sabe quién. Comienza a hablarse del "peligro indio". Gendarmería Nacional forma un "cordón de seguridad" alrededor del campamento aborigen. No se les permite traspasarlo ni ingresar al pueblo a los Pilagás. Se colocan ametralladoras en "nidos", en distintos sitios "estratégicos". Ya son más de 100 los gendarmes, armados con pistolas automáticas y fusiles a repetición que día y noche custodian el "ghetto".

Hasta que sucede lo inexorablemente esperado. En el atardecer del 10 de octubre "...el cacique Pablito pidió hablar con el Jefe (del escuadrón), por lo que concerté una entrevista a campo abierto. Los indios, ubicados detrás de un madrejón, nos enfrentaban a su vez, hallándonos con dos ametralladoras pesadas, apuntando hacia arriba. En los aborígenes (más de 1.000) se notaba la existencia de gran cantidad de mujeres y niños, quienes portando grandes retratos de Perón y Evita avanzaban desplegados en dirección nuestra".

En tales instantes se escucharon descargas cerradas de disparos de fusil ametralladora, carabinas y pistolas, origen de un intenso tiroteo del que el Cte. Fernández Castellanos ordenó un alto de fuego, pensando procedía de sus dos ametralladoras, lo que no fue así: el 2º Cte. Alia Pueyrredón, sin que nadie lo supiera, hizo desplegar varias ametralladoras en diferentes lugares del otro lado del madrejón, o sea unos 200 metros de nuestra posición y en medio del monte...".

Se lanzan bengalas para iluminar la dantesca escena y determinar mejor los blancos a tirar. Cientos de mujeres con sus niños en brazos, ancianos y hombres comienzan a huir hacia ninguna parte que los lleva fatalmente a la muerte. Con las primeras luces del alba la imagen es dantesca. Más de 300 cadáveres yacen. Los heridos son rematados. Niños de corta edad, desnudos, caminan o gatean, sucios, entre los cadáveres, envueltos en llanto.


Tobas (Chaco) Fuente: Canal Encuentro

Luego del ametrallamiento "...pensando que al llegar la noche atacarían avanzando sobre Las Lomitas, efectuamos tiros al aire desde todos lados para dispersarlos. El tableteo de la ametralladora, en la oscuridad, debemos recordarlo, impresiona bastante. Muchos huyeron escondiéndose en el monte, al que obviamente conocían palmo a palmo..." (Comandante Mayor (R) Teófilo Ramón Cruz, ob. cit.).

Pero allí no termina la matanza. Comienza la persecución de los que pudieron escapar, "para que no queden testigos", contando la Gendarmería Nacional con la "colaboración" de algunos civiles. Van en dirección a Pozo del Tigre la mayoría, otros para Campo del Cielo, miles se guarnecen en la espesura de los pocos montes que quedan. En los días subsiguientes son rodeados por las partidas. Y allí nuevamente son masacrados en distintos lugares (Campo del Cielo, Pozo del Tigre, etc.) más de 200 personas. Entre los represores ninguna víctima. Se hubiera podido seguir la trayectoria de las tropas por las piras de cadáveres humanos que se quemaban, porque "no había tiempo para enterrarlos", a medida que avanzaban.

La presentación de los abogados Díaz y García habla de que "en total son asesinados en la "campaña" entre 400 a 500 argentinos de etnia Pilagá, aproximadamente, además de los heridos y más de 200 "desaparecidos". Ello sumado a los más de 50 muertos por intoxicación, hambre y falta de atención médica y la desaparición de un número indeterminado de niños, elevan las bajas a más de 750, entre niños, ancianos, mujeres y hombres. La locura llega al extremo de solicitar la intervención de dos aviones caza-bombardeos".

La tragedia en los diarios de la época

Las noticias de la matanza llegan muy confusas a la capital del territorio. Públicamente no se inicia ninguna investigación.

"Extraoficialmente, informamos a nuestros lectores que en la zona de Las Lomitas se habría producido un levantamiento de indios. Los revoltosos pertenecen a los llamados pilagás quienes, según las confusas noticias que tenemos, vienen bien previstos de armas... ya se habrían producido algunos encuentros, no se sabe si con los pobladores de la zona o tropas de la Gendarmería Nacional". (Diario "Norte", Formosa, pág.1, Col. 5).

Los diarios de la región de la época también publican noticias contradictorias pero entre líneas se puede observar la verdad de la matanza. "El viernes último, en horas de la tarde, en la localidad de Las Lomitas, Territorio de Formosa, se ha producido un levantamiento de indios pilagás, como consecuencia de un asalto que habrían realizado estos últimos contra vecinos de ese pueblo, lo que habría obligado a intervenir a las fuerzas de la Gendarmería Nacional allí destacadas". (Diario "El Intransigente", Salta, 12 de octubre de 1947, pág. 6, col.1-3).


Los dolores de los pilagá

"No resulta tan ciertas las versiones de que los indios hubiesen asesinado. Se los persiguió y se los sigue persiguiendo. En cuanto a los muertos, nada se sabe en forma oficial porque después de la masacre fueron quemados los cadáveres. También es inexacto que los indígenas tuvieran algunos armamentos, como lo prueba el hecho de que sólo atinaron a huir cuando los gendarmes descargaron sobre ellos y además en sus huestes no se registraron bajas ni heridos.

El miércoles 15 llegó otro tren con pasajeros trayendo nuevos refuerzos de gendarmes y por la noche se esperaba otro tren con soldados y el jueves dos bombarderos, para lo cual se estaba arreglando la pista de aterrizaje" (Diario "El Intransigente", Salta, 22 de octubre de 1947, pág. 4, col. 1-3).

Recién el 20 de octubre el diario "El Territorio" de Resistencia, Chaco, en la pág. 3, da la noticia del suceso. Bajo el título "El levantamiento de Indios en Las Lomitas y la Situación General de los Pobladores Autóctonos", dice:

"Días atrás se produjo en Las Lomitas, localidad del vecino territorio de Formosa, un levantamiento de 1.500 indios de las tribus pilagás existentes en esa zona. Fuerzas de Gendarmería Nacional debieron actual con energía para impedir que esa actitud acusara desgraciadas consecuencias, y el gobernador formoseño se vio precisado a concurrir al lugar de los sucesos para calmar a los indígenas sublevados".

"La solución dada a este estado de ánimo propenso a las más graves derivaciones, no ha consultado de manera integral el problema que desde hace muchos lustros afecta a los pobladores autóctonos de todo el país, abandonados a su triste suerte por la abulia oficial que nunca se interesó en favor de los mismos. Los indios que animaron el levantamiento lo hicieron después de aguardar en vano el cumplimiento de las promesas formuladas en el sentido de que se les facilitarían tierras para que se arraigaran en ellas mediante la explotación de pequeñas chacras.

En los últimos tiempos, estos indígenas carecían de lo más indispensable para el sustento diario, viéndose precisados no pocas veces a incurrir en hechos delictuosos para proveerse de alimentos. Las tierras prometidas y la creación en el lugar de escuelas, como así la entrega de elementos de trabajo, semillas, etc., nunca se concretaron, mientras que las gestiones por el logro de esa ayuda eran recibidas de manera violenta, tal si existiera el propósito de condenar a millares de seres humanos a la inanición...".

Díaz y García advierten que "se ha tratado de ocultar la verdad de este genocidio para evitar responsabilidades que llega hasta nuestros días". "La matanza de Rincón Bomba" es uno de los hechos de nuestra Argentina profunda más oculto en comparación con otros similares. La "Masacre Napalpí" de 1924, tuvo acalorados debates en la Cámara de Diputados de la Nación en la época y la creación, inclusive de una Comisión Investigadora. La bibliografía, si bien también escasa, es mayor que la de este caso, pero existen todavía sobrevivientes, de ambos lados, cuyos testimonios posibilitaron la reconstrucción histórica de los hechos.

Los diarios de Buenos Aires se hacen eco también del genocidio. El diario "La Prensa" del domingo 12 de octubre de 1947 (Día de la Raza), en su página 13 dice: "En las Lomitas se Produjo un Levantamiento de las Tribus de Indios Pilagás... Informaciones procedentes de estación Las Lomitas hacen saber que en aquella zona se produjo un levantamiento de las tribus de indios pilagás. Las mismas noticias aseguran que tropas de la Gendarmería Nacional intervinieron inmediatamente para restablecer el orden. Se tiene conocimiento que están listos para partir hasta Las Lomitas, en caso necesario, efectivos del ejército destacados en la guarnición local".

"Mención aparte de este levantamiento, el indio jamás cometió atropellos ni desmanes. Recuerdo que en el Casino teníamos dos de ellos, menores, que hacían las veces de "secretarios" como decimos en el Norte. No se los persiguió ni maltrató, dándoseles contrariamente trabajos en casas de familia y adquiriéndoseles sus artesanías".(Comandante Mayor (R) Teófilo Ramón Cruz, ob. cit.).

Indemnización

¿Cómo se solicitó la distribución de los montos que resulten por indemnización?

a) Con un ochenta por ciento (80%) del total neto que, en su caso, se condene al Estado Nacional, se solicitó que se conforme un fideicomiso que sea administrado únicamente por los argentinos de etnia Pilagá ("Pitte'laalé'ec"), con el asesoramiento técnico, jurídico y auditoría, de personas y organizaciones de prestigio nacional e internacional que el Señor Juez Federal deberá designar.


Octubre Pilagá- Relatos sobre el silencio

b) En solidaridad con los indígenas de las etnias Wichí y Tobas que viven en la provincia de Formosa, que con un veinte por ciento (20%), del total neto que en su caso, se condene al Estado nacional, se deberá conformar un fideicomiso que sea administrado, únicamente, por los argentinos de dichas etnias en esta provincia de Formosa, con el asesoramiento técnico, jurídico y auditoría, de las personas y organizaciones de prestigio nacional e internacional, que el Señor Juez Federal se sirva designar.

Bibliografía y fuentes
Cerdá Castillo, Juan Manuel.1942. Como vi a los indios chaqueños. Folleto.
Dirección de Información Parlamentaria.1986. Tratamiento de la cuestión indígena. Estudios e Investigaciones Nº 2. Buenos Aires, 1985.
Beck, Hugo H. 1994 "Las relaciones entre blancos e indios en los Territorios Nacionales de Chaco y Formosa. 1885-1950", Cuaderno de Geohistoria Regional Nº29. Resistencia, IIGHI. 1980. "El problema indígena (1879-1880). Proyectos sobre su destino". En Academia Nacional de la Historia. Congreso Nacional de Historia sobre la Conquista del desierto. Buenos Aires, T. III (págs. 323-337).
Levaggi, Abelardo.1990 "Tratamiento legal y jurisprudencial del aborigen", en Abelardo Levaggi (coord.), El aborigen y el derecho en el pasado y el presente. Buenos Aires, Universidad del Museo Social Argentino.
Lois, Carla y Troncoso, Claudia.1998 "Integración y desintegración indígena en el Chaco: los debates en la Sociedad Geográfica Argentina (1881-1890)", Primer Congreso Virtual de Antropología y Arqueología. Buenos Aires. Ponencia 1.16.
Informe de la Defensoría del Pueblo de la Nación Argentina sobre la situación Indígena, 2.004, Buenos Aires. Argentina.
Patricia Vuoto y Pablo S. Wright. "Crónicas del Dios Luciano", Universidad de Buenos Aires, 1989.
Lugo, Emilio Ramón. "Introducción Histórica a la Provincia de Formosa", Ed. Gualamba.
Magrassi, Guillermo E."Los Aborígenes de la Argentina", Ed. Búsqueda-Yuchán, Bs.As., 1987.
Martínez Sarasola, Carlos. "Nuestros paisanos los indios", Ed. Emecé, Bs.As., 1.992.
Diarios La Nación; La Prensa; La Razón y Crítica de Buenos Aires octubre/noviembre de 1.947.
Cirilo R. Sbardella y José Brunstein:"Las dos caras de la tragedia de Fortín Yunka" en "Hacia una nueva carta étnica del Gran Chaco". Informe de avance 90/91, PID CONICET Nº 444/88

Fuente: www.indigenas.bioetica.org


PUBLICIDAD

La masacre de los Pilagá

Por Sebastian Hacher
sebastian@riseup.net

"Nos rodearon los gendarmes y nos tenían apuntados. Decían ‘a estos perros lo vamos a matar’. Había muchos muertos y no sabíamos qué hacer para que no vengan los cuervos a comerlos."

Era una noticia vieja. En Octubre de 1947, cientos de aborígenes Pilagá que marchaban con grandes retratos de Perón y Evita fueron atacados con ametralladoras por la gendarmería. Hubo más 500 muertos y 200 desaparecidos, pero los hechos salieron a la luz recién en el 2005, a partir de una demanda de la Federación Pilagá contra el estado nacional. Esa historia escueta, contada en lenguaje legal, me obsesionó. Intenté ir a Formosa en Enero, pero desistí: me advirtieron a tiempo que el calor del verano reduce la actividad de los formoseños al mínimo y convierte al visitante en materia prima de chicharrón. Recién en Septiembre, tuve la oportunidad de ir a conocer a los sobrevivientes de la masacre. Tomé un micro hasta Corrientes, paré para dormir un rato, después tomé otro, y otro más, y luego de 24 horas, el sábado por la mañana llegué hasta Las Lomitas, provincia de Formosa, el centro urbano más cercano a las comunidades Pilagá.
Y aquí estoy. Las Lomitas es un pueblo de 10.000 habitantes, sin cines ni lugares para comprar libros. Durante la semana, además de dos cibercafés que abren hasta la madrugada, la única diversión urbana es un pequeño casino electrónico donde siempre hay bicicletas jornaleras estacionadas. El lugar parece maldito. "Ahí", me advierte la dueña del único bar que encuentro, "entrás con todo el sueldo y salís sin una moneda". Yo, por las dudas, trato de ni pasar por la puerta. Porque si en otros pueblos suelo entregarme a los video juegos, aquí la necesidad de quemar neuronas ociosas puede resultar mucho más cara que ser humillado en el counter strike por un niño de doce años. El problema, la tentación, es que en mi primer día allí tengo poco y nada que hacer. Llegué casi de improviso, y todos mis contactos están de viaje, enfermos o con otras ocupaciones más importantes que recibir a un porteño.

El domingo por la tarde, por fin, llego hasta una comunidad Pilagá. Me lleva Cesar, un criollo que trabaja en el proyecto de asesoría jurídica para indígena. Desde hace dos días Cesar tiene gripe, pero ante mi insistencia se levanta de la cama y vamos hasta Ayo La Bomba, a tres kilómetros del pueblo y a dos de donde comenzó la masacre. Al volver a la zona, varios de los sobrevivientes se instalaron en esos campos, y hoy Ayo la Bomba es una comunidad con más de 200 habitantes, un templo, un centro comunitario y una escuela que quiere ser bilingüe.
Allí también hay un traductor: Juan Luis Arce. Como es domingo, el lugar para encontrarlo es el templo. Casi todos los Pilagá son evangelistas, y la iglesia es el edificio más grande de la comunidad, un salón de ladrillo sin revocar y por ahora sin techo. Cerca del mediodía todavía hay poca gente. Un niño va a buscar a Juan Luis, y mientras tanto yo converso con su padre, el pastor Antonio Arce. Hoy Antonio viste una camisa Yves Saint Laurent, pero mañana lo voy a encontrar volviendo del monte con medio carpincho al hombro, bañado en tierra y sudor. Al igual que muchos de los Pilagá de su edad, Antonio se crió entre la marisca -así llaman aquí a la caza y recolección- y el trabajo en los ingenios azucareros de Salta, a cientos de kilómetros de su lugar de origen.

Juan Luis no tarda en llegar. Tiene 22 años y me mira con desconfianza. Más tarde sabré que está acostumbrado a tratar con criollos, y que por eso acumuló motivos para mantener distancia. Antes fue agente de salud de su comunidad, luego se fue a trabajar en una panchería del Gran Buenos Aires, y volvió a sus pagos para formar parte de la asesoría jurídica indígena. Ahora, cuando hay un juicio donde intervienen indígenas, Juan Luis está ahí para traducir y ayudar a sus paisanos.
A primera vista, me recuerda a los jóvenes Mapuche que conocí en el sur. Son nuevos referentes comunitarios que, además de sentir orgullo de su sangre, ponen distancia del hombre blanco y sus valores. Por eso no me sorprendo cuando me pide el teléfono celular, y chequea que yo sea quién digo ser. En el monte, por suerte, también hay señal.


La primera entrevista es con Melitón Domínguez, un testigo que al momento de la masacre tenía poco más de 10 años. Ahora, con más de 70, descansa en una silla mecedora a la sombra de un árbol. A su alrededor varios niños comen un guiso, pero lo interrumpen y se esconden ni bien nos ven llegar. Melitón se para, nos saluda, acomoda unas banquetas para que no sentemos y vuelve a su mecedora. Juan Luis le habla en su lengua: supongo que le explica para qué estamos ahí. Melitón, en cambio, responde en castellano. Dice que llegamos en mal momento: justito que estaba por empezar a comer. Si se pasa la hora del almuerzo, se queja, se olvida del hambre, y si no tiene hambre a veces se queda un día entero sin probar bocado. Le pregunto si prefiere que volvamos más tarde. No quiero, le digo, ser recordado como el porteño que no lo dejó alimentarse. Se ríe y dice que no, que ya está. Respira profundo y, sin otro preámbulo, empieza contar su historia. No hace falta que hagamos preguntas: Melitón bucea en su memoria y entrecierra los ojos para encontrar palabras.

"Yo trabajaba en la gendarmería. Un finado que era porteño, un sargento ayudante que nos quería mucho, nos dice chiquitos, avísenle a su mamá porque mañana como a las 7 de la tarde le van a atacar. Nosotros vinimos, le contamos a nuestra madre y le dijimos que teníamos que ir ahí. No hijo, decía ella, le van a matar si van ahí. Y nosotros nos quedamos, porque teníamos que respetar a nuestra madre. Esa tarde, como a las siete y algo, ahí sobre el puente que están haciendo ahora, en esos algarrobos pusieron las ametralladoras y empezaron a los tiros. La gente escapaba para los montes. Un cuñado nuestro nos dijo "agáchense y pongan la cabeza en un árbol grande". Tenemos que respetar, y ahí nos agachamos y pusimos la cabeza en un palo, que palo será, no se, pero ahí pasamos la noche. Después escapamos hasta la entrada de Campo de Cielo. En un lugar donde llegamos cayó un pájaro y un viejo que entendía, dijo que el pájaro era como un teléfono, que le traía mensajes. Magayi se llamaba el viejito, era un rengo. El viejito nos dijo ‘prepárense, que ya nos encontró la huella la gendarmería". Ahora ya no hay más gente que sepa hacer esas cosas. Nos escondimos al costado del camino y pasaron los camiones de gendarmería. Los gendarmes cantaban el nombre del Cacique General Pablito, porque lo querían encontrar para matarlo…"

Cada Pilagá que entrevisto habla de los ingenios. Lo hacen con desgano, como quien conversa de cosas demasiado asumidas. Melitón, por ejemplo, nos muestra su violín de lata y crin de caballo, en el que ejecuta melodías con las que supo entretener a sus compañeros durante la zafra. Fueron tantas, me dice, que ya perdió la cuenta de los años que pasó cortando caña y ganando terreno de monte para el patrón.
La industria azucarera de la zona se nutrió de la mano de obra indígena, lo mismo que la minería en Bolivia y en Perú. Viajar cientos de kilómetros en tren, caminar largas jornadas y trabajar en las peores condiciones es parte de la rutina Pilagá del último siglo. "Nos llevaban", me explica Melitón, "porque decían que no somos flojos como otras razas". También me cuenta que fue a trabajar desde los 15 años, y que al principio lo hacía a cambio de "ropa, comida y poquita plata, porque qué iba a saber uno cuánto le tenían que pagar", y que dejó de hacerlo por viejo, pero sobre todo porque en los 90’ los ingenios se achicaron y compraron máquinas.
El que no dice nada es Pedro Palavecino. Ese Pilagá alto y flaco, de mandíbula ancha, me clava sus ojos claros y se queda en silencio. Ni su edad quiere decirme. Pasan unos segundos, esboza una sonrisa irónica y me explica que ya no confía ni en su sombra, y que para entrevistarlo a él tengo que ir con los abogados de la causa. Y no los que son del pueblo, aclara, sino los que están en Chaco. Le digo que bueno, que para otra vez será. "Yo estoy quemado", me responde, "ya no tengo filo, mi amor". Me río de su ocurrencia, pero tengo el mismo temor que al llegar a Las Lomitas: no poder saltar por sobre mi propia cultura para entender su historia.
Después del fracaso, volvemos hasta el templo y Juan Luis se declara con dolor de estómago. Le propongo que descansemos un poco, pero al rato le digo que mejor no, que si quiere sigamos mañana. El se va, y yo me siento a esperar que comience el culto. Hay poca gente, así que aprovecho para jugar con mi cámara y los niños. Es algo que nunca falla: me acerco a un grupo, les saco una foto y se las muestro. Los pibes se alborotan. La operación se vuelve a repetir varias veces. Mientras hago fotos, intentan enseñarme su idioma: ellos dominan el Pilagá y el castellano con naturalidad. A mi me parece imposible. Cada tanto, trato que alguna imagen salga buena, pero me doy cuenta de que todas son la típica foto del norte que se muestra en Buenos Aires: el chico de cara redonda y flequillo, con el rostro embarrado y sonrisa tierna. Desespero un poco. No quiero colaborar con ese estereotipo falso, lastimero. Los porteños algún día tendrán que entender que cuando uno juega en la tierra, se embarra, y que eso no significa más que lo que significa: que se jugó en la tierra. Ajeno a la polémica, uno de los chicos posa haciendo un gesto extraño con la mano. ¿Y eso?. Soy el hombre araña, me dice. Entonces todos se acomodan para la foto con esa pose.
De fondo a nuestro juego, la música anuncia el principio del culto. El templo sin techo está adornado con globos de varios colores. Más tarde habrá un cumpleaños de quince. Por ahora, medio centenar de personas entonan canciones religiosas bajo los rayos del sol. Se canta cumbia y polca paraguaya, al compás de órganos electrónicos y un bombo criollo. Saco algunas fotos. La tarde siguiente, cuando se las muestre a Juan Luis, sabré que ese abuelo de corbata amarilla y la señora del fondo son sobrevivientes de la masacre. Pero ese día no me entero de más nada: al tercer tema me vuelvo al hotel.

Lunes por la mañana. Me encuentro con Bartolo Fernandez en Las Lomitas. Bartolo es representante de la Federación Pilagá y está por viajar a un encuentro de comunicadores en Formosa. Tenemos una breve charla, pero enseguida llega más gente: Santiago y Benjamín, que vienen de lejos y van a la misma reunión que Bartolo. Uno de ellos ceba tereré -mate con agua fría- pero a mí no me convida. En algún momento, el ambiente se pone espeso y todos hacen silencio. Trato de pensar que es un silencio natural, que nadie está incómodo, pero el sonido nunca llega. Pienso cómo podría escribir esa situación: decir, por ejemplo, que pasó un ángel, cebó una ronda para todos, y a mí me dejó afuera. Por suerte, suena mi teléfono: me salva la campana. Es Juan Luis, y dice que podemos seguir con el recorrido por su comunidad. Le cuento la novedad a Bartolo y también se ofrece a llevarnos a la suya por la tarde. De repente, parece que todo va a salir bien.
Una hora después, nos encontramos con Juan Luis y caminamos un kilómetro por una calle de tierra hasta llegar al riacho que todos llaman Madrejón. Aquí, me dice, empezó la masacre. Todavía no había ni monte ni camino. Tampoco estaban el puente de quebracho por el que cruzamos, ni los carteles de propiedad privada que hace unos meses plantaron los gendarmes. Era todo pampa, y apenas si existían los algarrobos, esos árboles centenarios que algunos ancianos Pilagá llaman sobrevivientes y principales testigos de su historia.
En los alrededores, apenas hay dos o tres casas con paredes de barro y techos de chapa. Uno de esos ranchos es el de Juan Córdoba, que volvió a esas tierras hace menos de un año. Su vuelta no es un hecho más: ese hombre corpulento, de rostro curtido pero tierno, es el hijo de Luciano, uno de los personajes claves para entender esta historia.


Imágenes del hoy y el ayer del Pueblo Pilagá de Formosa. La filmación antigua fue realizada por una expedición sueca en 1920. Las imágenes actuales son de Memorias de la Tierra

Luciano fue el líder de un movimiento religioso que entusiasmó a los pueblos originarios de la zona y alimentó los resquemores de los blancos. "Cuando no existía la ciudad grande en Lomitas", narra Juan Córdoba, "había seis casas nada más, y estaban los gendarmes. Todos estaban en contra de la creencia de dios. Por eso mi papá, Luciano, lo observaba ocultamente". Esa creencia comenzó en 1942, cuando Luciano viajó en tren hasta Formosa y después hasta Chaco. Allí se encontró con John Lagar, un misionero pentecostal oriundo de Norteamérica. Lagar se hizo conocido en la zona por bautizar indígenas. Se dice que más de 10.000 Tobas, Wichis y Pilagá recibieron su bendición, y que a varios de ellos les entregó biblias para ser vendidas en sus lugares de origen.
Luciano no sabía hablar y mucho menos leer castellano, pero volvió a Las Lomitas con una de esas biblias bajo el brazo. "Empezaron a evangelizar y se instalaron acá, en la orilla del Madrejón", explica su hijo. "En vez de hacer una iglesia, levantaron un montículo de tierra, una corona". Desde allí, Luciano dirigía ceremonias en lengua Pilagá, que comenzaban antes del amanecer y terminaban por la noche. "Cuando veían el lucero de la mañana", dice Juan Córdoba, "empezaban a orar, a hacer bulla, a cantar, a gritar".
En los testimonios que recopiló el antropólogo Pablo Wright, se sostiene que en 1946 Luciano tuvo una la revelación: la Biblia le habló. Otras versiones señalan que Luciano "se fue en una chalana por el Río Pilcomayo hasta cruzar el gran agua que rodea la tierra, allí murió y se fue al primer cielo". De allí, volvió convertido, y su pueblo lo llamó dios, el dios Luciano.
Quienes lo conocieron, lo describen como un "hombre alto, grandote, muy serio, que no era charlatán, que observaba mucho". Algunos hablan de que tenía "poder de sanidad", al estilo evangelista actual, y otros le atribuyen características propias de un shamán, lo que los Pilagá llaman pi’ogonaq. "Sanaba enfermos de distintas clases" apunta su hijo, "y venía gente de otras comunidades, y se quedaban a vivir acá. Entonces él dejó del ir al ingenio, porque la gente lo entretenía y la traía ayuda". En su prédica, Luciano tomó algunos elementos de la moral evangélica: no fumar, no tomar, no robar, y las mezcló con ceremonias propias de los Pilagá. Era una época intermedia, un pasaje lento entre las viejas tradiciones indígenas y las creencias introducidas por el hombre blanco.
Pero la gendarmería no lo entendía así. Del lado de los criollos el malestar no era sólo por miedo a lo desconocido. Los indígenas eran mano de obra barata para la zafra, y los movimientos religiosos, incluso los evangelistas, eran vistos en toda la región como una amenaza. Cualquier acción colectiva tenía que ser sofocada.

Caminamos por el monte. Juan Luis me cuenta de su experiencia como agente sanitario. Las enfermeras, me dice, discriminan mucho a los indígenas. Varias veces escuchó que alguna le decía "pata sucia" a sus paisanos. Que se bañen ellas en invierno con agua fría, respondía Juan Luis, que siempre está dispuesto a defender a los suyos. Porque él es, me dicen, "de los duros de la nueva generación". Para demostrarlo, en el brazo tiene tres cicatrices de quemadura de cigarrillo, la prueba que algunos adolescentes Pilagá se infligen como prueba de su valor. En algún momento, esos jóvenes se organizaban para que los criollos no entrasen a la comunidad a molestar o robar animales.
Mientras conversamos, llegamos a la casa de Santiago Cabrera. Pero él no está: se fue a buscar leña, y recién al tiempo de dar vueltas por ahí lo vemos bajar del monte con una carretilla cargada de quebracho. Cada diez metros se para, suelta la carretilla, se escupe las manos y vuelve a levantarla. Cuando lo alcanzamos, noto que es muy viejo: hace rato, me dice Juan Luis, que pasó los 80. A simple vista, uno podría pensar que es uno de esos músicos cubanos que parecen inmortales. Tal vez me engañe la sonrisa gigante, o la camisa prendida por un solo botón que le queda tan canchera. Pero su historia no tiene nada que ver con la música.
Santiago Cabrera volvió a Las Lomitas apenas terminó la masacre. Aquel hombre flaco, por entonces sin arrugas en el rostro, venía de pasar una temporada en los ingenios de Salta, allí donde aprendió a "aguantar el hambre comiendo lo dulce de la caña". Al bajar del tren, un gendarme le apuntó con un arma, y le preguntó si era Pilagá. Santiago no supo qué decir. Después, cuando llegó hasta el Madrejón, se dio cuenta que había pasado algo terrible. Su testimonio será la base, seis décadas después, para que los abogados escriban la presentación judicial. "Con las primeras luces del alba", dirá el escrito, "la imagen es dantesca. Más de 300 cadáveres yacen. Los heridos son rematados. Niños de corta edad, desnudos, caminan o gatean, sucios…envueltos en llanto".
Muchos de esos muertos eran trabajadores que volvieron de los Ingenios antes que Santiago . En un diario de la época citado por Wright, se narra la situación de 150 aborígenes que caminaron desde El Tabacal, provincia de Salta hasta Las Lomitas, luego de ser despedidos del Ingenio San Martín. Los Pilagá habían sido convocados para trabajar por seis pesos el día, pero al llegar al lugar les dijeron que cobrarían menos de la mitad. Intentaron reclamar y a la mayoría los despidieron sin piedad. La salvación de Santiago Cabrera, lo que le permitió ser testigo, fue llegar a Las Lomitas después que sus compañeros.

En el idioma de los Pilagá, la comunidad Kilómetro 14 tiene otro nombre. Juan Luis me lo repite tres, cuatro veces, hasta que intuyo que su paciencia roza el límite. Me resigno a llamarla así, por su ubicación en el mapa. Son las cinco de la tarde y el sol quema con furia. Yo tengo puesto un gorro de explorador, una remera de fútbol y pantalones anchos. Es ropa fresca y holgada, ideal para sacar fotos con comodidad, pero parece que no es suficiente contra el calor. Me siento un habitante del Polo en el Caribe: todo lo que haga mi afiebrado cuerpo puede ser motivo de risa, y con razón.
Por estar más alejado del pueblo, el monte aquí se conserva mejor y el clima parece un poco más fresco. En la entrada del Kilómetro 14 nos reciben Julio Quiroga y Norma Navarrete, ambos sobrevivientes de la masacre. Con nosotros vienen Bartolo Fernández, Juan Luis, Santiago y Benjamín, los dos que no me convidaron tereré esta mañana. Pronto, voy a descubrir que ese gesto fue pura timidez.
Le explicamos a los ancianos que hacemos en la zona, y enseguida se arma una ronda a la que se suman otros miembros de la comunidad. Julio Quiroga avisa que para contarnos todo lo que pasó tendríamos que quedarnos dos o tres días, pero que va a intentar darnos una idea. Y que nos va a hablar en su idioma, porque está cansado y el Pilagá es mucho más fácil. Juan Luis y Santiago me dicen que está todo bien, que entre los dos pueden traducir. El diálogo que comienza es desordenado. Los ancianos hablan, se interrumpen y a veces lo siguen haciendo mientras Juan Luis y Santiago traducen al castellano. En otros tramos, conversamos entre nosotros y no llegamos a entender las cosas que los ancianos explican. Lo que sigue, entonces, es un rompecabezas armado con fragmentos de varias voces mezcladas en una pequeña babel en el monte formoseño.


Masacre de Rincón Bomba. Gendarmes irán a indagatoria (2012)

La toldería de los Pilagá crecía al ritmo de los milagros de Luciano, pero las plegarias no alcanzaban para llenar los estómagos. Lo único que se multiplicaba a orillas del Madrejón eran bocas que alimentar, y la llegada de los desplazados del Ingenio San Martín había agudizado el problema.
Se pidió ayuda. Primero comida en el pueblo, a veces casa por casa, y cuando ya no fue suficiente apelaron al gobierno nacional. Desde Buenos Aires enviaron tres vagones con alimentos, medicina y ropas, pero el tren quedó varado en la ciudad de Formosa. A Las Lomitas llegó, diez días después, un solo vagón cargado de harina con gorgojos, grasa derretida y galletas verdes. La intoxicación fue una peste. Los gendarmes dirán luego que se trató de una indigestión masiva "por comer demasiado". Para los Pilagá, fue un intento de envenenarlos: aún hoy, si se les pregunta, muchos de ellos sostienen que la comida "estaba maldecida por un cura, para que nos debilitemos".

El temor crecía de uno y otro lado del Madrejón. En el pueblo la gendarmería emitía bandos y repartía armas entre los civiles. En la toldería de los Pilagá, los ritos y las canciones se multiplicaban: dios nos protegerá de todo, decía Luciano, incluso del hambre y las balas.
Cuando el Sargento Ayudante Salazar dió su versión de la masacre, escribió que los Pilagá "dejaban oír sus músicas y tambores, metiendo aun más miedo con sus rostros pintados en franca actitud agresiva". En la misma publicación, Salazar dirá que "en realidad, estos indios eran salvajes, como animales". Su compañero, el suboficial Perloff, sostendrá que "llamaba la atención la cantidad de indios Pilagá reunidos, procedentes indudablemente de distintos lugares, pintarrajeados y danzando, como lo hacen según su estilo, momentos previos a la pelea".

El gobierno nacional volvió a intervenir. Esta vez, pedían que el cacique Paulino Navarro, conocido como Pablito, viajase a Buenos Aires para una entrevista con Perón. Pablito era un hombre joven, con un aro en cada oreja y una cualidad lo distinguía: podía hablar y leer castellano.

"Pero nunca falta un sueño", se queja Bartolo Fernandez. Lo dice con bronca, con resignación, como para hacerme entender lo que muchos creen: que fue el sueño de una anciana el que terminó de torcer la historia en contra de los Pilagá. Se llamaba Aurora, y se lo narró al cacique Pablito en forma de premonición. "No te vayas Pablito", le advirtió, "porque mi visión es que cuando ustedes vayan a Buenos Aires, antes de llegar te van a matar". Pablito no supo cómo reaccionar. Cuando un comandante de la gendarmería fue a su toldería y le entregó la ropa para viajar, el cacique se vistió de criollo y pidió que lo dejasen sólo con Juanita, su mujer, Al rato salió y le dijo al gendarme que no pensaba ir a ningún lado. El rostro del mensajero se transformó. Le dijo "vos no te vas, pero sabé bien que les vamos a dar caramelos". Nadie sabe por qué, pero así llamaban a las balas en la zona.

Julio Quiroga lo supo enseguida. Tenía casi 15 años, y limpiaba la cocina de la Gendarmería. La mañana de la masacre, llegó al trabajo y se encontró con un hallazgo: los gendarmes habían confiscado todo lo que los Pilagá podían usar para defenderse. "Habían escopetas, machetes, hachas y biblias", recuerda, "tenían tres cajonadas con las cosas que le habían sacado a la gente". La suerte ya estaba echada. "El patrón dijo que me iba a preparar un bolso con mercadería para que me fuera. Me dijeron que a las 6 me tenía que ir, pero cuando llegué cerca del Madrejón ya estaban los gendarmes cuerpo a tierra".

Cincuenta años después, el suboficial Perloff dará su versión de esos instantes previos en una revista de la gendarmería. Allí escribirá que "…el cacique Pablito pidió hablar con el Jefe (del escuadrón), por lo que concerté una entrevista a campo abierto. Los indios, ubicados detrás de un madrejón, nos enfrentaban a su vez, hallándonos con dos ametralladoras pesadas, apuntando hacia arriba. Entre los aborígenes (más de 1.000) se notaba la existencia de gran cantidad de mujeres y niños, quienes portando grandes retratos de Perón y Evita avanzaban desplegados en dirección nuestra".

A las 5 de la tarde, recuerda Julio Quiroga, "empezaron a tirarnos, y escapamos, uno para cada lado, algunos para Pampa del Indio, otros para Campo del Cielo".
La matanza no terminará en esa tierra regada de cadáveres. Los Pilagá serán perseguidos durante varias semanas y cientos de kilómetros a la redonda. El Sargento Salazar, el único gendarme herido durante la masacre, escribirá años más tarde que, luego del fuego de las ametralladoras, "el grueso de la unidad, acompañado por algunos civiles, penetró en el bosque abriéndose en abanico". El objetivo era que no quedasen testigos.

Pero quedaron. El cacique Pablito vagó por el monte junto a cien indígenas desesperados y se refugió en Paraguay. El dios Luciano, que para salvar su vida se escondió en un pozo, fue rescatado por sus seguidores y se instaló en Laguna Pato. Allí continuó con su prédica, pero a los pocos años murió. Según su hijo, Luciano se enfermó de miedo y tristeza. Gran parte de los sobrevivientes quedaron marcados. Como explica Bartolo Fernandez, "muchas personas no querían volver para esta zona, porque tenían miedo que los vuelvan a matar. Los ancianos a veces dicen dos palabras, dicen tres palabras largas y lloran. Ya no es como antes".
Los diarios de la época hablaron de "levantamiento indígena". El diario el Intransigente del 12 de Octubre de 1947, decía que "la sublevación obedecería a una prédica infiltrada entre los aborígenes haciéndoles ver las posibilidades de mejoramiento a que tendrían derecho como nativos y dueños de la tierra que habitan…". Aunque diez días más tarde, en el mismo diario, tuvieron que reconocer que "no resultan tan ciertas las versiones que los indios hubiesen asesinado. Se los persiguió y se los sigue persiguiendo. En cuanto a los muertos, nada se sabe en forma oficial porque después de la masacre fueron quemados los cadáveres". La gendarmería, en cambio, publicó un trabajo sobre el tema a principios de los 90, al que tituló "el último alzamiento indígena".

Hoy el pueblo Pilagá es considerado en extinción: en toda la región chaqueña no quedan más de 5000 . Lo que parece no haber cambiado es la adhesión a la figura de Perón. Cada vez que intenté indagar sobre que responsabilidad tenía el entonces presidente en la masacre, las respuestas fueron evasivas. Al final, Juan Córdoba me explicó que opinaban del General. "Creemos", me dijo, "que era un hombre muy honesto, que ayudaba a los pobres, y que nos enroló y nos dio los documentos".

Norma Navarrete está sentada sobre un pequeño tronco, casi al ras del suelo. Cuando el relato de los otros ancianos está por terminar, ella se levanta y mira al centro de la ronda. Yo quiero hablar, dice, y sus palabras se clavan en la atmósfera caliente del atardecer. Voy a hablar, repite, pero quiero que me den tiempo para hacerlo, por lo menos dos o tres días. No hay tiempo, le decimos: yo me voy por la mañana y no se cuándo podré volver. Entonces hablo ahora, contesta. Santiago, el del tereré, se ofrece para traducir. Norma habla como si cantara. Es una mujer sabia en sus tristezas, y nadie se anima a interrumpirla.

"Era de noche y tiraron bengalas para iluminar y saber donde estábamos. Eso pasó porque buscábamos un dios. Nosotros fuimos a un lugar que se llama Pampa del Indio. Escapamos ahí. En ese época yo era joven y soltera. Yo llevaba la mercadería y mi mamá el agua. Veníamos escapando, por ahí nos escondíamos, corríamos, llorábamos. Nos fuimos a meter en un estero, durante el día estábamos en una cueva para que no nos vieran los gendarmes. Primero yo llevaba mercadería y mi madre llevaba agua, pero después de algunos días se acabó y pasábamos hambre. Mi abuelo tenía un amuleto de hueso para tener garra, fuerza, para que no te caigas o te demores. Me metía unos chuzazos con eso, muy fuerte, cosa que el hueso del animal penetre en la carne, para que no me duerma, y así lograba escapar día a día, hora a hora. Así llegamos hasta Campo del Cielo. En ese mismo lugar nos rodearon. Y no sé como no nos mataron. Había gente que levantaba nervios, que se preguntaba que iba a pasar con ellos. Nos rodearon los gendarmes y nos tenían apuntados. Decían ‘a estos perros lo vamos a matar’. Había muchos muertos y no sabíamos qué hacer para que no vengan los cuervos a comerlos."

La voz de Norma es una montaña al borde del derrumbe. Cuando termina de hablar, ya es de noche y apenas nos vemos las caras. Santiago, el del tereré, está conmocionado: apenas puede emitir sonido. Nos quedamos en silencio, pero no es el silencio incómodo de esta mañana: es uno suave, lleno de murmullos y roto de a ratos por la voz de los ancianos que conversan sobre sus recuerdos, como si nosotros ya no estuviésemos allí.

Citas de Diarios y testimonios recopilados por Pablo Wright: Crónicas del Dios Luciano: Un Culto Sincrético de los Toba y Pilagá del Chaco argentino. P. Wright y Patricia Vuoto. Religiones Latinoamericanas 2 Julio 1991- SN 0188-4050

Fuente: Indymedia Argentina


Hallan restos de aborígenes fusilados por gendarmería en 1947

La masacre de un pueblo originario

Por Maria Sol Wasylyk Fedyszak.

Un juez de Formosa ordenó allanar el escuadrón de Las Lomitas, donde hace 58 años se produjo la matanza de 500 miembros de la etnia pilagá.

La comunidad pide al Estado una indemnización
"Qué tanto se preocupa si al final son indios", contestó el delegado de la Dirección Nacional del Aborigen, Miguel Ortiz, al jefe del Escuadrón cuando éste le pidió explicaciones sobre el mal estado de los alimentos que habían llegado para ser distribuidos entre gente de la etnia pilagá, días previos a la masacre poco conocida por la historia nacional denominada "Matanza de Rincón Bomba". El hecho ocurrió en octubre de 1947 en Formosa y se cobró alrededor de 600 vidas a manos de la Gendarmería nacional. El suceso volvió a la luz cuando el juez Bruno Quinteros ordenó el allanamiento de las instalaciones del Escuadrón de Gendarmería de Las Lomitas de esa provincia, donde posiblemente se encontrarán fosas comunes con los restos de los asesinados. Ayer la Justicia comenzó la búsqueda y encontró restos de un cuerpo que podrían pertenecer a un integrante del pueblo originario.
En junio de este año, la Federación Pilagá interpuso una denuncia contra el Estado por "crímenes de lesa humanidad". La demanda, presentada ante el Juzgado Federal Nº 1 de Formosa, es por "daño colectivo", relató a Página/12 uno de los abogado de esa comunidad, Julio García. En ese sentido, agregó que "se presentó una medida cautelar por la fuerte presunción de la existencia de cadáveres. Por eso el juez ordenó el allanamiento de cuatro lugares. Uno de esos es terreno de Gendarmería en la intersección de las rutas 81 y 28, frente a Las Lomitas".
Los demandantes piden una indemnización por "daños y perjuicios, lucro cesante, daño emergente, daño moral y determinación de la verdad histórica".


FORMOSA - COMUNIDADES TOBAS, WICHIS Y PILAGÁ

La presentación judicial señala que entre el 10 y el 30 de octubre del año 1947 fueron asesinados "entre 400 a 500 argentinos de etnia Pilagá, aproximadamente, además de los heridos y más de 200 desaparecidos". Los más de 50 muertos por intoxicación, hambre y falta de atención médica y la desaparición de un número indeterminado de niños elevan las bajas a más de 750. Hubo 190 sobrevivientes.
En la presentación se relata que meses antes de los crímenes, más de 7 mil hombres, mujeres y niños pilagás, tobas y wichís caminaban desde Las Lomitas hasta Tartagal, en Salta, tras la promesa de trabajo, pero fueron echados cuando reclamaron que se les pagara lo prometido. Entonces emprendieron el regreso a su lugar de origen. Sin posibilidades de trabajo, mujeres, niños y hombres fueron víctimas del hambre y las enfermedades. Los pobladores cercanos los ayudaron con alimentos y ropa. Pero al transcurrir los días dejaron de hacerlo.
Ante la gravedad de la situación, las autoridades provinciales se comunicaron con el presidente Juan Domingo Perón, quien ordenó, como parte de una ayuda mayor, el envío de tres vagones con alimentos, ropas y medicinas. La carga llegó a la ciudad de Formosa y permaneció en la estación, a la intemperie, diez días aproximadamente.

Finalmente, llegó a Las Lomitas un solo vagón lleno, dos semivacíos, con la mayoría de los alimentos en mal estado por el tiempo transcurrido. Fueron distribuidos y consumidos rápidamente por miles de indígenas que a las pocas horas comenzaron a sentir los síntomas de una intoxicación masiva. Decenas murieron. El jefe del Escuadrón llamó al delegado de la Dirección Nacional del Aborigen para pedir explicaciones sobre las faltas en los abastecimientos y el mal estado en que habían llevado.

Al tiempo comenzó a circular el rumor de un ataque indígena. Gendarmería formó un "cordón de seguridad" alrededor del campamento aborigen. No se les permitió traspasarlo ni ingresar al pueblo. Hasta que en el atardecer del 10 de octubre, el cacique pidió hablar con el jefe del escuadrón. Se concertó una entrevista a campo abierto. En ese momento se escucharon descargas de disparos. El 2º comandante del escuadrón, sin que nadie lo supiera, había hecho desplegar varias ametralladoras alrededor del lugar. Y todo terminó en la masacre. Después comenzó la persecución de los que pudieron escapar, "para que no quedaran testigos", concluye la presentación judicial.
Ayer, 58 años después, comenzaron las excavaciones "para encontrar fosas comunes", indicó García. El otro abogado patrocinante, Carlos Alberto Díaz, resaltó que este "hecho busca la verdad histórica para determinar las responsabilidades de quienes originaron esta masacre". Además, se pide una indemnización en nombre de todo el pueblo y otra parte en solidaridad con las etnias toba y wichí "porque estimamos que es un problema de todos los pueblos de la provincia y de América latina".

La investigación del episodio comenzó un año antes de la presentación ante la Justicia. Los letrados encontraron datos de la matanza cuando trabajaban en el caso de otra masacre indígena sucedida hace más de 80 años en Napalpí. "Investigando hallamos sobrevivientes. Con olvido y perdón, las heridas no se cierran –estimó Díaz–. Encontramos un temor reverencial a causa de ese hecho que impactó en generaciones futuras de pilagás. Fue difícil que nos dieran acceso."

Fuentes cercanas a la investigación comentaron que "la Federación Pilagá dio el poder para la presentación en Resistencia, Chaco, y no ante un escribano de Formosa por temor a represalias".

Los otros tres lugares donde se efectuarán los allanamientos serán en la localidad de El Descanso, a pocos kilómetros de Las Lomitas, cerca de las vías y en el cementerio de la localidad de Pozo del Tigre "donde hubo fusilamiento en las noches posteriores", narró García.
Por su parte, el juez federal formoseño, Bruno Quinteros, relató a Página/12 que con esta causa "estamos reconstruyendo una parte de nuestra historia. Tenemos que determinar la verdad histórica. Yo me enteré de este hecho con la llegada de esta causa", y enfatizó: "Tenemos un compromiso con la reconstrucción histórica y con los pueblos".

Fuente: Página/12


Las Lomitas, Formosa: Entrevista a sobreviviente de la Masacre de Rincón Bomba

Por Amelia Presman, enviada a Formosa. Momarandu.com entrevistó al cacique de la etnia pilagá Alberto Navarrete, sobreviviente de la llamada Masacre de Rincón Bomba, hecho ocurrido en 1947 y que volvió a la consideración pública luego de que la justicia federal ordenara exhumaciones en cercanías a Las Lomitas -Formosa-

Según se cree, hay ahora firmes indicios de que en esa jurisdicción se encontrarían las tumbas comunes de más de 500 mujeres, niños, ancianos y hombres de la etnia pilagá, masacrados por tropas de la Gendarmería Nacional entre el 10 y el 30 de octubre de 1947. Además de los muertos se estima hubieron más de 200 desaparecidos. Ello, sumado a los más de 50 muertos por intoxicación, hambre y falta de atención médica y la desaparición de un número indeterminado de niños, elevarían las bajas a más de 750.

El hecho permaneció oculto, al punto que en la propia ciudad de Las Lomitas, muchos ciudadanos consultados por Momarandu.com desconocen el episodio.

"NO ESTABAMOS ARMADOS"

La noche ya cayó sobre el campamento aborigen, cuando Navarrete recibe a Momarandu.com. El lacerante canto de las ranas reverbera en los algarrobos y constituye el único sonido que prevalece en el ambiente, cargado de humedad y de miseria. Diecisiete familias en condiciones precarias viven en el campamento, bajo la autoridad de este hombre, el más anciano de la comunidad.

El cacique habita en el kilómetro 14 de la ruta provincial N° 28 de Formosa, en cercanías a la ciudad de Las Lomitas, que dista a unos 300 kilómetros de la Capital. Tiene 71 años asumidos aunque los integrantes de esa comunidad saben que su edad ronda los 80, por la edad aproximada que tenía cuando presenció la matanza.

El hombre habla en un castellano cerrado y al mismo tiempo emplea términos de su lengua nativa durante el transcurso de la conversación. Sin embargo, no es difícil comprender el sentido general de sus ideas.

Sin penachos ni ornamentaciones que lo destaquen por sobre el resto, el guía de los pilagás accede a sacar una silla de su casita de madera y abandona el fuego que ilumina tenuemente la habitación. Parece ciego: de los ojos se le desprende una humedad que a veces parecen lágrimas y a veces no.

Pero no ha perdido la visión. Cuentan en el poblado que los días de sol, Navarrete recorre ida y vuelta los 14 kilómetros que separan el caserío de la ciudad de a pie.

Recuerda que era pequeño cuando ocurrieron los hechos. El era uno más de los aborígenes cuyas familias regresaban de Salta despedidos del ingenio San Martín de El Tabacal por haber reclamado que se les abonara un prometido jornal de 6 pesos en la cosecha de caña de azúcar.

-¿Qué pasó aquel día de la matanza?

-Yo me estoy acordando del '47. Gente amontonada en madrejón. Gendarmería disparó. Nosotros pudimos correr al monte. Yo visto eso. Yo declaré eso. Era 6 de la tarde. No teníamos armas nosotros. Correr nomás. Ellos tenían ametralladoras.

-¿Usted recuerda haber visto a gendarmes dispararles?

-Yo escuché ametralladoras. Al monte nosotros en plena noche. No sabemos que pasó con todos, con las tolderías...Antes ya habían muerto envenenados. Yo visto eso. Nos fuimos a Campo del Cielo (un poblado a 35 km de Lomitas). Muchos visto tirados, no se si los enterraron. Nosotros queremos saber.

-¿Sienten que el Estado Nacional intentó deshacerse de ustedes?

-Nos trataron muy mal. Gendarmería nos corrió de madrugada. (Vale aquí una aclaración: Navarrete, como muchos de los otros aborígenes, diferencia la administración de Perón de la fuerza desplegada por Gendarmería para reprimirlos y salva la figura del ex presidente, asegurando que desde Nación no hubo orden de disparar). Dormimos en el monte. En Campo del Cielo Nicolás Curestes nos ayudó. Estaba en defensa de nosotros y nosotros ponerlo cacique.

En días posteriores, la matanza continuó. Testimonios aseguran que los disparos volvieron a oírse tanto en Campo del Cielo (a unos 30 km de Lomitas) como en Pozo del Tigre (distante a unos 35). Unos 200 indios más murieron en los alrededores. Y una cifra similar se salvó gracias a Nicolás Curestes, un hombre de la zona que refugió a los aborígenes y protegió a muchos.

Tal fue el respeto ganado por el criollo, que el hombre fue nombrado cacique honorario por los integrantes de esa comunidad. Cuentan en Lomitas, que al fallecer años atrás su cajón fue cargado al cementerio por los aborígenes mismos.



Robustiano Patrón Costas


Se trata del más conspicuo político de la oligarquía en la década del 40 del siglo XX. Había nacido en 1875 y el gobernador de Salta lo nombró Ministro de Economía provincial en 1908, oportunidad en que con su hermano Juan se apropiaron de tierras del departamento de Orán que pertenecían a las comunidades indígenas. Con la llegada del ferrocarril, una década después, establece asentamientos indígenas para asegurar mano de obra barata, casi siempre a cambio de vales, y funda el Ingenio San Martín de El Tabacal a partir de lo cual amasa una fortuna con la comercialización de azúcar. Se convierte en el más alto representante político de los terratenientes, es designado presidente del Partido Demócrata (conservador), asume como gobernador de Salta, funda la Universidad Católica de la provincia, luego es elegido senador y jura como presidente del Senado de la Nación. Acuerdan los conservadores con el radicalismo antipersonalista la fórmula presidencial de la denominada "Concordancia". Esa fórmula será Patrón Costas-Iriondo, pero no llegará el momento de las urnas porque irrumpe el golpe de Estado de 1943. Don Robustiano muere en 1965 sin que sobre él cayera condena alguna por los crímenes de la Masacre de Rincón Bomba.

-¿Porqué los mataron?

-No sabemos.

-¿Porqué ahora deciden investigar, habiendo pasado tanto tiempo?

-Queremos conocer que pasó con ellos. La verdad.

DESPIDOS, HAMBRE Y DISPAROS

Siguiendo las vías del ferrocarril, hambrientos, los pilagás que volvían de Salta se instalaron en un descampado llamado Rincón Bomba, cercano a Las Lomitas. En ese entonces, el asentamiento estaba ubicado en la intersección de la mencionada ruta provincial y la vía nacional 11, sitio donde se estima estarían enterrados los cuerpos.

Encontraron allí no sólo un madrejón que les proporcionaba agua, un recurso fundamental teniendo en cuenta el lugar hostil y las elevadas temperaturas; sino también compañía: ahí estaban asentados grupos aborígenes de su misma etnia.

Según investigaciones efectuadas por los abogados de la causa (Julio César García y Carlos Alberto Díaz) los indios pidieron alimentos a la Comisión de Fomento y también al comandante Emilio Fernández Castellanos, del escuadrón 18 de Gendarmería, con base en Lomitas. Pero el poblado sentía temor a una eventual agresión por parte de los aborígenes (aunque los pilagá no eran una comunidad agresiva e incluso testimonios de la época dan cuenta de que entre los "blancos" y éstos existían relaciones de naturaleza comercial).

Los aborígenes pasaron el invierno a la espera de respuestas tanto por parte de esa fuerza como del Estado Nacional por entonces a cargo de Juan Domingo Perón. En esos años, Formosa era Territorio de la Nación (no fue declarada provincia sino hasta 1956) y Las Lomitas, un poblado de escasas familias asentados cerca del Escuadrón de Gendarmería.

Mediante gestiones del cacique Pablo Navarro y de su líder espiritual Luciano lograron que se les dieran ropa y comida para que seis de los aborígenes se trasladaran a Buenos Aires para entrevistarse con Perón. Dice Luis Zapiola, abogado de Lomitas, en un artículo incluido en un curso de derecho de los Pueblos Indígenas en la UBA que "es tan cierto que quisieron ver al Presidente en Buenos Aires, como que después desistieron proponiendo que el Presidente los visitara a ellos "para que éste viera cómo vivían".

Finalmente, el Presidente de la Comisión de Fomento, telegráficamente, solicitó al Gobernador Federal el urgente envío de ayuda humanitaria, éste se comunica con el Ministro del Interior de la Nación y éste a su vez le hizo saber al presidente Juan Domingo Perón quien ordenó como parte de una ayuda mayor y planes de desarrollo tres vagones cargados de mercadería y ropas.

La ayuda llegó a destino, pero el delegado de la Dirección Nacional del Aborigen, Miguel Ortiz, demoró el cargamento en una estación. Finalmente a Lomitas arribaron dos vagones con media carga y la comida no se encontraba en condiciones de ser consumida. Sin embargo, ello no fue un impedimento para que los alimentos se repartieran en el campamento indígena. La hambruna de los pilagás era tal que aún así los consumieron. Más de un cincuentenar sufrió una intoxicación que les costó sus vidas.

Así estaban las cosas de tensas cuando el cacique Pablito pidió hablar con el jefe de Gendarmería. Era el 10 de octubre y gendarme y cacique debían encontrarse a cielo abierto. Pero a éste último lo siguieron aproximadamente unas mil mujeres que llevaban consigo retratos de Perón y Evita Duarte y avanzaban hacia los efectivos. Un centenar de gendarmes abrió el fuego contra el gentío.

En los pocos diarios de la época que dieron cuenta del hecho, se informaba de una sublevación. "Extraoficialmente informamos a nuestros lectores que en la zona de las Lomitas se habría producido un levantamiento de indios. Los indios revoltosos pertenecen a los llamados pilagás quienes, según las confusas noticias que tenemos, vienen bien provistos de armas (...) Ya se habrían producido algunos encuentros, no se sabe si con los pobladores de la zona o con tropas de la Gendarmería Nacional –Diario Norte, Formosa, 11 de octubre de 1947, página 1, columna 5".

EXCAVACIONES Y SILENCIO

La causa fue presentada en abril del 2005, y en ella el pueblo pilagá solicita se le pague una indemnización por daños y perjuicios, lucro cesante, daño emergente, daño moral y determinación de la verdad histórica por un valor de 100.000.000 de dólares.

Las excavaciones fueron autorizadas por el juez federal formoseño Marcos Bruno Quinteros, en un predio cercano a Las Lomitas que desde 1987 pertenece a Gendarmería, los últimos días de diciembre. Otro sobreviviente de la masacre, colaboró con la identificación de la zona, ahora convertida en un bosquecito.

Aunque sólo encontraron hasta el momento huesos humanos que podrían pertenecer a una mujer pilagá, los abogados y los mismos aborígenes creen que allí podrían hallar cientos de cuerpos muertos en la masacre de Rincón Bomba.

Esas exhumaciones debieron suspenderse el 30 de diciembre del 2005 por el inicio de la feria judicial y los patrocinadores de la causa resolvieron pedir ayuda económica a Nación porque consideran que están ante una tarea de investigación que demandará meses de trabajo en el lugar.

El hecho, que fuera difundido en diarios digitales de la región, cadenas nacionales de televisión y radios internacionales, no pareció conmover a la comunidad de Las Lomitas, que continuó sin interrumpir sus habituales actividades y sin inmutarse siguió viendo pasar a los aborígenes por las calles, vendiendo sus artesanías.

A fuerza de verdad, tampoco la gran mayoría tiene conocimiento de la masacre. La matanza fue ocultada con celo y pocos documentos hay que revelen los acontecimientos que allí tuvieron lugar 58 años atrás.

"Las Lomitas nació como un asentamiento cercano al ferrocarril y a Gendarmería. La mayoría de los que acá viven tienen algún familiar en la fuerza. Eso explica en parte porque el hecho aún sigue oculto" comentó a Momarandu.com Juan Carlos Godoy, delegado del Instituto de Cultura Popular que trabaja con los aborígenes.


OCTUBRE PILAGÁ, relatos sobre el silencio - Trailer

La gente de Lomitas (ciudad de unos 15 mil habitantes, de los cuales una altísima cifra depende de la administración municipal) ha tenido contacto con las comunidades aborígenes por años, lo cual no necesariamente significa integración.

Los derechos de los aborígenes son permanentemente violados según comentarios de profesionales y docentes del lugar. Padecen la discriminación de los "criollos" y el olvido de la clase política que los ha "recompensado" con la entrega de planes sociales y los utiliza en tiempos electorales para mantener la ciudad como bastión peronista.

Los aborígenes viven al margen de los blancos, en barrios alejados y con escuelas propias. Además de los planes Jefes y Jefas de Hogar y de la comercialización de sus artesanías (carteras, monederos, collares de semillas, tapices, cerámicas, trabajos en madera y canastos) reciben la ayuda del Instituto de Cultura Popular (INCUPO) que presta capacitación en derechos humanos e información.

"Fue una maldición" dice el presidente de la Federación Pilagá

Por Amelia Presman, 10/06/06

Bartolo Fernández es el presidente de la Federación Pilagá de la zona, una federación que nuclea a unos 5000 aborígenes de esa etnia en toda Formosa. Vive también en el kilómetro 14 y aunque no presenció la matanza respalda la causa y constituye una de las voces más mediáticas de la comunidad.

"Esto es doloroso pero necesitamos verdad histórica" dijo Fernández a Momarandu.com. Explicó que aunque el suceso no tomó estado público sino hasta hace muy pocos días, la posibilidad de demandar al Estado por la matanza de más de medio millar de aborígenes viene siendo discutida en el seno de su comunidad desde hace mucho tiempo.

"No fueron 500 los que murieron, fueron 1.000. No sabemos cuantos fueron baleados, pero muchos murieron por comida envenenada y los ancianos por ancianos, y por estar debilitados después de meses de no tener comida" expresó.

"Gendarmería vino con morteros, ametralladoras y fusiles. Cuando el cacique Pablito quiso hablar con ellos no pensaba en matar ni tenía armas de fuego. Pensaba en los enfermos y quería tierra propia para pilagás....Quedamos muy pocos después de eso. La masacre fue una maldición" sostuvo.

En otro orden de cosas, Momarandu.com consultó a Fernández sobre la discriminación que reciben en la ciudad. Pero para el titular de la federación "la relación humana con la gente de la zona es buena".

"No nos sentimos discriminados en el trato humano, pero si en lo legal".

-¿Podría explicarlo?

- Nosotros elegimos al cacique. El piensa en nosotros y sabe defender su pueblo. Pero ahora en este siglo no hay más caciques sino representantes municipales y provinciales. Eso es legal. Pero ellos no nos representan.

-¿Usted se refiere entre otras cosas a la presión que ejercen desde el municipio y la provincia en épocas de campaña electoral, para votar en determinado sentido?.

-Allí si hay conflicto. Nos tratan mal, nos obligan a votar por alguien que no respeta nuestros derechos. Nos prometen cosas y después se olvidan.

-Ustedes se dan cuenta de eso, ¿no hay forma de modificar las cosas?

-No es fácil. Los políticos no respetan lo que pensamos. Venimos hablando mucho entre nuestra gente y con las otras federaciones nos juntamos en marzo.


La discriminación, uno de los principales problemas del aborigen

Por Amelia Presman, 10/06/06

El transeúnte ocasional de la ciudad puede observarlo a simple vista. Los pilagás transitan las arenosas calles de Las Lomitas pero no permanecen en ellas más que para cumplir con algún quehacer puntual: el cobro de un plan social, la venta de sus productos, una diligencia pendiente.

Viven desde 1985 aproximadamente en unas 3000 hectáreas que el gobierno provincial les cedió a 14 kilómetros de la ciudad y esa distancia se vuelve casi inaccesible con las lluvias. El agua convierte la tierra en fango y hay que tener habilidad y un buen vehículo para poder avanzar. No hay luz eléctrica en ese tramo, no hay teléfonos ni señal para la comunicación satelital.

Los pilagás se movilizan de a pie o en bicicletas aunque por lo general, los días que se pagan los planes sociales (Jefes y Jefas de Hogar y Plan Familias) suelen trasladarse al Banco en camionetas que por supuesto cobran el trayecto. Además de los pocos ingresos que para cualquier hogar –no sólo para el aborigen- significan 150 pesos mensuales, los nativos se amañan con la venta de sus artesanías.

Las comercializan por poco dinero en locales de la ciudad y hay quienes se las compran para luego revenderlas en Capital Federal. Collares de semillas y cuentas, cintos de yica con hebillas de madera, carteras y monederos, vasijas de barro, animales de palo santo y tapices son algunas de sus producciones.

En el 14, como todos llaman al poblado de casas dispersas construidas en madera y barro, la gente se agolpa, curiosa, cuando un extraño ingresa. Las mujeres no hablan: observan, sonríen si algo es de su agrado. Los hombres son los que dialogan. Entre ellos utilizan su lengua materna, el pilagá, y el castellano es usado con los criollos y los blancos.

La energía eléctrica llegó hace escasos siete meses y el agua la obtienen mediante un molino. En el caserío se destaca un humilde rancho que hace las veces de templo. Los aborígenes son evangelistas y celebran oficios religiosos semanales, a los que acuden las diecisiete familias que habitan el campamento.

La comunidad pilagá considera que las enfermedades no pasan por lo bacterial o infeccioso sino por los "daños" que unos provocan en otros, aunque en caso de urgencias o de nacimientos acuden al hospital público de la ciudad. Allí no hay centros sanitarios.

Los niños aprenden el idioma nativo y la gran mayoría inicia el manejo del castellano al inicio de la educación formal, a los seis años. A la escuela primaria del campamento asisten casi todos, no así a la secundaria, porque deben ir hasta al pueblo. Es un pequeño grupo el que lo hace e inclusive, un mínimo porcentaje accede a estudios terciarios mediante la capacitación de de Instituto de Cultura Popular (INCUPO).

Momarandu.com dialogó con Juan Carlos Godoy, uno de los integrantes de la institución con asiento en Las Lomitas, Formosa, institución que lleva adelante capacitación de la etnia pilagá. "Realmente son pocos pero es todo un avance contar con agentes sanitarios en el hospital de Lomitas. Lo que sucede es que es innegable que el acceso a la educación se dificulta por la escasez de medios económicos y en el fondo, por la manera diferente con la que cada comunidad observa el mundo" dice.

Discriminación, abuso sexual para con las mujeres aborígenes, empleos mal pagos son algunos de los rasgos característicos que continúan caracterizando -como desde hace muchos años- la relación entre blancos y nativos.

Godoy también se refirió al sistema judicial que rige para los aborígenes. "Cuando los conflictos son menores, lo resuelven bajo sus reglas y normas, en el seno de la misma comunidad. Cuando se ven excedidos acuden a la Justicia "de los blancos".

Fuente: www.momarandu.com


Aparecen nuevos cadáveres en Rincón Bomba

Por Chaco Día por Día, 17/08/06

Genocidio indígena en Formosa

El Perito Oficial de la causa sobre la Matanza de más de mil indígenas Pilagás, jurisdicción de Las Lomitas informó al Juez Federal de esa provincia, Dr. Marcos Bruno Quinteros, del hallazgo de nuevos cadáveres de las víctimas.

El Perito Oficial de la matanza ocurrida en el entonces Territorio Nacional de Formosa, en el año 1.947, llevado a cabo por tropas de la Gendarmería Nacional Argentina, informó al Juez Federal de la Ciudad de Formosa, Doctor Marcos Bruno Quinteros, del hallazgo de nuevos cadáveres de víctimas de aquel genocidio.

Los mismos están localizados en tres zonas más, de las dos descubiertas hasta ahora ( la primera fue en el 28 de diciembre del 2005 en el polígono de tiro de Gendarmería Nacional Argentina en Rincón Bomba y la segunda el 19 de marzo del 2006 en el Paraje La Felicidad, jurisdicción de la localidad de Pozo del Tigre, todos de la Provincia del Formosa). La tercer zona se encuentra en el kilómetro 30 jurisdicción de la localidad de Pozo del Tigre, la cuarta en Colonia Muñiz , distante a 7 km al este de la ciudad de Las Lomitas, próxima a la ruta nacional Nº 81 y la quinta, nuevamente, en el lugar donde se inició la matanza en Rincón Bomba.
La ubicación de las distintas tumbas confirman el "sendero de la muerte", que se extendió por más de 40 km, de los que pudieron huir en un primer momento del ametrallamiento del 10 de octubre de aquel año.

Asimiso, ante la petición fundada, solicitada el 3 de abril del 2.006, por los Doctores Carlos Alberto Díaz y Julio César García, Abogados Apoderados de la parte Actora Federación del Pueblo Pilagá, el Comandante General de la Gendarmería Nacional Argentina Don Héctor Bernabé Schenone, dispuso, por Resolución Nº 532/06, la apertura de los archivos de esa Institución, lo que constituye un hito histórico, político y jurídico en el esclarecimiento de crímenes de lesa humanidad en la República Argentina.

Los Doctores Carlos Alberto Díaz y Julio César García en el día de hoy ya han establecido contactos con Oficiales Auditores de la Gendarmería para comenzar, en los próximos días, con un equipo de documentalistas y expertos en registros virtuales, los estudios de los archivos que se encontrarían diseminados entre el Escuadrón de Las Lomitas, la Agrupación Formosa (capital) y el edificio Centinela en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

(Fuente: Dr. Carlos Alberto Díaz)


Genocidios indígenas, la historia enterrada

Por Eduardo Rodríguez-Baz (PL) / Argenpress, 31/03/06

El reciente hallazgo de unos 27 cadáveres de indígenas pilagá, exterminados durante una matanza en 1947, desenterró uno de los pasajes más virulentos de la historia argentina: el genocidio de los pueblos aborígenes.

Los restos de los pilagá, parientes lingüísticos de los tobas y wichis, fueron encontrados el pasado 17 de marzo en un paraje de la provincia de Formosa, a más de 1.200 kilómetros de Buenos Aires, por el Equipo de Investigación de Crimen Forense.

Enrique Prueger, a cargo del grupo de expertos, reveló a la prensa ese día que algunos de los restos humanos descubiertos hasta el momento pertenecen a una mujer y otros a un niño.

Según el especialista, no se trata de una fosa, sino que los cadáveres están diseminados en un descampado ubicado a escasos kilómetros de Pozo del Tigre, una zona de difícil acceso donde para recorrer 16 kilómetros se necesita una hora de viaje en camioneta.

Prueger realizó el procedimiento junto a peritos de la policía formoseña, como parte de una investigación autorizada por el juez federal Marcos Quinteros y que en diciembre de 2005 permitió comenzar las excavaciones.

El luctuoso hecho, prácticamente desconocido, ocurrió en octubre de 1947 y se inscribió en los anales de la historia argentina como La masacre de Rincón Bomba, cerca de la ciudad de Las Lomitas.

Debieron pasar casi seis décadas para que este terrible acontecimiento saliera a la luz.

En abril de 2005, los abogados Carlos Díaz y Julio García presentaron una denuncia contra el Estado Nacional por haber cometido crímenes horribles contra el pueblo Pilagá.

Solicitaron ante el Juzgado Federal de Formosa que se le pague una indemnización 'por daños y perjuicios, lucro cesante, daño emergente, daño moral y determinación de la verdad histórica'.

Gracias a los estudios realizados durante cinco años por ambos magistrados, quienes representan a la Federación Pilagá, hoy se puede conocer un poco más de aquel verdadero calvario.

Más de 750 integrantes de esa etnia resultaron entonces asesinados cuando, tras negarse a trabajar como esclavos en los ingenios azucareros de la vecina provincia de Salta, fueron echados por los capataces y retornaron a sus comunidades en Las Lomitas.

De vuelta a Formosa, la muerte los volvió a asechar ante la escasez de comida.

Luego de reclamar ayuda a las autoridades nacionales, el gobierno del entonces presidente Juan Domingo Perón envió un tren con ropas, alimentos y medicinas, pero gran parte del cargamento nunca llegó a sus manos y la comida la recibieron en mal estado.

Sin embargo, los indígenas fueron víctimas de la desidia de los funcionarios provinciales, lo cual precipitó una masacre ejecutada por uniformados de la Gendarmería Nacional que desoyeron órdenes en sentido contrario de sus superiores.

De acuerdo con Díaz y García, entre 400 y 500 nativos murieron por el fuego de las ametralladoras, a los que se sumaron numerosos heridos y más de 200 desaparecidos, entre ellos muchos niños.

Recortes de periódicos de la época, rescatados por los juristas, dieron cuenta que tres vagones llegaron a Formosa a mediados de septiembre, pero el delegado de la Dirección Nacional del Aborigen, Miguel Ortiz, los dejó abandonados en la estación.

A principios de octubre llegaron a Las Lomitas merced a la intervención del gobernador provincial, quien tras enterarse de su retención dispuso la salida inmediatamente.

Pero ya era tarde, un solo compartimiento estaba lleno y en los otros dos apenas quedaba la mitad de la carga, mientras que los alimentos se habían descompuesto.

Aún así, se repartieron en el campamento y al día siguiente 50 de ellos murieron por los efectos de la intoxicación.

Pensando que se trataba de una acción premeditada, los autóctonos salieron varias veces a reclamar de manera pacífica hasta que los gendarmes rodearon el campamento y dispararon sus fusiles contra los cuerpos inermes de niños, mujeres y ancianos.

Tras el hallazgo del pasado día 17, Díaz confesó estar consternado: es la primera vez que encontramos tamaña cantidad de cuerpos, lo que demuestra el genocidio que hubo en el país, denunció el magistrado.

Por su parte, el cura párroco de Las Lomitas, Francisco Nazar, solicitó a las entidades de derechos humanos acompañar la causa de los indígenas para que haya juicio, castigo y reparación histórica por las matanzas contra los pueblos originarios en Argentina.

'Es una tristeza muy profunda encontrar 27 cuerpos masacrados por el genocidio. Sale a la luz la historia negada que revela la impunidad que ha habido con los indígenas', sentenció el también fundador de la Pastoral Aborigen de la Iglesia Católica.

Nazar se dirigió en particular a las emblemáticas Madres y Abuelas de Plaza de Mayo -cuyos hijos y nietos desaparecieron durante la última dictadura militar-, a quienes pidió involucrarse de manera directa en el esclarecimiento del atroz suceso.

Su llamamiento tuvo además como destinatario al presidente argentino, Néstor Kirchner.

Así como bajó el cuadro del ex dictador Jorge Rafael Videla (cabecilla del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976), que también descuelgue el de aquellos que masacraron a nuestros hermanos, concluyó el reconocido religioso.

Los abogados patrocinantes anticiparon que solicitarán a la Justicia la citación de unos 30 gendarmes que aún están con vida, con el fin de aportar en una causa de violación a los derechos humanos considerada imprescriptible.

De acuerdo con recientes censos, la comunidad pilagá está integrada en la actualidad por unas cinco mil personas, quienes residen en zonas rurales de las provincias de Formosa y Chaco, en el noreste de la nación austral.

Fuente: www.argenpress.info


Resolución inédita y novedosa en el caso de la masacre de Rincón

Por Julio
julmirs@ciudad.com.ar

En un fallo inédito en la Jurisprudencia Argentina y latinoamericana, el Juez Federal de Primera Instancia de la ciudad de Formosa, capital de la provincia del mismo nombre, Dr. Bruno Quinteros, ordenó al Estado Nacional Argentino, que se haga cargo de todos los gastos, erogaciones de la investigación en la búsqueda de restos y las víctimas y fosas comunes, originadas en la denominada Matanza de Rincón Bomba. El juicio que todavía se haya en trámite se encuentra fundado en la imprescriptibilidad de los crímenes de Lesa Humanidad perpetrados por tropas de la Gendarmería Nacional Argentina entre el 10 de octubre al 5 de noviembre, aproximadamente, del año 1947.

En aquella oportunidad, en el paraje cercano a la Localidad de Las Lomitas fueron ultimados entre 700 y 1500 niños, ancianos, mujeres y hombres, desarmados e indefensos pertenecientes al pueblo pilaga, hoy en proceso de extinción.

En la resolución Nro. 151/2006, del 22 de marzo de este año (2006), el magistrado, en los considerandos, manifestó que " …fundado en el reciente hallazgo del descubrimiento de la primera fosa común de las posibles víctimas de la denominada " Matanza de Rincón Bomba"; teniendo presente que el instituto de "Litis Expensas", previsto por el Código de Rito, ( Art. 651" ), establece el derecho que tiene un litigante a recibir del contrario una cantidad de dinero que varía según la condición económica del solicitante y que constituye un medio tendiente a asegurar la vigencia efectiva de la garantía constitucional de igualdad ante la ley, en atención de la parte accionante (Federación de Comunidades Indígenas de la Etnia Pilaga), al carácter de solvencia acreditado del demandado (Estado Nacional), y al interés general comprometido en la causa, ventilada en autos en la cual se pretende el resarcimiento colectivo como consecuencia de la posible violación de derechos humanos derivados de crímenes de lesa humanidad razón por la cual se hace necesario ordenar todas las medidas necesarias como resultado de los allanamientos decretados oportunamente. Firmado Marcos Bruno Quinteros Juez Federal. Liliana E. González Costa Secretaria".

Dicha resolución por lo novedosa e inédita pone de relieve dos cuestiones, una que hace al sujeto legitimado en la presente acción que es una organización indígena, que reclama el resarcimiento de delitos de lesa humanidad y por lado lugar amplia el instituto de litis expensa a una causa colectiva e iguala a las partes en el acceso real y plena al sistema de justicia, superando la mera abstracción teórica de la igualdad entre las partes. Muchas veces o en la mayoría de los casos el accionante tiene razón en sus peticiones pero por carecer de medios económicos, frustra sus expectativas aún antes del comienzo de la litis.

Los abogados de la Federación Pilaga Dres. Carlos Alberto Díaz y Julio César Garcia, quienes han iniciado también la causa por la masacre de Napalpí en 1924 Toba Qom – Mocoví y por el Bombardeo de Plaza de Mayo del 16 de Junio de 1955, manifestaron la importancia de la resolución del Magistrado Federal actuante, porque es el primer caso de extensión del Instituto " de las litis expensas", a la problemática de los derechos humanos. Ello permitirá como en este caso realizar las investigaciones por la búsqueda de fosas comunas en un amplio territorio del estado formoseño, que durará aproximadamente más de seis meses.

Formosa, 03/04/06


Matanza indígena de Rincón Bomba: Rechazan todas las excepciones del Estado Nacional

Por Carlos Alberto Díaz y Julio César García, 07/03/07
napalpi1924@yahoo.com.ar; julmirs@ciudad.com.ar

El Juez Federal de la Provincia de Formosa, Doctor Marcos Bruno Quinteros, en un fallo histórico en el País y Latinoamérica, calificado como ejemplar en medios jurídicos, rechazó "in totum" todas las excepciones interpuestas por el Estado Nacional en el juicio por la matanza de más de 1.500 niños, ancianos, mujeres y hombres desarmados de la etnia Pilagá del 10 de octubre del año 1.947 y meses subsiguientes.

El genocidio fue cometido por fuerzas de la Gendarmería Nacional Argentina hace más de 57 años, saliendo a la luz por las investigaciones realizadas por el Abogado chaqueño Carlos Alberto Díaz que en el año 2.005 interpuso una acción de resarcimiento, en nombre del Pueblo Pilagá, patrocinando al Doctor Julio César García.

El 28 de diciembre del año 2005, en cercanías de la localidad Formoseña de Las Lomitas se encontró la primera tumba común de las víctimas, repitiéndose los hallazgos de tres más en los meses de marzo/abril del año 2.006, en una zona conocida por Paraje La Felicidad, en cercanías de la localidad de Pozo del Tigre, en la misma provincia.

Al contestar la demanda el Estado Nacional Argentino a principios del año 2.006, no negó el hecho, pero sí interpuso tres excepciones procesales: Prescriptibilidad de los Crímenes de Lesa Humanidad (pese a que la Corte Suprema de Justicia el 14 de junio del año anterior había declarado la imprescriptibilidad de los mismos), falta de legitimación activa del Pueblo Pilagá para estar en juicio e incompetencia del Juez Federal de Formosa para atender en la causa.

En la Resolución N° 15/2007, del 5 de Febrero de 2007, el Magistrado, en pormenorizados considerandos dice:"La excepción de falta de legitimación (por el Estado Nacional Argentino) fue fundada en que no fueron acreditados derechos sucesorios de las víctimas. Niega que el Pueblo Pilagá pueda ser considerado como una etnia".

"Como apoyo de la excepción de prescripción postulan que por aplicación de lo establecido por el Art. 4073 del digesto civil, al haberse iniciado la presente acción en el año 2005 han pasado más de 57 años del hecho generador invocado (30/10/1947)".-

Esgrime, la demandada, que la jurisprudencia de la Corte Suprema referida a la imprescriptibilidad de los delitos de lesa humanidad no resulta aplicable al caso de marras, rechazando la existencia de un delito de ejecución continuada.

En los considerandos de la resolución el Doctor Quinteros afirma, con fuerte sentido crítico, que la Procuración del Tesoro de la República Argentina "dogmatiza" al decir que la imprescriptibilidad no significa inextinguibilidad, habida cuenta que las acciones tildadas de dicha forma por tratarse de delitos constitutivos de violaciones a los derechos humanos, lo son exclusivamente en vida del autor o responsable, por lo cual, de constituirse el tipo penal, podría intentarse la acción si alguno de sus autores o cómplices vivieran.

A su turno, previo traslado de ley, la Federación del Pueblo Pilagá, con la firma de los Abogados Carlos Alberto Díaz y Julio César García, a fs. 140/165 rechazó, punto por punto, todas las excepciones previas planteadas, expresando textualmente el Juzgado Federal, que los demandantes puntualizaron lo "…referente a la falta de legitimación de la Federación Pilagá precisando que la misma posee suficiente legitimación para estar en juicio fundado en antecedentes constitucionales, en el derecho positivo argentino, en el derecho internacional consuetudinario y tratados internacionales. Citaron en abono de su posición el la diferencia del concepto de poblaciones y pueblos indígenas y su relación para estar en juicio"

Sigue diciendo el Juzgador:"Con copiosa doctrina y jurisprudencia, da cuenta de los intereses individuales homogéneos del pueblo Pilagá y alega la inaplicabilidad de los principios de derecho privado en la tutela colectiva de los derechos individuales y como derivación lógica de ello, expone, que el concepto de heredero forzoso no se adapta a los actores de este juicio, toda vez que entiende estar en presencia de un sujeto colectivo afectado por un hecho estatal dirigido contra los mismos, que justamente tenía por objeto su exterminio".

Finaliza diciendo que los Actores remarcaron:"En segundo lugar, el mentado hecho afectó bienes inmanentes como la vida y la identidad de los accionantes, que impactaron en ese momento y los condiciona en la actualidad para ser parte activa de la sociedad. Remarca significativamente que el 95% de los indígenas se encuentran bajo la línea de la pobreza, no existen prácticamente asalariados, empleados en los servicios públicos, fuerzas de seguridad o profesionales de cualquier rama del saber humano, circunstancia que tiene conexión directa con la generación de temor reverencial. Transcriben doctrina judicial surgida de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Luego de estos considerandos el Juez en su parte pertinente dice: "Abocándome directamente al tratamiento de la excepción de incompetencia, no resultará baladí poner de relieve que de una primera lectura de la excepción de incompetencia ensayada por el Estado Nacional…importa desmerecer toda argumentación en tal aspecto…".

"Decidido ello, es dable introducirse al análisis de la excepción de prescripción…" dejando sentado el criterio "…que en las pretensiones indemnizatorias derivadas de delitos de lesa humanidad, no es aplicable plazo alguno de prescripción, ya sea si la acción se iniciare a partir de lo que establece el Art. 29 del Código Penal, o si se intentare en sede civil, invocando como sustento de lo antedicho, se ha considerado: "...con respecto a los plazos de prescripción liberatoria que fija el código civil, es dable destacar que, en modo alguno podrían ser invocados con sustento, ya que "debe recordarse que la prescripción no puede separarse de la pretensión jurídicamente demandable" (Fallos 308:1101), y en este caso, el origen del reclamo reparatorio se basa en el daño ocasionado por un delito de lesa humanidad, y no en uno derivado de una relación meramente extracontractual, o de un delito penal que no tiene especial connotación de su imprescriptibilidad".-

Prosigue diciendo:"Que aún si se quisiera considerar un plazo de prescripción, esto no sería factible, ya que el delito de carácter permanente mientras no se establezca el destino o paradero de la víctima desaparecida ha quedado establecido por la [Convención] Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, aprobada el 9 de junio de 1994 por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, cuya ratificación fue autorizada por el Poder Legislativo Nacional mediante ley 24.556, y en las condiciones de su vigencia, goza actualmente de jerarquía constitucional (Ley 24.280) Art. 75 cinc. 22 de la Constitución Nacional...a los fines de la aplicación de un supuesto plazo de prescripción, toda "ficción jurídica" deviene inaceptable frente a la realidad palpable de la existencia de este delito permanente mientras no se establezca el destino o paradero de la víctima desaparecida, tal como determina taxativamente la Convención supra citada..."

En relación a la excepción de falta de legitimación activa para estar en juicio del Pueblo Pilagá expresó: "…toda evaluación de la legitimación para estar en juicio, no puede perpetrarse desde un plano individual…sino que debe ser observada desde una óptica colectiva, pues el mismo derecho positivo reconoce la calidad de comunidad étnica derivada de su propia estructura social, compuesta por la identidad del pueblo con la combinación de diversos factores, que implican una abismal diferencia con las figuras e institutos procesales del derecho común".-

"La necesidad de mayor legitimación frente a los "nuevos derechos"; el individualismo extremo cede paso a la solidaridad como un integrante natural de la personalidad humana; ergo va de suyo, que para verificar la legitimación es imprescindible estudiarla en el contexto constitucional, pues el derecho procesal no puede resolver por sí solo tal cuestionamiento, dado que ningún derecho puede ser válido si no se conforma al sentimiento jurídico que prevalece en la comunidad reflejada en la carta magna, debiendo siempre garantizarse el respeto a la dignidad y derechos del hombre".

Llama la atención de la insólita posición del Estado Nacional Argentino, que durante la actual administración realizó un avance significativo en la reivindicación por la defensa de los Derechos Humanos al decir: "Paradójicamente el Estado Nacional intenta desmerecer la legitimación para estar en juicio de la comunidad accionante, sin percatarse que por la modernización del derecho se ha producido un ensanchamiento de la base de la legitimación procesal como consecuencia de admitir, ya no solo la mera demanda individual del portador de un derecho subjetivo, sino además, la de otras personas menos aforadas, pero que, no obstante, alcanzan a exhibir un grado de interés suficientemente protegido como para pasar el umbral de los tribunales".-

Afirma que "…Se trata de lograr que los seres humanos logren mejor desarrollo individual y la dignidad y libertad acordes con las circunstancias concretas que les ha tocado vivir en sociedad; de ello se colige que pretender privar a la "Comunidad Pilagá", de la facultad de acudir a los tribunales es quitarle el más importante e intenso instrumento de que pueda disponer ante una hipotética lesión de un derecho constitucional en caso de que no baste con el descubrimiento de la verdad real y su reprochabilidad…".-

Finalmente, señala:"…no puede pasar inadvertido el argumento relativo a la acreditación en juicio de los derechos sucesorios que establece el Art. 1078 del CC, puesto que tal exigencia resulta a todas luces inadmisible en la causa, habida cuenta que estamos en presencia de una comunidad de aborígenes reclamante, debiendo remontarnos a la época de la matanza (década del ´40), tiempo en el cual, el Estado expuso un notorio desinterés por empadronar e identificar a los pueblos aborígenes, situación que aún en la actualidad no ha sido totalmente regularizada (la primera campaña para dar documentos a los indígenas argentinos fue en el año 1.953). De allí que el sujeto pasivo de esta acción no puede valerse de su propia inercia y la nula investigación posterior del suceso que es denunciado como el "genocidio de una etnia". Vale decir, como podría pretenderse la aplicación de un instituto constituido entre el causante y su heredero forzoso, si precisamente una de las premisas básicas de la tarea de recopilar pruebas en esta acusa, se sostiene en la pretensión de identificar a las víctimas de las que se desconocen, aun hoy, todo dato personal, razones por las cuales, concluyo dictaminando la improcedencia de tal pretensión.

Al conocerse la sentencia el Doctor Julio César García manifestó la trascendencia del mismo y el hecho que de ahora en adelante el juicio avanza hacia una pronta resolución con la producción de pruebas incontrovertibles porque ya existe producido un incidente de prueba anticipada que descubrió tres tumbas comunes con cientos de cadáveres y se espera que haya más.

Por su parte el Doctor Carlos Alberto Díaz, destacó los fundamentos del Juez Federal Doctor Marcos Bruno Quinteros, realizando una fuerte crítica a los argumentos defensivos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Afirmó que los fundamentos utilizados exceden los límites de una defensa técnica, porque han denostados gratuitamente al Pueblo Pilagá y negado lo innegable: la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad.

Indudablemente, remarcó, pese a los avances en la lucha por las defensas de los Derechos Humanos de este Gobierno, aún subsisten bolsones dentro del mismo que obran en sentido inverso.

-Es intolerable desde un punto de vista jurídico, ético y humanístico, que existan derechos humanos para no indígenas y otros devaluados para nuestros Pueblos Originarios- terminó diciendo

Fuente: www.argentina.indymedia.org


Rincón Bomba: Peritos determinaron que aborígenes fueron asesinados con armas de fuego

Por Corrientes Noticias, 29/06/06

Como conclusión del trabajo de los peritos que investigaron la 'Matanza de Rincón Bomba', hecho ocurrido en 1947 con la participación de efectivos de Gendarmería Nacional contra cientos de aborígenes pilagás, se determinó que los naturales murieron como consecuencia del disparo con armas de fuego.

Los abogados que impulsan la investigación están sorprendidos porque el perito que ellos aportaron pidió junto al perito oficial que se cierre esta etapa del proceso, a lo que el juez accedió. Ahora habrá una audiencia entre todas las partes.

El abogado Julio García, representante de la comunidad pilagá víctima de la "Matanza de Rincón Bomba" recordó que recientemente terminaron con las excavaciones en la zona de Las Lomitas y Pozo del Tigre para determinar la magnitud del hecho ocurrido en 1947, fruto de lo cual se encontraron decenas de cuerpos, que habrían sido asesinados por la Gendarmería.

"El 4 de julio habrá una audiencia con el perito de la causa, quien hizo una ardua tarea en el descubrimiento del hecho. Esto obedece a que se habría presentado un informe donde el perito oficial y nuestro perito informaron al juzgado que su tarea habría finalizado, no le hemos dado esas instrucciones a nuestro perito por lo que queremos tener una audiencia con el juez y el perito oficial" explicó el abogado en RadioUno Formosa.

Agregó además que "Estamos en fecha para que el estado nacional presente la contestación de la demanda, paralelamente por la gravedad del hecho denunciado y el modo en que actúa cuando existen este tipo de delitos, pedimos que se produzcan pruebas como las excavaciones, para esto interpusimos una medida cautelar, que fue concedida, en ese sentido estaban habilitados para trabajar los peritos. De manera sorpresivo se presentó un informe sobre lo realizado pero de manera apresurada se pidió al juzgado el cierre de esta prueba, a lo que no estamos de acuerdo. El juez aceptó cerrar esta etapa de la causa".

Comentó que el informe detalla los trabajos realizados y reconoce que las investigaciones deben continuar, por lo que no se entiende que como resultado pidan el cierre del trabajo con el objeto de la regulación de honorarios.

El informe concluye cómo murieron los aborígenes: "Hay heridos de bala, fotos de las armas que se utilizaron, una descripción de que los cuerpos fueron trasladados hasta el lugar".

Historia

La llamada "Matanza de Rincón Bomba", acaecida en las cercanías de la hoy ciudad de Las Lomitas, ocurrió entre el 10 y el 30 del mes de octubre del año 1947, hace 58 años, en el entonces Territorio Nacional de Formosa.

El Juzgado Federal de Formosa recibió una denuncia de una supuesta violación de derechos humanos por crímenes de "lesa humanidad", contra el Estado nacional por estos echas. Por la misma se solicita la indemnización de daños y perjuicios, lucro cesante, daño emergente, daño moral y determinación de la verdad histórica, a favor del pueblo de argentinos de etnia Pilagá.

Dicha demanda fue presentada por el Abogado Julio César García con el patrocinio del Doctor Carlos Alberto Díaz. A continuación, la presentación hecha por Díaz y García narrando la forma en que habrían ocurrido los hechos hace casi 60 años en territorio formoseño. El informe señala que: En el mes de abril de 1947 miles de braceros Pilagás, Tobas y Wichís son despedidos sin indemnización alguna del Ingenio San Martín de El Tabacal.

En mes antes habían sido traídos, desde el Territorio Nacional de Formosa, caminando cientos de kilómetros, cargando al hombro sus pobres enseres, sus mujeres y sus niños con la promesa que se les pagaría $ 6 por día.

Una vez en El Tabacal se les quiso abonar la suma de $ 2,50 por día. "...Considerándose defraudados recurrieron ante las autoridades respectivas de El Tabacal y no pudieron obtener justicia, por el contrario, cuando insistieron en sus reclamaciones fueron despedidos inhumanamente. El pueblo condolido les ayudó dentro de sus posibilidades.

Del Tabacal volvieron a pie hasta Las Lomitas porque carecían de medios para hacerlo por ferrocarril...".(Diario "Norte", de Formosa del 13 de mayo de 1.947). Allí se reúnen entre 7.000 a 8.000 indígenas según Teófilo Ramón Cruz, Revista Gendarmería Nacional, ed.120-3-1991. Las primeras víctimas de la hambruna y las enfermedades comenzaron a ser los niños y los ancianos. Luego los hombres y las mujeres. La situación expulsa a esta población a salir de su ámbito natural y buscar ayuda en las poblaciones cercanas, ubicándose en el paraje conocido como "Rincón Bomba". Una delegación encabezada por el Cacique Nola Lagadick y Luciano Córdoba piden ayuda a la Comisión de Fomento de Las Lomitas y al Jefe del Escuadrón 18 Lomitas de Gendarmería Nacional, Comandante Emilio Fernández Castellanos.

Se trasladan hasta un descampado, ubicado a 500 metros, aproximadamente, del pueblo "para que se vean nuestras miserias...". Comienzan a mendigar las madres con sus hijos en brazos, puerta por puerta, pidiendo tan sólo un poco de pan. Al principio algunos se solidarizan, inclusive el Jefe del Escuadrón de Gendarmería, como algunos de sus hombres a su mando, se preocupan por la desesperante situación, les dan yerba, azúcar y ropas. Pero al transcurrir de los días las puertas ya no se abren y no se les recibe más en el Escuadrón.

"Mandaron lenguaraces al poblado y lograron se concretara el primero de sus pedidos, consistente en víveres diversos y ropa para vestir (de pies a cabeza) a seis indios, con la misión de posibilitarles su traslado a Buenos Aires para entrevistar a las autoridades y al Presidente Perón. El jefe de Unidad reunió entonces a comerciantes y ganaderos obteniendo de su colaboración víveres y ganado en pie que eran distribuidos por personal del Escuadrón. Así al principio. Pero al poco tiempo, los indios ya no pedían: exigían. De que primero quisieron ver al Presidente en Buenos Aires, es cierto, tan cierto, como que después desistieron proponiendo que el Presidente los visitara a ellos "para que viera cómo vivían"... hubo muchas indigestiones, y hasta dos muertes, más la madre del propio Pablito (el cacique). Amanecieron indigestados y debido al fuerte descenso de la temperatura en horas de la noche, resfriados y engripados, aduciendo entonces "haber sido envenenados".

El Presidente de la Comisión de Fomento, telegráficamente, lo impone de la situación al Gobernador Federal solicitándole el urgente envió de ayuda humanitaria.

El Gobernador se comunica diligentemente con el Ministro del Interior de la Nación haciéndole saber la gravedad de la situación y la falta de recursos en el territorio para afrontarla. Este a su vez le hace saber al presidente Juan Domingo Perón quien ordena inmediatamente, como parte de una ayuda mayor y planes de desarrollo social, el envió de tres vagones por el ferrocarril General Belgrano, con alimentos, ropas y medicinas. La carga llega a la ciudad de Formosa en la segunda quincena del mes de septiembre consignada al delegado de la entonces Dirección Nacional del Aborigen Miguel Ortiz.

Permanece en la estación, a la intemperie, diez días aproximadamente. Enterado el gobernador Hertelendy de la injustificada demora y consiente de la situación de los indígenas, conmina por intermedio y en persona del Jefe de la Policía Nacional de Territorios, al delegado de la Dirección Nacional del Aborigen la inmediata partida del cargamento.

A la estación de Las Lomitas, llega un solo vagón lleno, dos semivacíos, los primeros días de octubre de 1947, sólo con alimentos, la mayoría en mal estado por el tiempo transcurrido entre el envío y la irresponsable dilación en su entrega por parte del Delegado de la Dirección Nacional del Aborigen: harina con gorgojos y moho; grasa para cocinar derretida por el calor; azúcar; yerba, galletas ya verdes en bolsas. Son distribuidos y consumidos rápidamente por los miles de famélicos, hambrientos, enfermos, semidesnudos y debilitados seres humanos.

A las pocas horas comienzan a sentir los síntomas de una intoxicación masiva. Fuertes dolores intestinales, vómitos, diarreas, desvanecimientos, temblores y nuevamente la muerte... primeramente de los que se encontraban más débiles que llegó a más de cincuenta, mayormente niños y ancianos. Los gritos y quejidos de dolor en las noches de las madres que aún sostienen en sus brazos a sus bebes muertos retumbaban en la noche formoseña. No tenían consuelo. Los primeros son enterrados en el cementerio "cristiano" de Las Lomitas.

Al ser tantos se les niega que lo sigan haciendo en el mismo, evitando el acceso de los cadáveres al mismo. No les queda otra posibilidad que hacerlo en el monte. Las ceremonias mortuorias, con sus danzas rituales marcadas con el ritmo de instrumentos milenarios, retumban noche tras noche.

El jefe del Escuadrón lo llama al Delegado Nacional del Aborigen, increpándolo y pidiéndole explicaciones sobre las faltas en los abastecimientos y el mal estado en que habían llevado y se habían distribuidos. Este, al parecer de carácter muy soberbio, le contesta en forma descomedida diciéndole que "...que tanto se preocupaba si al final son indios...". Fernández Castellanos, muy nervioso por la situación que le toca manejar e indignado, seguramente, por el desprecio hacia los indígenas demostrado por Ortíz, le pega una cachetada que lo tira de espaldas en la puerta de su despacho, adelante de algunos de sus subordinados. Ortiz sale corriendo del Escuadrón y desaparece de Las Lomitas.

Comienza a circular el rumor, lanzado a rodar por no se sabe quién, que aquellas sombras de seres humanos no sólo ahora hambrientos, desarmados, indefensos, sino también enfermos, estarían por atacar a no se sabe quién.

Comienza a hablarse del "peligro indio". Gendarmería Nacional forma un "cordón de seguridad" alrededor del campamento aborigen. No se les permite traspasarlo ni ingresar al pueblo a los Pilagás. Se colocan ametralladoras en "nidos", en distintos sitios "estratégicos". Ya son más de 100 los gendarmes, armados con pistolas automáticas y fusiles a repetición que día y noche custodian el "ghetto".

Hasta que sucede lo inexorablemente esperado. En el atardecer del 10 de octubre "...el cacique Pablito pidió hablar con el Jefe (del escuadrón), por lo que concerté una entrevista a campo abierto. Los indios, ubicados detrás de un madrejón, nos enfrentaban a su vez, hallándonos con dos ametralladoras pesadas, apuntando hacia arriba. En los aborígenes (más de 1.000) se notaba la existencia de gran cantidad de mujeres y niños, quienes portando grandes retratos de Perón y Evita avanzaban desplegados en dirección nuestra".

En tales instantes se escucharon descargas cerradas de disparos de fusil ametralladora, carabinas y pistolas, origen de un intenso tiroteo del que el Cte. Fernández Castellanos ordenó un alto de fuego, pensando procedía de sus dos ametralladoras, lo que no fue así: el 2º Cte. Alia Pueyrredón, sin que nadie lo supiera, hizo desplegar varias ametralladoras en diferentes lugares del otro lado del madrejón, o sea unos 200 metros de nuestra posición y en medio del monte...".

Se lanzan bengalas para iluminar la dantesca escena y determinar mejor los blancos a tirar. Cientos de mujeres con sus niños en brazos, ancianos y hombres comienzan a huir hacia ninguna parte que los lleva fatalmente a la muerte. Con las primeras luces del alba la imagen es dantesca. Más de 300 cadáveres yacen. Los heridos son rematados. Niños de corta edad, desnudos, caminan o gatean, sucios, entre los cadáveres, envueltos en llanto.

Luego del ametrallamiento "...pensando que al llegar la noche atacarían avanzando sobre Las Lomitas, efectuamos tiros al aire desde todos lados para dispersarlos. El tableteo de la ametralladora, en la oscuridad, debemos recordarlo, impresiona bastante. Muchos huyeron escondiéndose en el monte, al que obviamente conocían palmo a palmo..." (Comandante Mayor (R) Teófilo Ramón Cruz, ob. cit.).

Pero allí no termina la matanza. Comienza la persecución de los que pudieron escapar, "para que no queden testigos", contando la Gendarmería Nacional con la "colaboración" de algunos civiles. Van en dirección a Pozo del Tigre la mayoría, otros para Campo del Cielo, miles se guarnecen en la espesura de los pocos montes que quedan. En los días subsiguientes son rodeados por las partidas. Y allí nuevamente son masacrados en distintos lugares (Campo del Cielo, Pozo del Tigre, etc.) más de 200 personas. Entre los represores ninguna víctima. Se hubiera podido seguir la trayectoria de las tropas por las piras de cadáveres humanos que se quemaban, porque "no había tiempo para enterrarlos", a medida que avanzaban.

La presentación de los abogados Díaz y García habla de que "en total son asesinados en la "campaña" entre 400 a 500 argentinos de etnia Pilagá, aproximadamente, además de los heridos y más de 200 "desaparecidos". Ello sumado a los más de 50 muertos por intoxicación, hambre y falta de atención médica y la desaparición de un número indeterminado de niños, elevan las bajas a más de 750, entre niños, ancianos, mujeres y hombres. La locura llega al extremo de solicitar la intervención de dos aviones caza-bombardeos".

Jueves, 29 de junio del 2006

www.corrientesnoticias.com.ar

VOLVER A CUADERNOS DE LA MEMORIA


   Encuentre el libro que busca en nuestro catalogo online de más de 60.000 títulos. Entregamos en cualquier lugar del mundo